Internacional

BRASIL

Bolsonaro debió echar al secretario de Cultura que copió discurso del nazi Goebbels

Tiempo estimado 5:22 min


El ultraderechista presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, destituyó este viernes al secretario de Cultura, Roberto Alvim, en medio de la polémica generada por un discurso en el que copia al ministro de Propaganda del régimen nazi de Adolf Hitler, Joseph Goebbels, en un video oficial.

Viernes 17 de enero | 14:49

No es de extrañar que con las tendencias ultraderechistas de Jair Bolsonaro y las joyas a las que nos han acostumbrado los miembros de su Gobierno, uno de sus secretarios se anime a copiar el discurso del ministro de Propaganda del régimen nazi de Adolf Hitler, Joseph Goebbels.

Eso fue justamente lo que pasó en la noche del jueves cuando nada menos que el secretario de Cultura de Brasil, Roberto Alvim, subió a la cuenta oficial de su cartera un video emulando adjetivos y frases utilizadas por Goebbels en un discurso realizado a mediados del siglo XX para promover la cultura nazi.

En su pronunciamiento, con diversas alusiones al régimen nazi de Hitler, Alvim señaló que el arte brasileño "de la próxima década será heroico" e "imperativo", así como lo hizo Goebbels en un discurso en el que promovía la cultura alemana décadas antes

"Comunico el retiro de Roberto Alvim de la Secretaría de Cultura del Gobierno. Un pronunciamiento infeliz, aunque se haya disculpado, se volvió insostenible su permanencia", dijo Bolsonaro en una nota, firmada por el propio mandatario.

En el comunicado, el presidente también reiteró su "repudio a las ideologías totalitarias y genocidas", así como a "cualquier tipo de conexión con las mismas".

"Manifestamos además nuestro total e ilimitado apoyo a la comunidad judaica, de la que somos amigos y compartimos valores en común", completó Bolsonaro.

En su pronunciamiento, con diversas alusiones al régimen nazi de Hitler, Alvim señaló que el arte brasileño "de la próxima década será heroico" e "imperativo", así como lo hizo Goebbels en un discurso en el que promovía la cultura alemana décadas antes.

La publicación llevó a que políticos, artistas, jueces e instituciones rápidamente condenaran el contenido del mensaje, además de instar al Gobierno brasileño a exigir la salida del secretario.

El presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, declaró que Alvim debería ser "urgentemente" removido del cargo, mientras que el presidente del Senado, Davi Alcolumbre, pidió su destitución "inmediata".

Asimismo, tanto la comunidad israelí como las representaciones diplomáticas de Alemania en Brasil condenaron el hecho del secretario de Cultura utilizar un "discurso nazi" al emular al que fuera el ministro de Propaganda de Hitler.

En medio de la repercusión negativa de su video, Alvim se disculpó públicamente por su "error involuntario" a través de un comunicado y puso su cargo "a disposición".

"Ante el inmenso malestar causado por este lamentable episodio, puse inmediatamente mi cargo a disposición del Presidente Jair Bolsonaro, con el objetivo de protegerlo", expresó el secretario.

Añadió que tiene "profundo repudio a cualquier régimen autoritario" y declaró "absoluta repugnancia al régimen nazi".

Sin embargo, no es ningún secreto que Bolsonaro y su coalición política ensalzan a la extrema derecha más sórdida de la historia mundial. No solo lo hacen reivindicando la dictadura militar brasileña, honrando a los torturadores responsables del asesinato de miles, sino que exaltan a la extrema derecha y al fascismo y sus fundamentos.

En su video, Alvim también habla sobre rescatar los "mitos fundacionales" de la sociedad, refiriéndose al oscurantismo religioso más reaccionario y conservador. Esta no es la primera y última vez que Alvim ataca las producciones culturales brasileñas y lucha por hacer propaganda ideológica de toda la producción cultural de los fundamentalistas de derecha y religiosos.

Al igual que Goebbels, Alvim tenía predisposición a atacar a artistas que se oponen al Gobierno de Bolsonaro y que producen materiales artísticos con el propósito de cuestionar no solo a su Gobierno sino a la sociedad en general.

Goebbels no es solo un "nazi" que Alvim aparentemente idolatraba. Es un ideal político. El ministro fue en gran parte responsable de elevar el tono de propaganda política del nazismo en Alemania, utilizando películas y radios para difundir contenido antisemita y anticomunista. Fue el principal propagandista del partido de Hitler.

Esta concepción de extiende por el Gobierno de Bolsonaro desde el arte hasta la educación. El proyecto llamado "escuela sin partido", el ataque a las universidades públicas y la cultura, son parte de un proyecto ideológico de extrema derecha que manipula datos, persigue y despide a quienes no están de acuerdo.

La renuncia del secretario ni siquiera significa que el Gobierno de Bolsonaro esté preocupado por la libertad artística y la producción cultural. Vale la pena recordar que es este mismo Gobierno el que ha estado detrás de la censura a la película Marighella (biografía del político y guerrillero brasileño, Carlos Marighella), como también del discurso que habilita a grupos de extrema derecha como el que atacó a la productora Porta dos Fundos por el especial de Navidad emitido por Netflix en el que se muestra a un Jesús homosexual.

Esta política represiva dirigida a frenar la producción artística y cultural va de la mano con recortes en la educación, la cultura y también ataques a los derechos de la clase trabajadora y la juventud.





Temas relacionados

Jair Bolsonaro   /    Adolf Hitler   /    Nazis    /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO