Cultura

TEATRO

Última oportunidad para ver Tiestes y Atreo en el teatro Cervantes

La intrigante puesta de Emilio García Wehbi finaliza su segunda temporada este fin de semana.

Miércoles 7 de agosto de 2019 | Edición del día

Wehbi propone una novedosa y disruptiva pieza tomando como punto de partida la tragedia de Seneca, Tiestes.

La tragedia narra la disputa de dos hermanos gemelos por el trono, Tiestes y Atreo, y uno de ellos planea la venganza. El suceso trágico y álgido de la pieza no transcurre en escena, sino que es narrado por un mensajero: el asesinato de los hijos de Tiestes en manos de su propio tío. Atreo descuartiza a sus sobrinos, los cocina y se los sirve a su hermano como banquete. Un banquete trágico donde el vino es mezclado con la sangre de estos. Tiestes, a su vez, pide ver a sus hijos mientras que su hermano le enseña sus cabezas y manos descuartizadas. Para que la venganza sea aún más impiadosa, Atreo impide que su hermano se suicide.

El teatro de Wehbi no es solo la resignificación de la una tragedia griega, es un teatro de denuncia que sacude al espectador. Es interesante como el director elige esta temática tan revulsiva, que supera cualquier relato, como excusa para denunciar la figura del padre como instrumento de poder, en contraposición al hijo ultrajado por el "padre". Es una reivindicación a las hijas, a la potencia de la infancia en contraposición al pensamiento dominante y hegemónico patriarcal. Un elenco donde todos los personajes masculinos son interpretados por mujeres actrices trastocan las estructuras del género, de la tradición y los trae al presente para ponerlos en discusión.

En la primera parte, se combinan elementos contemporáneos que revelan un suburbio urbano con autos abandonados que funcionan como ambiente de declamatorios monólogos que enriquecen la acción. El contraste y el choque de estéticas, de cuerpos y voces infantiles que en su amalgama – y a veces en un desborde- motorizan la historia y la carga dramática.

Sorprende la aparición estelar de un grupo de niñas vestidas de azafatas que denuncian el sometimiento de personajes de su infancia emulando ser la “rebelión de las niñas". La segunda parte ya se detiene en la tragedia en sí con extensos monólogos acompañados como telón de fondo de la pintura Saturno devorando a un hijo de Goya. Y para cerrar un muy conmovedor relato del texto de Stig Dagerman "Matar a un niño".

El entreacto es acompañado por número musical de música rap, genero de denuncia de las injusticias de las minorías, interpretado por Analía Couceyro y Maricel Álvarez, junto a una niña bailarina que le da una potente fuerza a la escena musical.

La tragedia, entonces, combina estos elementos que oscilan entre la repulsión y a su vez una fascinación por esa crueldad: el canibalismo, la violación, la antropofagia, el morbo. El condimento mayor, es que sus padres comen a sus hijos engañados por su propia sangre que lo embauca y cae en sus redes de una manera hábil y perversa. Refleja el carácter falocrático de la cultura y la tradición.
Es inevitable en el transcurso de toda la obra remitirse a nuestro tiempo reciente y el diálogo que se entabla con la lucha feminista a partir del importante movimiento de mujeres que se vio en las calles a partir del Ni Una Menos y la lucha por el derecho al aborto.

Ficha técnica
Con: Maricel Álvarez, Florencia Bergallo, Analía Couceyro, Carla Crespo, Érica Dalessandro, Verónica Gerez, Cintia Hernández, Mercedes Queijeiro, Jazmín Salazar, Mía Savignano, Lola Seglin, Lucía Tomás
Producción: Santiago Carranza, Leandro Fernández
Asistencia de dirección: Gladys Escudero
Coach niñas: Aymará Abramovich
Música y dirección musical: Marcelo Martínez
Coreografía: Celia Argüello Rena
Iluminación: Agnese Lozupone
Vestuario: Belén Parra
Escenografía: Julieta Potenze
Dirección: Emilio García Wehbi
Funciones:
Jueves a Domingo 20hs. Última función 10/08/2019.
Teatro Nacional Cervantes - Libertad 815, CABA.







Temas relacionados

#NiUnaMenos   /    Teatro   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO