Internacional

Samsung, Sony y otras empresas utilizan mano de obra semiesclava en Malasia

Casi un tercio de los 350 mil trabajadores de la industria electrónica de Malasia (un eslabón crucial en la cadena de suministro de esa industria a nivel internacional) sufren condiciones de esclavitud moderna, como la servidumbre por deudas, según un estudio realizado por Verité, un grupo internacional de derechos laborales.

Jueves 18 de septiembre de 2014 | Edición del día

El estudio arroja que el abuso sobre los derechos de los trabajadores en los países de bajos salarios como Nepal, Myanmar e Indonesia es común en un sector que factura 75 mil millones dólares y es uno de los pilares de la economía, impulsada por las exportaciones del país asiático.

Varias multinacionales estadounidenses, europeas, japonesas y surcoreanas operan en Malasia, incluyendo Samsung Electronics Co Ltd ( 005930.KS ), Sony Corp ( 6758.T ), Advanced Micro Devices ( AMD.N ), Intel ( INTC.O ), y Bosch Ltd BOSH.NE.

Los principales afectados son los trabajadores inmigrantes, uno de cada cinco trabajaba más de 60 horas extras a la semana. La legislación de Malasia permite a los empleados a reloj hasta 72 horas de tiempo extra. Los trabajadores también son estafados por personas que les cobran por el “servicio” de conseguirles trabajo, para luego verse expuestos a la confiscación de sus pasaportes por las empresas de contratación. Se encontró que algunas empresas cobran más de 1.000 dólares para "prestar" su propio pasaporte a los trabajadores.

La industria electrónica y eléctrica componen el 33 por ciento de las exportaciones de Malasia en 2013. En 2011, la inversión extranjera en el sector representó $ 268 mil millones de dólares, o el 86,5 por ciento del total de las inversiones en el país. En los últimos años se ha beneficiado por tener una reputación de estabilidad y bajos costos, ganando nuevas inversiones después de que las inundaciones en Tailandia en 2011 afectaran a las fábricas de allí.

Este país no es el único que se beneficia de las inversiones extranjeras que aprovechan las ganancias que produce la explotación de la mano de obra. La deslocalización, el outsourcing, la tercerización, los contratos basura y los bajos salarios son un sello del desarrollo de gran parte del proletariado de la región, como se demostró en Bangladesh donde la industria textil produce para grandes marcas internacional y un incendio a principios del 2013 http://www.ft-ci.org/Las-trabajador... destapó las pésimas condiciones laborales.

Sin embargo esas mismas condiciones vuelven a este nuevo movimiento obrero en potencialmente más insubordinado. Los últimos años, en especial en 2013 y 2014, se vio un aumento exponencial de los conflictos obreros, con huelgas en Indonesia
[http://www.ft-ci.org/Huelga-obrera-en-Indonesia?lang=es], Bangladesh http://www.ft-ci.org/Huelgas-obrera..., las trabajadoras textiles de Camboya. Un escenario que se repite de una u otra forma en Vietnam, Laos, India y China.







Temas relacionados

Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO