Internacional

ALEMANIA

Policía desaloja a refugiados que ocupaban la central sindical en Berlín

Wladek Flakin

Berlín

Viernes 3 de octubre de 2014 | Edición del día

200 policías armados con arietes, corta varillas y perros, entraron este jueves por la mañana en la sede de la Federación Sindical Alemana (DGB) en Berlín para expulsar a más de 20 refugiados que habían ocupado el vestíbulo del edificio desde hace una semana. La Policía fue llamada por la propia dirección de la DGB.

Ante esta situación, los refugiados se sentaron en una escalera y se encadenaron. La policía los arrojó, cortando las cadenas con una corta varillas y dañando a varias personas. Uno de los refugiados perdió la conciencia y en el piso quedaron manchas de sangre. Mientras se llevaba a cabo el desalojo, los activistas gritaron en inglés: "¿Dónde quedan nuestros derechos?"

Un video muestra bien la violencia policial:

Los que se encontraban realizando esta protesta fueron acusados de allanar una morada – por el DGB – y de resistencia a la autoridad. Una chica de 15 años fue también recibió la acusación de "lesión corporal" contra la Policía. Pero todos fueron liberados en las siguientes horas.

La burocracia del DGB sostuvo que ellos no podían hacer nada más para ayudar a los refugiados: se limitaron a organizar una conferencia de prensa en el segundo día, y luego no realizaron ninguna acción. Rechazaron la demanda de los refugiados, quienes se identifican como parte de la clase obrera, a afiliarse a los sindicatos. No organizaron reuniones con políticos nacionales ni con los distintos sindicatos pertenecientes al DGB que pudiera extender lazos solidarios con las y los refugiados.

En los medios, la burocracia hizo una campaña diciendo que los refugiados impidieron el trabajo sindical en el edificio. "No podemos aguantar más" dijo Doro Zinke, presidenta del DGB en la región de Berlín y Brandenburgo. ¡Pero en realidad sólo estaban ocupando una pequeña sala en un edificio de ocho plantas! Varios de los empleados expresaron su solidaridad con la acción, pero no podían expresarse públicamente por temor de perder su empleo.

Declaración en apoyo de los refugiados

La misma fue firmada por más de 100 activistas sindicales; a su vez la juventud del GEW (sindicato de los profesores) se opuso al desahucio, aunque no se les permitió sacar una declaración de prensa pública. Jóvenes profesores protestaron contra la policía con sus banderas sindicales. Una activista del DGB dijo "me da vergüenza estar afiliada al DGB", criticando el cinismo de la dirección: Justo antes de llamar la policía puso una pancarta en el edificio diciendo que apoyan a los refugiados.

Probablemente se trata de la mayor operación policial en una casa sindical en Alemania desde el 2 de mayo de 1933. Ese día los nazis del SA ocuparon todas las casas sindicales en el país y el régimen nazi prohibió la organización sindical independiente. Desde entonces es un principio del movimiento obrero alemán no llamar a la policía a las sedes sindicales – hasta hoy en día.

Los refugiados van a seguir luchando. Unos minutos más tarde, el grupo "Refugee Struggle for Freedom" (La lucha de los refugiados para la libertad) respondió en Facebook: "Ustedes no pueden desalojar un movimiento". Muchos sindicalistas están protestando contra la "infamia del DGB".







Temas relacionados

Refugiados   /    Política internacional   /    Inmigración   /    Alemania   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO