Sociedad

DESIGUALDADES SOCIALES DETRÁS DE UN ACCIDENTE

María Susini y su ñata fracturada

Mirta Pacheco

@mirtapacheco1

Jueves 13 de noviembre de 2014 | Edición del día

El martes de esta semana muchos conocieron a la modelo María Susini cuando los medios se hicieron eco de la noticia: corriendo en rollers por las calles del barrio privado Nordelta, donde vive con su pareja Facundo Arana, chocó con otra vecina top de esa ciudadela fracturándose el tabique.

Este no es más que uno de los cientos de accidentes que a una persona le puede ocurrir en las grandes urbes. Su resolución es distinta.

María Susini lo primero que hizo fue comunicarse con su cirujano plástico, el doctor Felix, y en menos de una hora se encontraba en el consultorio del doctor en el barrio de Palermo, quien no sin pericia, claro está, le acomodó la naríz. Ahora deberá esperar en su casa del exclusivo barrio en el partido de Tigre para saber si tiene que operarse o no.

Cuán distinto es el tratamiento para quienes también viven en la misma localidad, a metros de allí, por ejemplo en el barrio Las Tunas.

Allí el portador de una nariz fracturada, deberá rogar que algún vecino cercano tenga un auto para que lo acerque a la guardia del Hospital y cuando llegue seguir rogando para que casos más graves que los de él, no lo manden a la fila. Ya ni hablemos de problemas serios de salud: la ambulancia tardará una eternidad y si ese accidente se produce de noche, probablemente la ambulancia nunca entre.

De hecho los habitantes de Las Tunas, con los problemas de salud que padecen, como la gran mayoría de los que viven en barrios populares, se ven obligados a peregrinar por hospitales y sortear innumerables obstáculos para ser atendidos, esto cuando cuentan con el suficiente dinero para trasladarse en colectivos o con permisos en sus trabajos en donde, de todas maneras, lo más probable es que le descuenten el día.

Pero esto no es responsabilidad de María y su ñata fracturada, claro está. Sí de la clase social a la que gusta emular en sus deportes, en sus usos y costumbres. La clase social a la que pertenece por ejemplo uno de los accionistas mayores del Nordelta (el barrio de María, el que desvía los arroyos para que pase por su perimetraje y los convierte así en arroyos privados, el que construye sus mansiones levantando los terrenos, lo que provoca inundaciones en los barrios bajos aledaños, que no por casualidad son los barrios donde vive el pueblo trabajador): Eduardo Constantini, amigo personal de Sergio Massa, uno de los candidatos presidenciales de la oposición de derecha, y dueño de una fortuna multimillonaria.

Así vemos, lectores, cómo una ñata fracturada puede hablarnos de las grandes desigualdades sociales provocadas por los Constantini y el personal político que las sostiene.







Temas relacionados

Tigre   /    Sergio Massa   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO