Juventud

ROSARIO

Crimen de Mono, Jere y Patom: piden duras condenas para los acusados

La fiscalía y la querella brindaron los alegatos de condena hacia los imputados. La parte acusatoria del proceso judicial solicitó condenas que van desde los 26 hasta los 35 años de prisión común. Durante más de tres horas expusieron de manera detallada la teoría del homicidio.

Sábado 29 de noviembre de 2014 | Edición del día

En el marco de los alegatos de cierre, Nora Marull y Luis Schiappa Pietra, fiscales a cargo de la causa, realizaron un análisis minucioso de los principales hitos del proceso que prueban de manera contundente la responsabilidad de los imputados. El relato incluyó el análisis cronológico de los hechos, los testimonios presenciales más relevantes, las escuchas realizadas, las pruebas balísticas presentadas, la complicidad policial con los acusados, la estrategia de los abogados defensores y la propuesta de condena hacia los imputados.

Se demostró de manera contundente que la banda del “Quemado” Rodríguez operaba de manera conjunta para pertrechar el crimen. La fiscalía redundó en los lazos que mantuvo la banda con oficiales de la policía provincial para esconder evidencia. Las escuchas realizadas y los mensajes filtrados no dan lugar a la duda, la acción fue meticulosamente coordinada y las responsabilidades son claras.

Asimismo, la fiscal Marull demostró que la defensa de los imputados fue insuficiente para revertir las teorías del caso. En ningún momento, indicó la letrada, pudo formular una visión alternativa de los hechos, no ofrecieron testigos y su estrategia estuvo basada en bloquear las hipótesis de la fiscalía y la querella.

Por todo ello, la fiscalía solicitó una pena de 30 años para Sergio Rodríguez, Brian Sprio y Daniel Delgado por homicidio calificado, y 26 años para Mauricio Palavecino por participación necesaria del homicidio.

El alegato de la querella

El alegato de la querella coincidió en muchos de los ítems señalados por la fiscalía. Señalaron el contexto social y político en el que se dio el caso: la disputa de los territorios por las bandas narcos, en la que está involucrada distintos segmentos del estado y de instituciones estatales, como la policía.

El despliegue del delito organizado y las prácticas que sostienen este tipo de bandas narco criminales son las que permitieron organizar una masacre en menos de un hora, sostuvieron desde la querella. Este crimen, para ellos, representó un arquetipo de violencia narco que se entrelaza con actores institucionales, estatales y fuerzas de seguridad y que asola, con más fuerza y virulencia, en los barrios de la periferia rosarina.

Los avatares de meses de movilización también estuvieron presentes en las causas del alegato. Primero, responder a la campaña instalada por los medios: Jere, Mono y Patom no eran soldaditos de nadie, eran tres muchachos del barrio que militaban en un proyecto colectivo. La fortaleza de los familiares y compañeros, que se prestaron a dar testimonios, que se prestaron a convivir en un lugar tan ajeno para ellos, como los pasillos de los tribunales, fueron fundamentales para reconstruir el caso.

Por ello la querella solicitó la pena de 35 años a Rodríguez, Sprio y Delgado por ser coautores del hecho agravado por portación de armas, y la misma cantidad de años para Palavecino por ser partícipe necesario.

El lunes se presentarán los alegatos de la defensa y entre el 2 y 5 de diciembre el Tribunal dictará la sentencia. A la espera de la condena, las organizaciones sociales, políticas y los familiares mantienen su pedido por justicia.







Temas relacionados

Triple crimen de Villa Moreno   /    Libertades Democráticas   /    Juventud   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO