Política

LESA HUMANIDAD

Emotivo homenaje a ex detenidos desaparecidos y asesinados de Propulsora Siderúrgica

La lucha obrera y el proceso de organización en Propulsora es de los más ocultos a la sociedad en general y ensenandense en particular. Habiendo un acuerdo tácito de los sucesivos gobiernos desde la dictadura, para preservar al magnate del acero.

Jueves 29 de agosto | 21:58

Fotografía extraída del archivo de la fototeca de la Biblioteca Nacional /Así fue el triunfo de la huelga de 1974, mujeres que participaron en la toma de planta"

Este miércoles 28 de agosto se rindió un emotivo homenaje a los compañeros ex detenidos desaparecidos y asesinados de Propulsora Siderúrgica. Un hecho que rompe con años de silecio institucional. Fue organizado entre el Municipio de Ensenada, gestionado por Mario Seco y el Colectivo Propulsora de ex trabajadores, familiares e investigadores por la memoria verdad y justicia. El homenaje consistió en la señalización que indica la complicidad empresarial en crímenes de lesa humanidad y desaparición forzada de personas durante la última dictadura militar en la planta de Ensenada.

Estuvieron presentes algunos de los sobrevivientes, Roberto Lopresti, Beatriz Horrac, Carmelo Cipollone, Daniel De Santis, y también familares de Omar Cherri, de Salvador De Laturi, y Eduardo Priotti. Además se acercaron compañeros que formaron parte de la reorganización de la comisión interna bajo la dictadura en forma clandestina. Entre ellos estaban Alejandro Sandez, Roberto Luis Duo, Pedro Vodopich, Jose Rusconi.

Ellos sufrieron ataques a los derechos humanos previo y durante la última dictadura militar, por bandas paramilitares ligadas al peronismo de derecha como la CNU, y durante la dictadura por la las Fuerzas de Tareas n.º 5 que militarizaron la fábrica como lo hicieron en Astillero Rio Santiago, frigorífico Swift e YPF. Contamos brevemente qué sucedió e invitando a leer artículos anteriores sobre la organización y lucha de estos héroes de la clase obrera.

La lucha obrera y el proceso de organización en Propulsora es de los más ocultos a la sociedad en general y ensenandense en particular. Allí se desarrolló uno de los procesos de organización más profundos, donde hubo mayor influencia de las organizaciones de izquierda.

En la fábrica militaban obreros en más de 10 organizaciones de distintas tendencias con sus estrategias (PST, PRT, PC, PCML, VC, PB, etc); la interna llegó a tener un lugar destacado en la Coordinadora de Comisiones internas y delegados combativos de La Plata, Berisso y Ensenada. Sostuvieron una huelga en 1974 de 94 días y 35 días de toma de fábrica con organización miliar interna, toma de rehenes, etc, luego de haber desplazado a la burocracia de la UOM. Sin entrar en detalles sobre los errores de la izquierda, que para el 75, luego de las jornadas de junio y julio, un porcentaje alto de la fábrica se metía a militar en las agrupaciones, los dirigentes políticos, abandonan las posiciones. Desde fines del 74 hasta el 24 de marzo del 76 hay varios ataques de la CNU y la UOM a militantes obreros.

Los más emblemáticos son los ataques al Pampa Delaturi (PRT), delegado del sector Decapado y Carlos Scafide (PST) que son detonados por la CNU en enero del 76, y Daniel Middon en febrero es asesinado por el Ejército junto a un obrero del ARS. Durante la dictadura unos 19 obreros son desaparecidos, y otros 6 se sabe que fueron asesinados en esos años, además de unos 15 exiliados. Hasta hace muy poco, Paolo Rocca, dueño del grupo Techint, seguía teniendo en su plantel a Ricardo Cortelleti, el gerente de recursos humanos que entregó todas las listas de los militantes a los militares y fue un fiel colaborador.

Sin embargo, para 1981-82 comenzó un proceso subterráneo de reorganización de la comisión interna publicando un boletín de fábrica llamado "La Línea". Con esta actividad arriesgada a pesar del asesinato de varios compañeros, el hostigamiento cotidiano del ejército, las requisas, lograron elecciones clandestinas de delegados, donde participaron ex militantes de las viejas agrupaciones y jóvenes que ingresaban a trabajar. Impulsaron las primeras huelgas generales contra la dictadura junto a otras fábricas contra los planes de ajuste más brutales que se venían aplicando. Planes que no había logrado imponer el gobierno de Perón, y luego el de Isabel y que fuera tarea del “proceso de reorganización nacional”.

Aún hoy Paolo Rocca de Techint y la burocracia de la UOM, donde el Tano Di Tomasso, buche de la dictadura, sigue como directivo, intentan destruir on todas las armas posibles aquella tradición, que dejó una impronta combativa en la conciencia obrera. Recuperar la historia de los protagonistas de aquella gesta es una tarea imperiosa para los próximos procesos de lucha de clases.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO