Mundo Obrero

TUCUMÁN

Corte por despidos en una tercerizada de EDET

Son 30 trabajadores de la empresa Ecos. “Estamos mal, de un dia para el otro nos dejan sin trabajador”, resume un trabajador.

Lunes 15 de julio | 22:45

Esta mañana trabajadores de la empresa Ecos SA se manifestaron en Lavalle al 3100 por el despido de 30 personas. Ecos SA es una empresa tercerizada de EDET, a cargo de la distribución de energía eléctrica en la provincia. Los trabajadores despedidos realizaban la toma de lectura y la guardia. “Estamos mal, de un día para el otro nos dejaron sin trabajo”, afirmó un trabajador en Radio Bicentenario. La indignación con los despidos repentinos también se debe a que, de acuerdo al testimonio de los trabajadores, Daniel Nicoloff (gerente de Operaciones de EDET) les había asegurado que iban a ser trasladados para otros trabajos.

La tercerización laboral, otra cara del negocio de las privatizadas

En abril de este año se había producido un conflicto por 40 despidos de trabajadores que también estaban tercerizados. En aquella oportunidad, la misma UOCRA decía ante la prensa que se trataban de empresas tercerizadas que en realidad pertenecen al mismo grupo económico que controla EDET. En aquel conflicto, la resolución vino directamente de negociaciones directa con Nicoloff, lo que dejaba en claro que las tercerizadas solo eran una pantalla. Eso si, los trabajadores siguieron por fuera del convenio que les corresponde.

Es que la tercerización laboral es una de las caras del negocio desde la privatización de los 90. Desde que el servicio de energía eléctrica se privatizó en 1995 bajo la gobernación de Palito Ortega, EDET montó una serie de empresas para la compra de materiales eléctricos (Dimater), compra y mantenimiento de transformadores (Ditra), call center para atención al cliente (Noanet) y Ecos, además de una decena de contratistas.

Progresivamente, cada vez fue mayor el número de tareas que comenzó a ser realizadas por trabajadores de esas tercerizadas. Esto conllevó a que la mayoría de los trabajadores esté por fuera del convenio de Luz y Fuerza, el de mejor remuneración. También, como se vio en el conflicto de abril, que haya trabajadores que hace 15 años que están como contratados.

Como señalamos, desde la privatización, la precarización laboral es un pilar de empresas como EDET que hacen negocios con tarifazos y subsidios a un servicio que debería ser un derecho. Palito Ortega le otorgó a EDET la concesión por 20 años, con siete prórrogas de 10 años cada una, es decir una concesión de 90 años, algo que fue revalidado por Manzur en 2015.

En el testimonio de los trabajadores, desde Ecos se afirma que los contratados serán desplazados por trabajadores encuadrados en el gremio de Luz y Fuerza. Esto es un claro intento de diluir la responsabilidad empresaria, tanto de la tercerizada y EDET, para buscar un enfrentamiento entre los propios trabajadores por los puestos de trabajos. Contra este intento de división -muchas veces fomentados por las propias direcciones sindicales- hay que unir la pelea de los trabajadores tercerizados con la del resto de los trabajadores del sector que están sindicalizados en la UOCRA y Luz y Fuerza. Una pelea contra los despidos sin rebajar las condiciones laborales, por la recategorización y por el fin de la tercerización, planteándose una alianza con el pueblo trabajador que padece los tarifazos y como salida de fondo la estatización de un servicio energético unificado bajo control de los trabajadores.







Temas relacionados

Despidos   /    Tucumán   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO