Internacional

ESTADOS UNIDOS

Coca-Cola financió red de científicos para negar daños a la salud por sus bebidas

Además de una táctica comercial y hasta publicitaria, esta práctica pone en cuestión la influencia de los intereses empresariales en la definición de políticas públicas de salud a través de la compra y la manipulación de las investigaciones sobre el tema.

Viernes 7 de agosto | 23:33

Se trata de la organización de especialistas Red Global Balance Energético (GEBN). Ésta habría sido encargada de negar los daños derivados del consumo de bebidas azucaradas a través pruebas como presunto "respaldo científico", según reportó la revista médica Public Health Nutrition, citada por el medio Regeneración

Según la investigación, la refresquera multinacional financió una investigación que GEBN puso en manos de especialistas en salud pública de la Universidad de West Virginia y Colorado, Estados Unidos. 

De acuerdo a la investigación citada, la empresa buscaba disminuir las críticas contra su producto con los resultados derivados de estos estudios. 

Además de una táctica comercial y hasta publicitaria, esta práctica pone en cuestión la influencia de los intereses empresariales en la definición de políticas públicas de salud a través de la compra y la manipulación de las investigaciones sobre el tema. 

¿Se resuelve con prohibición de refrescos y comida chatarra la crisis alimentaria?

Tanto la posición empresarial como la gubernamental ante enfermedades como diabetes e hipertensión -verdaderas pandemias cuya incidencia incrementó notablemente con la consolidación de la industria refresquera y de "comida chatarra"- buscan individualizar la responsabilidad de quienes consumen estos productos por sus enfermedades y por su tratamiento. Este estudio financiado por Coca-Cola, por ejemplo, concluyó que los mencionados padecimientos eran producto de la falta de actividad física. 

Estas prácticas no afectan sólo la opinión e investigaciones en Estados Unidos. En la investigación citada destaca también el caso de Sudáfrica, en donde Cola-Cola financió al Instituto de Relaciones Raciales con la finalidad de evitar la creación de impuestos sobre productos azucarados. En países como en México, en donde este impuesto ha sido aprobado, son los consumidores y no la empresa quien pagó el aumento. La "casa" (o la empresa) nunca pierde. 

Industria refresquera en México: neoliberalismo embotellado







Temas relacionados

Diabetes   /    FEMSA   /    Coca-Cola   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO