Internacional

EUROPA

Chalecos amarillos y manifestantes contra la crisis climática convergieron en las calles de Francia

A pesar del cerco policial en París y el regreso de los carros lanza gases, este 21 de septiembre Francia vivió una primera jornada de convergencia entre Chalecos Amarillos, el movimiento por el clima, y activistas sindicales contra la reforma jubilatoria.

Lunes 23 de septiembre | 10:25

El Gobierno de Emmanuel Macron quería a toda costa mantener el orden ante el llamado a manifestaciones para este sábado 21, y evitar a toda costa volver al mismo escenario de "caos callejero" que se vivió el pasado 1 de mayo. Así ordenó desplegar una importante red policial en París y un operativo masivo alrededor de los principales edificios, abiertos al público por ser el Día del Patrimonio, y en el contexto del uso de la ley antiterrorista, con el miedo a que los Chalecos Amarillos entrasen a lugares y edificios de poder.

(Comunicado que se refiere a los bloqueos de calles para el día 21 de septiembre por el día del Patrimonio)

Macron "sigue muy de cerca la situación en París y en las provincias. Siendo movilizado y movilizable en todo momento". Detrás de este comunicado el objetivo era mostrar que el gobierno ha aprendido del levantamiento de los Chalecos Amarillos. Sin embargo la saturación policial en las calles ilustra el temor de la clase dominante en volver a fracasar en el mantenimiento del orden ya que podemos ver, que tras las demostraciones de fuerza, las brigadas de policía motorizada e infiltrados policiales, aún prevalece cierto nerviosismo ante la situación en París.

Por eso, este sábado 21 de septiembre fue una fecha clave en términos de movilización social, siendo en general una jornada exitosa, incluso cuando algunas personas veían en la salida de los Chalecos Amarillos una movilización nostálgica de lo que había sido el movimiento. Los Chalecos Amarillos fueron acogidos por la Marcha por el Clima y todo esto en el contexto de un llamado a la convergencia social. Al mismo tiempo que se llevaba a cabo esta movilización, tenía lugar a cabo otra concentración –llamada por el Sindicato Fuerza Obrera– en contra de la reforma de las pensiones.

Por primera vez, colectivos militantes, ecologistas y Chalecos Amarillos mostraron este sábado en concreto qué significa el llamado a la unidad de las luchas.

En otros lugares de Francia también se pudo apreciar la unidad de los movimientos sociales en las calles

Este fenómeno de unidad de lucha en las calles no solo en París. En Burdeos, la manifestación de los trabajadores de Ford, en contra de los despidos, también se sumó a la movilización organizada por Chalecos Amarillos y los manifestantes contra la crisis climática.

En Toulouse también se logró observar este fenómeno, pues el viernes 20, miles de jóvenes ya se habían movilizado y aún así, muchos de ellos regresaron a la calle el 21 de septiembre participando en el evento convocado por los Chalecos Amarillos. Gaëtan Gracia, trabajador aeronáutico y activista de la CGT, señaló en vista de los muchos días de acción llamados, que el 21 de septiembre es un día "interesante" porque muestra cierta tendencia "a la convergencia entre diferentes movimientos sociales".







Temas relacionados

Crisis climática   /    #HuelgaPorElClima   /    Chalecos amarillos   /    Cambio climático   /    Europa   /    Emmanuel Macron   /    Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO