Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Azucareros: huelgas en los ingenios del norte

En esta nota damos un panorama completo de los conflictos obreros en los Ingenios de Salta y Jujuy.

Alejandro Vilca

Diputado PTS/FIT Jujuy | @vilcalejandro

Gastón Remy

Economista, docente en la Facultad Cs. Económicas UNJu.

Jueves 4 de agosto de 2016 | Edición del día

En el último mes y medio se vienen dando intensos conflictos en los ingenios azucareros de Jujuy y Salta. Allí los protagonistas son cientos de trabajadores de fábrica y campo que realizan medidas de fuerza alrededor de los reclamos paritarios y de mejoras en las condiciones laborales, tal como lo hemos venido cubriendo a través de diferentes notas en este diario.

Las medidas de fuerza en los ingenios surge como respuesta a la situación más general de ajuste de las condiciones de vida por la inflación y tarifazos que aplica el Gobierno Nacional y Provincial. En provincias en donde también los docentes y estatales están llevando adelante reclamos con paros por 48 hs como fue esta semana en Jujuy; o municipales y trabajadores de Coca Cola despedidos en Salta.

Las patronales se muestran duras a partir del apoyo político abierto recibido por el Gobierno Nacional, pero también por los gobiernos provinciales que desde diciembre les otorgaron la ampliación del corte de bioetanol, la devaluación del 50% (que mejora su ecuación financiera) y un mayor cupo de exportación de azúcar.

La fuerza de los trabajadores y su disposición a pelear se da contra el ajuste salarial y mejoras en las condiciones laborales o incluso evitar retrocesos como en ingenio El Tabacal aplicando el 4to turno o turno relevante. Teniendo que enfrentar, a su vez, a los gobiernos, las fuerzas represivas y la Justicia, que dejan correr más de un mes de lock out patronal en El Tabacal o la represión a los obreros de Ledesma, y en estos duros conflictos, encuentran direcciones sindicales que peleando aisladas pese a pertenecer a una misma central (CTA), les juegan en contra o cuando no hacen poco y nada por que los conflictos triunfen.

A partir de estos conflictos se abrió una grieta en amplios sectores de trabajadores que votaron por Gerardo Morales y Sergio Massa (quien junto con Macri durante la campaña electoral aterrizaron en la pista del empresario azucarero Blaquier), tras recibir el golpe de la represión de la policía provincial y los ataques del Gobernador. Un cuestionamiento de las bases al gobierno que golpea también a las conducciones gremiales que en Ledesma y La Esperanza, porque ellas llamaron a los azucareros a votar por el Frente Cambia Jujuy.

En este marco, lo nuevo se da en el Ingenio La Esperanza, donde por primera vez, en la historia de los ingenios azucareros se presentará la Lista Marrón encabezada por un dirigente trotskista, Silvio “Choper” Egüez, para disputar la conducción del sindicato en el Ingenio La Esperanza en donde se juega una batalla decisiva contra los despidos que anunció el gobierno para fin de año.

Ingenio Ledesma

En Jujuy, el Ingenio Ledesma S.A.A.I, el más grande del país, cerró un acuerdo la semana pasada con autoridades del sindicato (S.O.E.A.I.L) perteneciente a la CTA. El salario quedó en $11.400 el básico y en $16.200 de tira final, un poco por detrás del acuerdo de San Isidro que era la referencia de la dirección sindical. Además se acordaron otros puntos sobre las condiciones laborales.

Este fue el resultado de 8 días de paro y cortes de ruta que llegó a paralizar la ruta nacional 34 por 22hs continuas el miércoles 20, confluyendo el jueves 21 con la marcha a 40 años de los Apagones del Terror. La radicalización de las bases fue el resultado de la dureza patronal y luego de una brutal represión de la policía de infantería del gobierno el primer día de paro.

Las máximas autoridades sindicales, Rafael Vargas (Sec. General) y Ricardo Aguilera (Sec. Adjunto), luego de días de sembrar expectativas en las negociaciones con la empresa a través del Ministerio de Trabajo, no apostaron a fortalecer realmente los lazos con las familias de los obreros y el pueblo que apoyaban las medidas, e incluso por iniciativa de un grupo de mujeres hicieron una marcha solidaria. A pesar del amplio apoyo popular del paro, el jueves 21 por la noche los dirigentes sindicales levantaron las medidas de fuerza a condición de que la empresa no tomaría represalias sobre los huelguistas.

El día viernes 22 retomaron las negociaciones y finalmente el martes 26 firmaron un acuerdo con la empresa en el Ministerio de Trabajo Provincial, que luego anunciaron por las redes sociales y medios de comunicación. Recién el viernes 29, en horas de la tarde, realizaron una asamblea informativa a los afiliados, en la cual les comunicaron el acuerdo, tildándolo de “histórico”. En esa oportunidad detallaron que el mismo, implica un descuento de los días no trabajados que el sindicato arregló con la empresa el descuento del salario de un 12% para los no afiliados y de un 6% para los afiliados, un insólito procedimiento de aceptar los descuentos generalizados para cubrir los salarios de los que pararon, naturalizando la prepotencia patronal.

Sobre las causas penales iniciadas por la empresa sobre dirigentes sindicales y la denuncia del propio Gobernador Gerardo Morales de aplicar multas de 6.000 a cada uno de los obreros que cortaron las rutas haciendo uso del Código Contravencional, no tomaron ninguna resolución con las bases para rechazarlas, aclararon que sería un tema a tratar por los abogados del sindicato.

El método de negociar acuerdos con la patronal y el Ministerio de Trabajo Ad Referdum como hizo la Comisión Directiva, en realidad termina siendo una firma a espaldas de los bases, que le pusieron el cuerpo al paro y al corte de ruta junto a sus familias. Algo que va en contra de las genuinas fuerzas desplegadas en los conflictos durísimos contra una patronal genocida impune como la familia Blaquier que tiene al gobierno nacional y provincial de aliados incondicionales.

La pelea porque sean las asambleas de base las encargadas de definir la aceptación o no de los acuerdos, y todas las medidas en los conflictos se torna vital para frenar las causas judiciales ya anunciadas, y preparar desde las bases las respuestas ante una patronal que va a querer revancha.

Ingenio La Esperanza

En la localidad de La Esperanza - Jujuy, se encuentra el Ingenio fundado en 1883. Allí se juega una pelea decisiva a partir que el gobernador Gerardo Morales hizo votar una Ley para despedir a 811 trabajadores a fin de año. En el mes de Junio por sus órdenes la gerencia suspendió a 17 trabajadores y a 9 de ellos le iniciaron causas penales.

El plan de despidos le valió el abucheo cuando fue a dar inicio a la zafra la semana pasada, rodeado de funcionarios, cuando volvió a reiterar su plan de despidos y venta del ingenio a un grupo empresario.

La conducción sindical a cargo de Raúl Ortíz (Sec. Gral.) y Sergio Juárez (Sec. Gremial) hicieron una oposición tibia al proyecto de Ley del Gobernador, desactivando las fuerza de lucha de los trabajadores y sus familias que se movilizaron durante el mes de mayo y junio para llevar a confiar en el PJ jujeño que fue parte del vaciamiento del ingenio durante 15 años. El primero ocupa además el cargo de titular de la Obra Social (por tres años más) y el segundo, se juega a retener el sindicato como parte de la Lista Blanca. La conducción del S.O.E.A en un acto en la sede sindical ingresó a la CTA autónoma con la presencia de su referente Pablo Micheli y autoridades locales de esta central. Al igual que las otras conducciones azucareras no toman ninguna medida de coordinación frente a los ataques.

En este sentido para los sectores combativos ya estaría planteada la necesidad de la unidad de los delegados y activistas de base de todos los ingenios del NOA en un gran plenario para impulsar una lucha común.

Lo nuevo allí es la oficialización de la Lista Marrón en las elección de renovación de la Comisión Directiva del sindicato (S.O.E.A). La primera lista, en la historia de los ingenios azucareros, que encabeza un dirigente de la izquierda trotkista, Silvio “Choper” Egüez. La Lista Marrón se prepara para recuperar el sindicato y organizar a los trabajadores en forma independiente del gobierno y el PJ, en la defensa de los 1350 puestos de trabajo mediante la lucha como es parte de la tradición de los obreros y sus familias que mantuvieron en pie la fuente laboral desde la quiebra en 1999.

Ingenio El Tabacal

El 1 de julio la empresa inicio un lock out para impedir que el paro de los trabajadores se lleve adelante. Desde ese momento la actividad en la fábrica y en el campo lleva una paralización de 48 días por responsabilidad de la patronal.

La patronal lanzó todo tipo de amenazas sobre los trabajadores, incluso anunció despidos. Las negociaciones salariales fueron cambiando hasta la oferta de un aumento del 40% por parte de la empresa, con la aplicación de descuentos por los días de paro (que en realidad impuso la patronal al parar y cerrar la fábrica) y bajo el propósito de implementar el 4to turno que implica una reducción salarial de un 50% para todos los trabajadores, según afirman los dirigentes sindicales.

Durante todo este proceso hubo varias movilizaciones multitudinarias de los trabajadores y sus familias del pueblo de Hipólito Yrigoyen, aunque las direcciones sindicales del Sindicato de Trabajadores Azucareros del Ingenio El Tabacal, mantuvieron toda esa fuerza social aisladas sin exigir a su central (CTA) un paro provincial y medidas regionales (del resto de los sindicatos azucareros) y nacionales en su defensa, cuando la empresa la más importante de la provincia, cuenta además con el apoyo del gobernador Urtubey que dejó correr el lock out patronal. El Ministerio de Trabajo de la Nación dictó la conciliación obligatoria que los trabajadores rechazan. Está planteado coordinar la lucha con el resto de los sectores hoy en conflicto en la provincia y a nivel nacional.







Temas relacionados

Ingenio Tabacal   /    Ingenio La Esperanza   /    Ingenios   /    Ingenio Ledesma   /    Jujuy   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO