Internacional

CUBA

Avanza la unificación monetaria

Viernes 3 de octubre de 2014 | Edición del día

Fotografía : Reuters

A menos de una semana de asumir como ministro de Economía, cargo que había desempeñado ya entre 2009 y 2011 cuando se ganó el mote del “Zar” de las reformas, Marino Murillo, quien también es vicepresidente de la república y miembro del poderoso Consejo de Estado, hizo anunciar nuevas medidas económicas de cara a la unificación monetaria.

Las medidas fueron informadas por el presidente del Banco Central de Cuba, Ernesto Medina y consisten fundamentalmente en la emisión de moneda para aumentar el dinero circulante en la economía doméstica. También se imprimirían billetes de mayor denominación que la actual que llega a 100 pesos.

"Es lógico que de establecerse el peso cubano como única moneda, y a partir de que los precios minoristas mantendrán el presente nivel, se necesite mayor cantidad de circulante, incluso, se valora la posibilidad de emitir billetes de más alta denominación", dijo Medina.

Según informó el diario oficial Granma, el Banco Central estudia los indicadores de circulación monetaria para conocer "hasta qué punto resulta correcta o no la circulación existente en la población y el sistema empresarial" y que se trabaja además para "potenciar la utilización de tarjetas magnéticas" con el objetivo de "evitar el uso de efectivo y facilitar las operaciones" financieras cuando se fusionen las dos monedas.

Las dos monedas y la economía real

Desde los años ’90, tras la crisis que significó el quite de los subsidios que durante décadas le proveyó el bloque soviético, el gobierno cubano habilitó el uso del dólar como moneda de curso legal junto al peso cubano (CUP, de un valor muy inferior a la moneda norteamericana). Esto evitó el derrumbe completo de la economía, pero al precio de generar una gran brecha social entre quienes podían acceder al dólar y quienes no. En 2003, con indicadores económicos más estables y una gran ayuda dispensada por su mayor aliado regional, la Venezuela de Chávez, el gobierno cubano conducido por Fidel Castro, reemplazó el dólar por el Peso Cubano Convertible (CUC) pero manteniendo la diferencia cambiaria. El CUC vale 24 veces más que el CUP.

El problema es que los trabajadores, de los cuales casi el 80% son empleados por el Estado, reciben sus sueldos en CUP pero los precios de la mayor parte de los productos están expresados en CUC. Por eso se calcula que el salario promedio de un docente apenas alcanza para cubrir unos 10 días de la canasta familiar mensual. Y las asimetrías alcanzan también a las empresas que desde hace un año vienen trabajando “contra reloj” para adaptar sus balances financieros al nuevo régimen monetario.

Ya se sabe que la moneda que va a desaparecer es el CUC y se mantendrá el CUP como única moneda de curso legal en la isla, así como también que el proceso se aplicará primero a nivel empresarial y luego se trasladará a la economía familiar. Sin embargo, el gobierno sigue sin dar detalles sobre problemas clave como por ejemplo cómo será concretamente el cronograma de la unificación monetaria (el llamado “día cero”) y si el proceso va a generar inflación y en qué grado.

Tratando de dar respuesta a las incertidumbres, Medina dijo que la fusión “no afectará el estado de la cuentas bancarias, pues éstas se convertirán de forma automática, con el propósito de proteger a los clientes”, así como que no habrá subas de precios.

Lo que dicen los economistas

Según Pavel Vidal, economista cubano muy reconocido y partidario de las reformas que impulsa el gobierno de Raúl Castro, señaló que la mayor emisión monetaria se trata de “una mediada operativa”, un paso obligado hacia la desaparición del CUC. Para el catedrático, que ejerce actualmente en la Universidad Javeriana en Cali, Colombia, la unificación de las monedas es una medida clave para que las reformas en curso, que aún no han logrado el estímulo que se esperaba en la economía, den finalmente sus frutos.

No obstante el propio Vidal reconoció que billetes de mayor denominación son necesarios para enfrentar la adecuación de los precios de los productos y no está claro que esto desate un proceso inflacionario.

Otro reconocido especialista, Carmelo Mesa Lago, economista cubano que reside en Estados Unidos, dijo por su parte que "el cambio o unificación monetaria no aumenta el poder adquisitivo de la población, para eso tendría que aumentar la producción y la productividad". Según Mesa Lago, promotor de mayores reformas en la economía cubana, entre las empresas va a haber "perdedoras" y "ganadoras". Desde su perspectiva sí se producirá inflación: "Los precios minoristas se van a mantener en el sector estatal, hay que ver que va a pasar en el sector privado, con los campesinos, cómo el estado va a controlar eso y qué va a tener la ley de unificación monetaria con respecto a eso", comentó.







Temas relacionados

Cuba   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO