Mundo Obrero

PARTICIPARON EN TODO EL PAÍS

Con más de 3.000 trabajadores, arrancaron con fuerza los plenarios abiertos en diez gremios

Convocados por el Movimiento de Agrupaciones Clasistas, en muchos casos con agrupaciones antiburocráticas independientes, hubo plenarios de docentes -que reunieron a 1.400 personas-, estatales, salud, telecomunicaciones, agroindustria y rurales, metalmecánicos, alimentación, comercio y call centers. A fines de junio, se habían reunido en plenarios regionales cerca de 6.000 trabajadores y trabajadoras en todo el país.

Domingo 9 de agosto | 18:07

La convocatoria de la primera jornada de los plenarios por rama convocados por el Movimiento de Agrupaciones Clasistas es muy alentadora. Participaron al menos 3000 trabajadores y trabajadoras que son parte de gremios docentes, estatales, de la industria y los servicios. Conectados por reuniones virtuales, las voces llegaron desde decenas de ciudades del país, “de Ushuaia a La Quiaca” como se dice.

Docentes se destacó con 1400 conectados, algunes en grupos. Había docentes de 15 Provincias. Salud, un sector que están en la “primera línea” y golpeado por la pandemia, sobresalió con más de 600 compañeros y compañeras. En Comercio y Call Center fueron cerca de 300, la mayoría jóvenes. Otra reunió a estatales de todo el país, gran parte del Conurbano bonaerense, la Ciudad de Buenos Aires y La Plata, pero también de muchas provincias, con más de 350 participantes. En el plenario de trabajadores de la agroindustria, rurales y golondrina fueron medio centenar. Al mismo tiempo se reunían 200 metalmecánicos, de talleres hasta grandes terminales automotrices y siderúrgicas, donde la nueva juventud se mezclaba con obreros de gran tradición. En el plenario de trabajadores de las telecomunicaciones fueron alrededor de 70.

Así, más de 3000 trabajadores y trabajadoras de importantes gremios y distintas provincias se reunieron en esta primera tanda.

También en la Alimentación

Este domingo 09 de agosto, se realizo el plenario de la rama alimenticia, con la participación de alrededor de 120 trabajadoras y trabajadores. Estuvieron presentes compañeros y compañeras de la Lista Azul y Blanca del STIA San Luis, de la agrupación Transparente del STIA Bs. As y la agrupación Bordo del STIA Bs. As, CI de Bagley San Luis, la CI y trabajadores de FelFort, trabajadores de Mondelez Pacheco ex Kraft, de Mondelez Victoria, ex Stani, delegados de la CI y trabajadores de la Virginia de Rosario, de Nevares, de Sancor, de La Nirva, y de fábricas de la Alimentación de La Matanza, de Gate Gourmet, trabajadores en lucha por su reincorporación de Lodiser, de Arcor Salto, de la planta de jugos de Ledesma Jujuy. También trabajadores de la Coca Cola del gremio de aguas gaseosas SUTIAGA, delegado y trabajadores de la CI de Fernet Branca del SOEVA (Sindicato de Obreros y Empleados Vitivinícolas). Fue un orgullo que estén presentes los compañeros de PepsiCo, los compañeros del Frigorífico Penta en lucha y haber recibo el saludo de Jorge Medina trabajador de Madygraf bajo gestión obrera.

En los próximos días estarán los plenarios de aeronáuticos, ferroviarios, de app’s, comidas rápidas y gastronómicos, también de trabajadores informales y desocupados, jaboneros, neumático, energía y servicios, entre otros.

Ganar fuerzas en las organizaciones obreras, ganar las calles

La idea de hacer plenarios por rama la habíamos explicado en sus convocatorias. Veníamos de juntar miles de trabajadores en Plenarios Regionales Abiertos, pero no solo hace falta fuerza militante: también es necesario concentrarla para dar peleas en las organizaciones de masas, comenzando por los sindicatos. Necesitamos con urgencia conquistar fuerzas para lo que se viene.

Mientras las patronales atacan, el gobierno les facilita todo para hacerlo. Las cúpulas sindicales dejan pasar todo. Mientras, hoy es la derecha la que gana las calles para su defensa de los "pobres" vaciadores y estafadores de Vicentin o por el "drama" de los runners. Nada dicen de quienes sufren rebaja de salario, suspensiones, despidos, contagios en sus lugares de trabajo y la situación deplorable de la salud pública por falta de presupuesto. Claro, ellos son gran parte de los responsables.

Frente a esto es hora de que todos, desde la izquierda hasta el sindicalismo combativo, pasando por las víctimas de la violencia policial, la juventud precaria, los estudiantes que ven cómo se degrada la educación, las mujeres que ven como sus demandas van quedando en palabras, ganemos las calles. Esto lo haremos ni bien las condiciones sanitarias lo permitan. En los plenarios se discutió que ni en sueños esas señoras y señores paquetes sueñen que las calles serán suyas. Que sepan que será nuestra voz la que se va a imponer. Tenemos que hacer sentir la voz y la fuerza de lucha de los millones de agraviados por esta situación.

¿Cómo unir a los sectores combativos y pelear contra la burocracia?

Estos plenarios los convocamos abiertos porque sabemos que no alcanza con formar agrupaciones de cada partido, que son más o menos chicas, y luego coordinarlas "por arriba”. Incluso la nuestra en docentes, que llegó a reunir 1400, milita en un gremio de un millón de trabajadoras y trabajadores.

Se precisa más que eso. Necesitamos organizar a miles para conquistar la fuerza necesaria para pelear dentro de las organizaciones de masas contra la burocracia sindical. Esto puede lograrse si todas las corrientes de izquierda llamamos juntas a plenarios abiertos, sin restricción alguna. Esta fuerza nos ayudaría a imponerle, por ejemplo, que los burócratas salgan de "sus cómodos sillones" y convoquen a la lucha, que tengan que romper con el gobierno aunque muchos de sus dirigentes sean parte de él. Pero también para que si esta exigencia no logra imponerse, les haga un verdadero daño ante los ojos de miles, y permita un avance de los sectores clasistas dentro de los sindicatos.

Esto permitiría avanzar en hacer fracciones, fuertes agrupaciones en los sindicatos. Porque sin fuerza la política no queda más que en declamaciones. Tenemos que diferenciarnos de dos caminos que no conducen a ningún lado: la política de exigencias sin fuerza militante y el alternativismo impotente que, al ver fuerte a las burocracias, llama a organizarse por fuera de los sindicatos.

Al mismo tiempo, el desarrollo de la militancia obrera nos prepara para poner en pie, llegado el momento, otras instituciones que los propios trabajadores se den aun siendo minorías en los sindicatos, como fueron las coordinadoras en los 70.

Alta participación, debates y resoluciones concretas

Como decíamos al principio, fueron cientos de trabajadores y trabajadoras en plenarios realmente grandes, que debatimos no solo cuestiones de nuestros gremios sino también políticas. Luego pasamos a votar.

Para todos quedó claro que la crisis la estamos pagando ya los trabajadores. Hay más de cinco millones que recibieron ataques a sus salarios, puestos de trabajo y condiciones de vida. Las empresas y lugares de trabajo se han convertido en focos de contagio. Pero esto no es sólo el virus sino también las decisiones tomadas por el gobierno de Alberto Fernández. Ante la discusión si los jubilados o los bancos, como había dicho en su campaña, eligió los bancos. Estos ganaron más de 40 mil millones. Los jubilados perdieron frente a la inflación.

Mientras el ministro Guzman garantiza el pago de la deuda a los bonistas, para los más humildes paga un IFE de 10 mil pesos cada dos meses por familia.

La burocracia sindical en todas sus alas es cómplice, está en tregua o directamente está integrada al gobierno. Son parte de los males que sufrimos.

Hacia el futuro, coincidimos que todo se encamina a empeorar. Estamos viendo los primeros pasos de las grandes patronales de descargar esta crisis sobre nuestras espaldas. La de todos y todas. No solo es un ataque en un gremio. Por eso, discutimos que la recuperación de los gremios no alcanza. Hay que transformarlos, cambiar sus estatutos, democratizarlos como hicieron los ceramistas de Neuquén en su momento y aún no hizo el SUTNA (neumático). Pero sobre todo para que sean no solo una herramienta para conseguir alguna (cada vez más difícil) mejora para sus afiliados. Tienen que ser un instrumento de lucha de toda la clase obrera y los sectores oprimidos para que esta vez la crisis la paguen los capitalistas.

Por eso no podemos perder tiempo: necesitamos fuerzas para los momentos que se vienen. O se imponen ellos o nos imponemos nosotros. Y los empresarios y los que gobiernan para ellos están dispuestos a usar todos los métodos para que la paguemos nosotros con hambre y desocupación. Lo mostraron en Penta con el uso de represión pero también con patotas, contra las cuales tenemos el derecho a defendernos.

Para ello votamos, en primer lugar, que las calles serán nuestras ni bien lo permitan las condiciones sanitarias.

También una campaña general además de las que se harán por gremio: Las Vidas Trabajadoras Importan. Otra de nuestras banderas es Basta de Complicidad de las Conducciones Sindicales.

El reclamo por la aparición con vida de Facundo Castro se sintió fuerte en cada una de las reuniones.

El 28 de Agosto haremos un tuitazo luego de semanas de agitación y denuncia.

También iremos con fuerza al 12 al Plenario Sindical Combativo para llevar nuestras propuestas.

Con estos plenarios y los que estamos organizando para los próximos días, creemos que hemos dado un gran paso adelante en nuestra pelea por organizar la militancia de los y las trabajadoras.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO