Mundo Obrero México

INDUSTRIA AUTOMOTRIZ

Anuncian despidos masivos en Volkswagen

Matthias Mueller, el nuevo presidente ejecutivo de Volkswagen, anunció a los más de 600 mil trabajadores que Volkswagen emplea a nivel mundial, se preparen para despidos masivos. "Necesitamos hacer masivos recortes a fin de manejar las consecuencias de la crisis".

Alex Osorio

México

Martes 13 de octubre de 2015 | Edición del día

Este lunes Standard & Poor’s (S&P) rebajó un peldaño la nota de solvencia a Volkswagen. En un comunicado la agencia declara: "La degradación refleja la evaluación de que Volkswagen demostró deficiencias en su gestión y gobernanza y en su gestión de riesgos".

Como continuación del escándalo, Volkswagen enfrenta una avalancha de denuncias por todo el mundo. Desde Estados Unidos donde en el congreso resuenan palabras como “cárcel” para los responsables del fraude y el Departamento de Justicia ha abierto una investigación para determinar si hay conducta penal en el escándalo.

A esto se le suman las investigaciones en Francia, Alemania, México y otros países donde Volkswagen ha declarado que los automóviles vendidos tienen en software fraudulento.

El monto que se calcula para reparar los automóviles manipulados es de por lo menos 8 mil millones de dólares, esto sin contar las mulas que están por definirse en distintos países, los gastos jurídicos y la posible indemnización a los clientes. En total calculan alrededor de 55 mil millones de dólares para lo cual la empresa apenas cuenta con 20 mil millones de dólares y es previsible que la empresa alemana tenga que recurrir a créditos, venta de propiedades y, según el anuncio de Mueller, despidos masivos.

Bernd Osterloh, jefe del consejo laboral de Volkswagen, comentó que el escandalo impactará directamente en las ganancias de la principal división de automóviles y por ende en el pago de bonos a los empleados.

Descargar la crisis en los trabajadores
En la planta de Puebla, México, la producción de vehículos ligeros se desplomó a 26 mil 773 unidades en septiembre, la cifra más baja más baja desde 2009, incluso por debajo de la producción de ese año en el marco de la crisis financiera internacional.

Para los miles de trabajadores que laboran en la planta y en general en la industria automotriz de Puebla, significan malas noticias. Si bien hoy la empresa sigue siendo hermética con los trabajadores y trata de convencer de que pese al escándalo sus puestos de trabajo no peligran, la bolsa de trabajo se ha cerrado y cientos de jóvenes de reciente ingreso, temen que su poca antigüedad sea el pretexto perfecto para que la patronal los eche.

Para la industria automotriz poblana el escándalo Volkswagen ha significado un duro golpe, donde hoy comienzan los recortes salariales, los despidos y anuncios de paros técnicos.

Sin embargo, frente al anuncio de Mueller de despidos masivos en todo Volkswagen, la problemática que daba sus primeros atisbos de peligro para sus trabajadores hoy cobra una silueta clara. La patronal no se va a dudar un segundo para echar a cualquier trabajador de Volkswagen alrededor del mundo con tal de evitar “mayores pérdidas”.

En Volkswagen Córdoba, Argentina, se anunciaron centenas de suspensiones de 13 días a por lo menos 350 trabajadores, atribuidas al escándalo internacional y en segundo lugar a la caída del mercado brasileño. Una caída del 40% en las exportaciones de bajas de velocidad que producen para el mercado brasileño.

En Brasil, Volkswagen no sólo enfrenta la crisis en el sector automotriz y el escándalo, sino la demanda de extrabajadores y activistas que presentaron una demanda civil denunciando la complicidad de la planta con la dictadura militar desde 1964 hasta 1985.

A enfrentar suspensiones y despidos
La empresa alemana será respaldada por los gobiernos donde tenga plantas, desde Alemania hasta Brasil, Argentina y México, en todos los sentidos, desde condonaciones hasta todas las comodidades para evitar que su crisis se agudice. Como en la crisis del 2008, aún abierta, de ser necesario, los estados se lanzarán al rescate de la empresa y a tensarse porque cada centavo perdido de lo empresa la pague el trabajador.

A esto se le suma la complicidad de las burocracias sindicales del ramo automotriz, desde el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) argentino hasta la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (FROC) mexicana, van a alinearse a la patronal, para obligar a los trabajadores a aceptar los ajustes salariales, las suspensiones y los despidos.

Frente a este panorama, necesitamos un plan coordinado de luchas a nivel internacional. En Brasil frente a las suspensiones y despidos en la industria automotriz se está llamando a construir la huelga general en todas las automotrices y a través de la cadena productiva.

Tenemos que recuperar esa iniciativa y generar coordinaciones internacionales de trabajadores que le planten cara a la empresa alemana. Levantar un plan de lucha internacional para que la crisis la paguen los verdaderos responsables del escándalo, para evitar suspensiones y despidos, y forjar una red de solidaridad más allá de las fronteras.







Temas relacionados

Mundo Obrero México   /    Industria automotriz   /    Volkswagen   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO