Mundo Obrero

Despidos en el Conicet: 1500 científicos y científicas podrían quedar en la calle

Compartimos algunos testimonios de científicos y científicas sobre la situación del sistema científico nacional que va acumulando malestares y broncas durante la pandemia. Lo urgente de quedarse sin trabajo se mezcla con lo estructural de la precarización histórica y la pérdida de poder adquisitivo

Juan Ignacio Román

Sociólogo-Becario Conicet Candidato al Consejo Directivo FCPYS por Egresados

Miércoles 22 de julio | 12:16

Reclaman que el “gobierno de los científicos” de respuestas a sus principales demandas: prórrogas de 1 año de las becas, recomposición salarial y un convenio colectivo de trabajo.

¿Qué tipo de trabajo es el de un becario o becaria de CONICET?

“Los y las becarias de ciencia y técnica, básicamente, nos emplean para realizar tareas de investigación, pero, como recién iniciamos tenemos pocos o ningún derecho laboral. Es decir, la patronal, que es el Estado Nacional, no nos hace aportes jubilatorios, no tenemos antigüedad y no percibimos aguinaldo ni ningún tipo de indemnización en caso de despido. Recién hace poco empezamos a tener cobertura médica con una obra social y algunas licencias como la de maternidad. Pero muchas de nuestras herramientas de trabajo como computadoras, libros, cursos, congresos y viajes salen de nuestros bolsillos”.

Entonces, ¿las y los becarios sería algo así como un contratado o un empleado precarizado?

“Algo así. El CONICET es una de las instituciones que mayor cantidad de becaries emplea en la Argentina. Entramos por un concurso y nuestro “contratos” es por una beca doctoral de 5 años, en la cual se supone que, como mínimo, completes un doctorado nacional, pero además debes realizar publicaciones en revistas científicas especializadas, es decir, evaluadas por pares y diversas tareas dentro de los equipos de investigación en los cuáles partícipes. Y una vez que te doctoraste tenés que volver a postularte a otro contrato, la beca posdoc, por 2 años más. Todo esto con la obligatoriedad de ser exclusivo en Conicet, es decir, no podés hacer prácticamente nada para ganar antigüedad en otro trabajo o ir haciendo antecedentes para un plan B por si te quedas sin trabajo. En cualquier otro laburo podrías hacer juicio”.

¿Cómo logran que las y los laburantes se aguanten pasar tantos años con la Espada de Damocles sobre la cabeza?

“Y… la típica de siempre “alaba al tonto y verás cómo trabaja”. Hacen pasar a la beca como si fuera un “privilegio”, como que te pagan para que vos “te formés” mientras que lo que realmente pasa es que la gente trabaja para entrar a la carrera y tener un laburo en blanco. Eso genera un ambiente bastante exitista, donde terminás sacrificando un montón de aspectos de tu vida. Muches, si no la mayoría de les compañeres, postergan cosas como los amigos, sus pasatiempos, incluso tener hijes para entrar. Pero todes esos que dicen que “la beca es un privilegio”, que en general son los que conducen los organismos, no te dicen que los índices por los cuáles se mide el éxito del CONICET es por el volumen de publicaciones, al cual les becaries hacen las contribuciones más gruesas, porque están metides en esa carrera neurótica por producir más en el menor tiempo posible para no quedarse afuera. Es decir, que fomenta un modelo de ciencia “barata” porque somos el sector más numeroso y más precarizado que produce la mayor cantidad de papers. Es un poco perverso. Créeme que al final de esa carrera terminás quemado”.

Te puede interesar: Denuncian el posible despido de 1200 becarios del Conicet en medio de la Pandemia

¿Cómo es la situación actual?

“Actualmente venimos de una situación de “cuello de botella” que empezó con la gestión de Macri. Es decir, disminuyeron abruptamente los cupos y la gente fue amontonándose en la puerta, lo cual sube cada vez más la vara. Luego, con la actual gestión se experimentó un aumento. De 450 ingresos que estaban proyectados, finalmente entraron 800, hay que tomar en cuenta que se presentaron 2000 doctores, así que podemos decir que finalmente entró uno de tres. Los resultados los dieron en marzo, por lo que los posdoc que no entramos nos tendríamos que haber quedado en la calle ahí mismo, pero la peleamos y conseguimos que nos prorrogaran por dos meses, para poder sortear la situación de pandemia. Así que lo experimentamos como un triunfo. Después la cosa siguió y logramos que nos dieran hasta julio, que era la nueva presentación a carrera, es decir, un nuevo “concurso”. En ese momento nos dijeron que era la última”.

Y ustedes insistieron…

“Tuvimos una reunión ahora el 14 de julio, en la que nos volvieron a confirmar que en agosto nos quedamos sin laburo. Nosotros pedimos la extensión de las becas durante 1 año a todes les becaries, porque la cuarentena ha interrumpido muchas investigaciones en curso y ha imposibilitado poder encontrar otro trabajo en esta situación. La verdad que yo lo siento sumamente injusto, después de tantos años en el organismo, peleándola tanto, sacrificando tanto, habiendo concursado con éxito no una, sino dos veces, antes de esta última. ¿Qué más quieren que les demos? Además, vos ves que el estado le paga sueldos a miles de empresas que siguen facturando y a nosotres que somos sus empleades nos dejan en la calle. Con todo lo que nos usó este gobierno en la campaña y nos sigue usando ahora en época de pandemia “El gobierno de los científicos” … Ponele. El gobierno de los empresarios, como todos los que han pasado hasta ahora. Tengo amiges que firmaron la carta de apoyo a la candidatura de Alberto el año pasado e incluso participaron de las reuniones que hacía Salvarezza, Dora Barrancos o Pecheny por todos los CCT del país prometiendo mejoras salariales y un contrato colectivo de trabajo el cual no aparece y se sienten defraudados”.

¿Y ahora que van a hacer?

Hicimos una Asamblea Nacional de Becaries donde participamos más de 100 personas y quedamos en que vamos a movilizarnos el lunes 27 de julio al polo científico y tecnológico en la capital y a los distintos CCT en las provincias. Se nos re complica porque estamos en medio de la pandemia, pero estamos en una situación desesperada, en una carrera contrarreloj. Si el 30 se nos cae la beca estamos en el horno, va a ser muy difícil volver a pelear algo si nos quedamos afuera. Además, a la situación nuestra se le suma la de les becaries doctorales que no consiguieron la posdoc y la de les becaries de las universidades y de otros organismos de ciencia y técnica, donde la situación es igual o peor. En total somos cerca de 1500 despedides de Conicet. Yo entiendo que en muchos lugares no se va a poder movilizar y que hay compañeres que están preocupades por su salud y la de sus familias, pero incluso si uno no está en la marcha se puede contribuir ayudando a viralizar el hecho y que finalmente este gobierno al que le vinimos tan bien en la campaña nos dé una respuesta satisfactoria”.

Te puede interesar:Lejos de la expropiación: Alberto avaló la propuesta de Perotti para Vicentin

Además entrevistamos a una investigadora y un investigador sobre su trabajo, la visión que tiene sobre la situación y cuáles son los problemas que están teniendo:

“En los últimos 10 años, hemos perdido entre un 60% y 70% de nuestro salario”

Entraste y te sentis salvado… ¿qué sucede después...?

“Para nada. Primero porque el ajuste de los últimos años involucra a todo el sistema de ciencia y técnica, es decir, a los salarios y a los programas de financiamiento. Pero además, ni bien uno termina de sentir alivio por haber entrado a carrera empiezan otros problemas. La gran mayoría de los/as investigadores/as pertenece a las categorías de Asistentes y Adjuntos, las primeras de la categorización, con salarios que apenascubren la canasta familiar. Cualquier otra eventualidad que uno/a tenga que enfrentar, por fuera de esa canasta que es realmente muy “básica”, hace tambalear la economía familiar. A diferencia de otros y otras trabajadoras del Estado, trabajamos en relación de exclusividad como investigadores/as, por lo que no podemos tener empleos adicionales para compensar los magros ingresos. Asimismo, la mayor parte de nosotros/as debemos cubrir con nuestros ingresos gastos relacionados a nuestra actividad (equipamiento tecnológico como computadora, compra de libros, artículos de librería), muchos de los cuales están dolarizados. Para completar el cuadro, nuestros salarios tributan el llamado “Impuesto a las Ganancias”.

¿Y hoy qué reclaman?

"En los meses recientes han surgido un par de iniciativas, diversas, aunque en su gran mayoría confluyentes alrededor de dos demandas principales: la urgente recomposición salarial y la apertura de un proceso que derive en un convenio colectivo de trabajo para el sector de ciencia y técnica, básicamente para que nos permita no solo discutir salarios sino también nuestras condiciones de trabajo. Más en un momento en que esas condiciones se están viendo afectadas (teletrabajo, entre otras). Han habido reclamos gremiales a través de ATE y también iniciativas de investigadores/as autoconvocados/as".

"En cuanto a la pérdida de poder adquisitivo, hay que tener en cuenta que al día de la fecha estamos con el salario fijado por la paritaria de 2019, un 28% de aumento en cuotas (frente a una inflación del 55%), sin que la discusión paritaria se reabriera según lo que estipulaban lascláusulas de revisión (noviembre 2019 y marzo 2020). Hay diversas estimaciones, pero todas indican que la pérdida de poder adquisitivo que sufrieron nuestros salarios ha sido entre un 60 y un 70% en los últimos 10 años. Los salarios de los Investigadores Asistentes hoy rondan los 50.000 pesos, mientras que la Canasta Básica Total en CABA, en mayo 2020, fue de 54.301$, la Canasta de Consumos Básicos que calcula ATE Indec, también en mayo, fue de 68.204$, y la línea de pobreza está hoy en 43.373$ (de la Carta Abierta)".

Te puede interesar:La izquierda propone una ley para ampliar los testeos de Covid19 en Mendoza

"En Mendoza la canasta básica al mes de junio creo que estaba en 40 mil. Es decir, se trata de sueldos que están rozando la canasta básica. En relación al Convenio Colectivo de Trabajo, tiene que ver con la posibilidad de definir las condiciones más amplias de nuestro proceso de trabajo, y de hacerlo teniendo en cuenta las especificidades del sector. Entonces no es solo negociar nuestro propio salario, sino también avanzar hacia una democratización del organismo; tener un régimen de licencias específicas de la actividad (con perspectiva de género); contener a todas las categorías de trabajadores/as; consagrar los derechos laborales de les beacaries como investigadores en formación. Estas son algunas de las cuestiones planteadas desde ATE conicet".

¿Cómo se vienen organizando y qué respuestas han tenido desde el gobierno?

"Una de las últimas iniciativas, una “Carta abierta” redactada por algunes compañeres a nivel nacional, fue suscripta por 2300 investigadores/as, cuestión que da cuenta de la legitimidad del reclamo".

"El directorio de CONICET ha tomado nota de la situación de los trabajadores y trabajadoras de la ciencia a través de un comunicado. Sin embargo, ha expresado que se trata de situaciones que superan sus posibilidades de decisión. Entre las últimas novedades, está la presentación por parte del oficialismo de un proyecto de Ley de Financiamiento Escalonado para Ciencia y Tecnología, avalado por el Gobierno, a través del ministerio de Ciencia. La iniciativa, de la vicepresidenta de la Comisión de Ciencia de la Cámara de Diputados, Claudia Bernazza , busca escalonar la inversión hasta el 1% del PBI, en 2030, desde el año que viene. Pero se desconoce los pormenores y la forma y momento en que eso pueda impactar en nuestro bolsillo".

"Entre las iniciativas, se han llevado a cabo asambleas virtuales nacionales, de donde salió la propuesta de realizar, la semana pasada (lunes 7 julio), una jornada de protesta virtual para visibilizar el reclamo, principalmente a través de una campaña por redes sociales. Incluso fuimos tendencia en Tweeter".

Invitamos a participar del Festival Virtual “NI UN CIENTIFICX EN LA CALLE” el viernes 24/7 a las 18 hs por la fanpage de “Jóvenes Científicxs Precarizadxs JCP Bs. As.” y al paro y movilización el lunes 27 en todo el país (cada provincia adhiere con actividades según lo decidan las asambleas teniendo en cuenta los protocolos por la ASPO)







Temas relacionados

#Despidos   /    Conicet   /    Trabajadores   /    Mendoza   /    Ciencia y Tecnología   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO