Política

ELECCIONES 2019

Clarín y Alberto, una entrevista para cerrar la grieta a favor de las corporaciones

Tiempo estimado 5:28 min


El candidato presidencial del frente De Todos participó del seminario Democracia y Desarrollo, que se realiza en el museo Malba, en la ciudad de Buenos Aires, organizado por el diario Clarín.

Jueves 22 de agosto | 11:55

Alberto Fernández es uno de los oradores de la tercera edición del seminario "Democracia & Desarrollo", que organiza el diario Clarín en el Malba. Con el título "Argentina en un año clave: desafíos internos y externos", realizó algunas definiciones que reafirman la política que tendría su gobierno, de ser electo en las generales de octubre. Del evento, auspiciado por el banco HSBC, también participa el presidente Mauricio Macri y el ex presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso.

Entrevistado por los periodistas Fernando González y Silvia Naishtat, Alberto Fernández dio varias definiciones. Aunque dijo que "yo propongo un nuevo modo de vivir y de funcionar", dio algunas definiciones claves que muestran, en realidad, todo lo contrario:

"Sentarse y negociar"

El candidato del Frente de Todos dijo que "Argentina tiene que ver cómo genera condiciones para pagar esta deuda y volver a poner en marcha la economía".

Preocupado por tranquilizar a los mercados y legitimar a la deuda, afirmó también que "habrá que sentarse y discutir con los acreedores". "Tenemos que buscar el modo de cumplir nuestras obligaciones, no de incumplirlas", subrayó, y agregó que "el fantasma del default, alentado por el Gobierno, es un error. Nosotros no estamos pensando en un default. Lo que tiene que ver Argentina es cómo conseguir los dólares para pagar esta deuda, eso es lo más importante".

En otro tramo, afirmó además que "esta deuda contraída por Macri hay que pagarla sin quita". "Hay que sentarse y negociar los vencimientos de la deuda, estirarlos", manifestó, y remarcó que "esa es la realidad que nos ha tocado en suerte".

Consultado por "el dólar a 60 pesos", que festejó recientemente, Fernández sostuvo que "es muy difícil de bajar" y afirmó que sería "un gran logro" si consiguiera "al cuarto año de mi gobierno, bajar de la inflación de un dígito".

Inflación

Al hablar de la inflación, del control de los precios y del rol del Indec, sostuvo también que "lo último que haría es copiar algo de lo que hizo Moreno".

Además, dijo que "hay momentos en que la economía se resuelve con medidas keynesianas y momentos en que se resuelve con más libertad", y anticipó que llamará a distintos sectores a un "enorme acuerdo" (lease un enorme pacto social), donde participen "empresarios, sindicatos y el Estado y donde cada uno haga su parte, y respetar ese acuerdo".

Te puede interesar: Macri- Fernández: un “diálogo” al servicio del ajuste y sin soluciones para las mayorías

"Hay que salir del dogma de que la inflación es producto de la emisión y el consumo. Cuando me reuní con el FMI me dijeron que iban a enviar una misión para estudiar las causas de la inflación", reveló.

"Estamos caminando para adelante, tenemos que terminar con la idea de que las transiciones son difíciles y complejas", indicó y pidió "quitarle dramatismo a este momento: simplemente es el fin de un Gobierno y el comienzo de otro".

Cepo cambiario

Fernández reiteró que "no fue una buena idea" y consideró que la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, implementó esa restricción "porque la Argentina tuvo un punto de asfixia donde no había la cantidad necesaria de dólares para la demanda que tenía". Eso fue lo que le pasó a Macri "y tomó deuda", dijo.

En su amistoso diálogo con la prensa, en el que no faltaron gestos hacia Héctor Magnetto, el director ejecutivo del Grupo Clarín, el candidato del Frente de Todos manifestó además que "siempre fui crítico del cepo, y lo sigo siendo. Pero tampoco fue bueno que Macri tomara deuda para cubrir la falta cíclica de dólares que Cristina resolvió con el cepo. Hay que buscar otra forma".

Consultado sobre las retenciones, actuó más bien como malabarista. No dijo "ni sí, ni no, ni blanco ni negro". Su definición, dijo, es "tan ambigua como el futuro que me espera".

Capitales extranjeros

Además de reivindicar el encaje obligatorio del ex ministro de economía Nicolás Dujovne, a comienzos de 2017, y que antes obligaba a esos capitales a permanecer al menos 120 días en el país, Alberto Fernández afirmó que "eso funcionó bien. Pensamos en eso o en algo parecido". Asimismo, destacó que "tenemos que ayudar a los que exportan porque así entran dólares, por eso tenemos que darles las mejores condiciones.

Su gabinete

Consultado por su posible gabinete de gobierno, Fernández destacó particularmente al gobernador tucumano Juan Manzur, "que me ayudó a acercarme a todos los gobernadores".

Sus palabras volvieron a abonar así los rumores que ya circulan sobre un posible cargo para el ex ministro de salud del kirchnerismo, como Jefe de gabinete. Todo un gesto, además, hacia las cúpulas de las iglesias católicas y evangélicas, ya que, como se sabe, Manzur es uno de los más activos detractores de la legalización del aborto y de la educación sexual dentro de esta fuerza.

Aunque también se negó a adelantar su equipo económico, Fernández mencionó también a Martín Redrado, presente en la conferencia, como un posible integrante. “Los Ministros los elige el Presidente sin dudas tendré en consideración que somos una coalición de gobierno”, dijo.





Temas relacionados

Alberto Fernández   /    Héctor Magnetto   /    Grupo Clarín   /    Clarín   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO