www.laizquierdadiario.cl / Ver online
La Izquierda Diario

Lunes 18 de Diciembre de 2017

Twitter Faceboock

ESPAÑA: ELECCIONES 26J
Podemos y la izquierda en Chile ¿Frente Amplio o Frente de independencia de clases?
Pablo Torres | Comité de Redacción / Partido de Trabajadores Revolucionarios

Nuevas fuerzas políticas están emergiendo en nuestro país. ¿Frente Amplio Democrático? ¿Autonomía política? El fenómeno Podemos es un ejemplo mirado en Chile para un nuevo experimento de reformismo.

Link: http://www.laizquierdadiario.cl/Podemos-y-la-izquierda-en-Chile-Frente-Amplio-o-Frente-de-independencia-de-clases?id_rubrique=1201

Revisa aquí

  •  Podemos y el fracaso del “sorpasso”
  •  Podemos, socialdemocracia y desmovilización social

    ¿Hacia un Frente Amplio Democrático?

    En el marco de un rechazo y cuestionamiento a los viejos partidos e instituciones del régimen, dos figuras están emergiendo en conocimiento y aprobación: Giorgio Jackson que lidera el recién legalizado partido Revolución Democrática, y Gabriel Boric, que viene de una ruptura con su organización Izquierda Autónoma y ahora lidera el llamado “Movimiento Autonomista”.

    Revolución Democrática viene de conquistar la legalidad partidaria en cinco regiones y su diputado es una figura reconocida y de aprobación. Llegado al parlamento en pacto junto a la Nueva Mayoría, y habiendo sido parte del Ministerio de Educación durante 2 años, dio un giro retirándose de cargos del Gobierno, y enfatizando un discurso independiente a la Nueva Mayoría, así como la idea de un “Frente Amplio Democrático” que se dispute ser “tercera fuerza”.

    Movimiento Autonomista es un quiebre del grupo de Boric con Izquierda Autónoma y su núcleo duro agrupado en el centro de estudios Nodo XXI. Su hipótesis electoral mediática a través de la figura de Boric (con simpatía en amplios sectores) así como un discurso independiente a los empresarios, Chile Vamos y Nueva Mayoría, les deja en un buen plano. Buscan construir un partido de los “ciudadanos” y los “movimientos sociales” que se proyecte hacia la lucha electoral.

    Habría conversaciones con otras organizaciones de izquierda “anti-neoliberales” en la búsqueda de un pacto político-electoral de izquierda.

    ¿Se admite gente de la Nueva Mayoría? ¿Se admiten partidos “progresistas”? ¿Partidos de caudillos regionalistas supuestamente “independientes”? ¿Díscolos de la centro-izquierda renovada?

    Revolución Democrática y el grupo de Boric buscan hacerles política a sectores del “progresismo”, y aplauden la política de Podemos, que quiere formar gobierno junto al PSOE. Como si un Podemos en Chile que gane peso mediático, electoral y político le ofrezca un gobierno al Partido Socialista de Escalona, Lagos y Bachelet, una coalición mediante un programa de “reformas”. El mismo Iglesias que admira a Allende, encuentra que su límite fue que faltó ¡más acercamiento a la Democracia Cristiana!

    ¿Irán a un nuevo “progresismo” socialdemócrata? No por nada, el frente que ganó las elecciones de Federación estudiantil en la Usach, liderado por RD, se llamaba “Unidos Podemos” (se unieron también los libertarios y el MIR). También miran al “Frente Amplio” de Uruguay, un partido tradicional de la contención, de alianza del PC con la Democracia Cristiana, que administra el capitalismo con “gestión social”.

    ¿Lucha de clases o desvío electoral?

    Un nuevo frente amplio “anti-neoliberal”, liderado por Boric y Jackson, que tiene probabilidades de existir ante el rechazo a los viejos partidos y por la modificación del sistema electoral binominal, no será un frente de independencia política de clase que enfrente a los empresarios, sus gobiernos, sus partidos y sus instituciones.

    No se basa en las luchas que han establecido los estudiantes y el movimiento obrero, sino en su desvío hacia ilusiones de reformas en los marcos de este régimen.

    En vez de promover la lucha contra este régimen, promueven ilusiones electorales de reformas institucionales en la medida que consigan ser mayor fuerza. Como si por sí mismo teniendo un bloque de más diputados los trabajadores y estudiantes vamos a realizar las reivindicaciones sociales y democráticas, durante décadas negadas en las calles, con migajas y con dura represión policial.

    La reforma laboral empresarial así como la mentira de la “educación gratuita”, las cuales apoyó Revolución Democrática, muestran una vez más, que este régimen no concederá jamás nuestras demandas, y que su confianza sólo traerá nuevas desilusiones.

    ¿Frente “progresista” o frente de independencia de clases?

    Una izquierda revolucionaria, debe intervenir y organizar la lucha de clases para derrotar este régimen, sus partidos, instituciones y sus falsas reformas, pues no concederán nada. Asimismo, desarrollar un programa anti-capitalista independiente de los empresarios, gobiernos y partidos, promoviendo la movilización independiente para conquistar las reivindicaciones sociales y democráticas planteadas.

    El “modelo” Podemos, de desmovilización social, ilusiones electorales, y giro a la socialdemocracia buscando un gobierno “de progreso” con el viejo PSOE (la Concertación chilena) así como el modelo Frente Amplio uruguayo, aunque puede llegar a gobernar, lleva a la impotencia de las ilusiones en las reformas del régimen capitalista, así como a la colaboración con los viejos partidos tradicionales de los empresarios. Acabada la ilusión del “posneoliberalismo” en América Latina, la apertura a la emergencia de la derecha pro-imperialista, debería permitir sacar conclusiones de los intentos de “reformas” del estado capitalista con “gestión social”.

    Cualquier conquista no vendrá de la mano de sus reformas, sino de la lucha y organización en las calles. El intento de “reformas del Estado” para ampliar su carácter “social” recuperando derechos sociales, es una ilusión en los marcos de este sistema heredado de la dictadura. Un frente democrático “anti-neoliberal” no se prepara para la lucha, sino para las reformas institucionales.

    Está planteado que emerja una izquierda anticapitalista de los trabajadores, la juventud y las mujeres, que termine con el dominio de las multinacionales y los grupos económicos, sus partidos, sus parlamentarios e instituciones.

    Una organización de combate que se proponga la conquista de las reivindicaciones sociales y democráticas del pueblo trabajador, terminando con este régimen social y político de explotación, precarización y negocios de los derechos básicos.

    El caso de Argentina es un ejemplo que debemos tomar en Chile. El Frente de Izquierda y de los Trabajadores es una alternativa política anti-capitalista, independiente de empresarios y sus gobiernos, derechistas y “progresistas”. Con su referente Nicolás Del Caño y sus diputados, y con el desarrollo de una militancia de trabajadores, jóvenes y mujeres, lucha en las empresas, hospitales, escuelas y universidades, así como en la disputa electoral, promoviendo la movilización de las masas trabajadoras y su organización independiente, en la perspectiva de un gobierno de los trabajadores y el pueblo.

  •  
    Izquierda Diario
    Síguenos en las redes
    / Laizquierdadiariochile
    @lid_chile
    www.laizquierdadiario.cl