Internacional

CRISIS DE RÉGIMEN EN FRANCIA

Un nuevo record de Hollande: no se presentará a su reelección

La estratagema de Holande/Valls para evitar la “pasokizacion” del PS. Este jueves Hollande anunció que no se presentará a elecciones para renovar su mandato, una novedad en la V República.

Juan Chingo

Comité de redacción de Révolution Permanente

Jueves 1ro de diciembre de 2016 | 18:47

Viendo que con su candidatura arriesgaba a dividir aún más su gobierno y al PS, e impedido de saltarse las primarias para aparecer como ‘candidato natural’, Hollande acaba de renunciar a su propia reelección.

Con este gesto trata de evitar una humillación que a su vez habría puesto en peligro la institucionalidad de Francia, si el actual presidente de gobierno perdía las elecciones en las primarias de la “gauche” [la “izquierda”].

Pero este renunciamiento es a la vez una “puesta en escena” de Hollande y su primer ministro Valls, arreglada en común en su almuerzo del lunes y mantenida en secreto justo hasta ahora, para provocar un fuerte golpe de efecto que permita impulsar la candidatura de Valls. A su vez, tiene el objetivo de dar impulso a las alicaídas primarias de la izquierda después del enorme éxito político y propagandístico que fueron las de la derecha, con más de 4 millones de votos en la segunda vuelta del domingo 25.

En efecto, el día de hoy, Arnaud Montebourg se ha presentado como candidato a las primarias, con un discurso más soberanista de izquierda, a la que, además de otros ex ministros como Benoît Hamon, rápidamente se va a sumar el responsable de Matignon [residencia del primero ministro de Francia, Manuel Valls].

De esta manera, se intenta instalar una apariencia de competencia entre el actual primer ministro y unos ex ministros de Hollande: todos responsables del aumento de la desocupación, la precariedad y el cierre de empresas. No olvidemos que los que ahora intentaran hacerse pasar como opositores a Valls, fueron los que lo ayudaron a llegar a primer ministro mediante las maniobras que urdieron contra el primer gobierno de Hollande en manos de Jean-Marc Ayrault.

Sin embargo, a pesar de todas estas maniobras desesperadas, no es para nada seguro que la estratagema de Hollande/Valls a la que se presta Montebourg tenga éxito en recuperar al “pueblo de izquierda”. Según una última encuesta salida ayer, en caso de presentarse alternativamente a las presidenciales, todos llegarían en quinto lugar detrás de Fillon, Le Pen, Macron (un ex empleado de Rothschild y también ex ministro de Hollande, que se presenta con un discurso renovador de la política, ‘ni derecha ni izquierda’). Y todavía más preocupante para el PS, incluso detrás del socialdemócrata reciclado de Jean-Luc Mélenchon.

La única diferencia es que Valls lograría un 9%, frente a un 7% de Hollande o un 5% de Montebourg. Toda la cuestión pasa ahora por montar el circo de las primarias, aprovechando la ventana de oportunidad que genera la inesperada candidatura presidencial de Fillon por la derecha y el miedo que genera su discurso y programa ultra neoliberal, para intentar recuperar su base social perdida y hacerle pagar la responsabilidad eventual de que la izquierda no arribe a la segunda vuelta. Un intento de recrear un voto útil a la variante de izquierda del “extremo centro”, Los Republicanos/PS, para evitar el escenario de pesadilla de la “pasokizacion” avanzada del PS.








Temas relacionados

François Fillon   /    Elecciones en Francia   /    Manuel Valls   /    Francois Hollande   /    Francia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO