Economía

POLÍTICA

Tucumán: Acuerdo para el tarifazo

Convocado por el intendente Alfaro y con el apoyo del bloque del FpV, el Concejo Deliberante aprobó un nuevo aumento a pedido de los empresarios del transporte

Juan Lobo

@CanisLupus1917

Viernes 19 de febrero de 2016 | Edición del día

Nuevamente los políticos del Frente para la Victoria (FpV) y la oposición nucleada en el Acuerdo para el Bicentenario-Cambiemos (ApB) cierran filas para gobernar en contra de los intereses del pueblo trabajador.

El aumento en el precio del boleto fue una medida exigida desde diciembre por AETAT -la entidad que nuclea a las patronales del transporte. Tomando de rehenes a trabajadores del trasporte y usuarios, los empresarios pagaron el sueldo en partes, amenazaron con suspensiones y con no pagar el aguinaldo, también intimidaron anunciando una restricción del servicio.

Comenzaron las negociaciones entre bambalinas entre los distintos sectores del Concejo Deliberante y empresarios. AETAT presentó un objetable estudio propio de costos exigiendo más de un 80% de aumento. Los políticos se apresuraron en desestimar el pedido mientras negociaban por debajo.

La UTA fue al paro el 5 de febrero alegando el peligro de las fuentes de trabajo y el pago de sueldos en tiempo y forma, que AETAT dijo que normalizaría con el ajuste tarifario. El gobierno provincial se comprometió a gestionar con rapidez la llegada de subsidios mientras que los empresarios lograron el compromiso de que se “adecuaría” la tarifa antes del comienzo de las sesiones ordinarias.

En el camino, el propio presidente del Concejo Deliberante, Javier Fernando Aybar (ApB), declaró: “No quiero que haya aumento, no convocaré a ninguna sesión (…) De mi parte, opino que los empresarios nos están tomando el pelo (…) Quieren plata nomás”. AETAT replicó diciendo que “la forma más fácil de hacer política es pegarles a las empresas de transporte (…) para lograr aplausos y eludir sus responsabilidades”.

Un edil del Acuerdo para el Bicentenario, José María Franco, se preocupó por el difícil presente… de los patrones: “No podemos desconocer que los empresarios también están sufriendo la realidad económica del país. De todas formas, resta que analicemos cuánto es lo que tenemos que aumentar”.

Finalmente Germán Alfaro llamó ayer por la mañana a una sesión extraordinaria, para el mismo día, a las 15 horas. El recinto donde se sesiona normalmente ni siquiera estaba en condiciones por tareas de mantenimiento, pero se reunieron en otro auditorio. Los concejales que componen el cuerpo dieron quórum, excepto dos que estaban de vacaciones.

En apenas una hora deliberaron y aprobaron casi por unanimidad un nuevo aumento que es un ataque al bolsillo de los trabajadores y sus familias. El presidente del cuerpo, que hasta ayer despotricaba contra el aumento se sinceraba: “Votemos, dejemos de jorobar”. Diversos medios reflejaron las vergonzantes declaraciones que argumentaban a favor de tomar medidas “antipopulares, pero necesarias”.

El peligro de un nuevo paro de la UTA fue esgrimido como argumento para arrodillarse ante el apetito de ganancias patronales. Hasta en el propio texto de convocatoria de la sesión se “exige adoptar las medidas para evitar inconvenientes operativos en la prestación de los servicios involucrados. Ya se ha verificado una interrupción de los mismos, perjudicando con ella directamente a los usuarios del servicio de transporte, cuyos intereses y necesidades merecen toda la atención del Departamento Ejecutivo”, reza el texto, firmado por el propio Germán Alfaro. Lo curioso es que el flamante intendente uso como caballito de batalla en su campaña electoral la promesa de implementar el Boleto Estudiantil y hoy es el principal responsable de un nuevo tarifazo.

El presidente de la comisión de Transporte y Tránsito del Concejo Deliberante, Rodolfo Avila –también del ApB- fue más directo: “Debemos actuar para evitar que se produzcan nuevas medidas de fuerza de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que realizó una huelga porque sufren el pago desdoblado de sus sueldos. Los concejales del ApB y del FpV prestamos acuerdo”. Acuerdo reaccionario entre oficialismo y oposición para proteger las ganancias de los empresarios, en desmedro de los intereses de trabajadores y estudiantes.

David Mizrahi, del bloque del Frente para la Victoria, también justificó su voto contra el pueblo tucumano: “desde el bloque del FpV entendimos que teníamos que acompañar por la importancia del transporte para los vecinos. Hay medidas que pueden no ser populares pero que son necesarias (…) Pero sí pedimos que el Departamento Ejecutivo Municipal haga cumplir las ordenanzas existentes, lo que repercutirá en un servicio óptimo”. Dichos controles ya fueron legislados con anterioridad, con los resultados que están a la vista.

Otra vez los políticos patronales salen a defender las ganancias de empresarios parásitos que reciben millones en subsidios para el mantenimiento, sueldos y hasta el combustible. Los ediles elevaron un 44% el precio del boleto urbano, que ahora asciende a $6,95.

La tarifa de los taxis también: la bajada de bandera ahora costará $10 y la ficha $1.

La misma casta política protagonista de escándalos de corrupción, como el gobernador Manzur y la Legislatura provincial, asestan un nuevo golpe a las condiciones de vida de la población.

Las empresas de transporte amasan millones en subsidios a costa de las pésimas condiciones en las que viaja el pueblo trabajador. Para terminar con el chantaje empresarial -que cuenta con el apoyo del FPV, el ApB y hasta la burocracia de la UTA- se debe estatizar el sistema público de transporte y ponerlo en manos de trabajadores y usuarios.







Temas relacionados

Aumento del boleto   /    Tucumán   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO