Mundo Obrero

CORONAVIRUS

San Nicolás: docentes trabajando en tiempos de cuarentena

Los medios hegemónicos y el gobierno nacional repiten al unísono que docentes y alumnos “no están de vacaciones”, al mismo tiempo que proponen como alternativa organizar la continuidad pedagógica en forma de “clases virtuales”. En esta nota recogemos testimonios de la realidad de los y las docentes en esta pandemia.

Domingo 29 de marzo | 10:01

Se cumple una semana desde que el presidente Alberto Fernández decretara el aislamiento social obligatorio para todo el país, como medida preventiva frente al avance del coronavirus, y casi dos semanas desde que ordenara la suspensión temporal de las clases en todos los niveles educativos. Desde los medios hegemónicos y desde el gobierno nacional se repite al unísono que docentes y alumnos “no están de vacaciones”, al tiempo que se propone como alternativa organizar la continuidad pedagógica en forma de “clases virtuales”, aún cuando al drama que de por sí conlleva este estado de emergencia sanitaria y social, se le suma la situación social precaria de muchas de las familias de los y las alumnas, y la falta de recursos adecuados para poder llevar de manera deseada esta continuidad de las clases a distancia. A propósito de ello, presentamos una serie de testimonios brindados por docentes, quienes nos comentaron cómo llevan adelante el trabajo en estos días de cuarentena.

  • Ana, Docente de Lengua y Literatura, afirmó: “La labor docente es extenuante en estos tiempos porque sacamos fuerzas y nos abocamos de lleno a la tarea que nos competen, con los recursos que contamos nos organizamos de forma solidaria y llegamos a nuestros alumnos para seguir brindándoles educación. Desde mi lugar siento un compromiso con ellos, que nos necesitan y estoy para ellos; es más, siento que también somos para muchos una contención. Esto no tiene que superarnos. Es una circunstancia que podemos afrontar si somos solidarios y atendemos las necesidades de todos.”

Respecto de la posibilidad de aplicar la modalidad de clases virtuales dijo: “No teníamos plataformas virtuales armadas con contenidos secuenciados de cada área, lo estamos haciendo sobre la marcha. Claro que podríamos mejorar, pero estamos haciendo todo lo mejor que podemos. Creo que debemos unirnos profesores de distintas áreas, me gustaría convocar a los de informática para que nos den un mano y subir clases online. Videos que se puedan abrir por YouTube. Lo que pasa es que están preocupados por la enseñanza, pero en general hay una preocupación central para nosotras que es la salud y muchos otros temas que ya se venían arrastrando, decir “que no estamos de vacaciones” no ayuda en nada. Muchas cosas buenas se están haciendo desde la Técnica 6 y UTN haciendo máscaras con las bolsas de polietileno, nos estamos organizando y nadie puede pensar que estamos de vacaciones.”

Por último, comentó: “Acá hay muchos controles además por todos lados, pero la gente sale por necesidades urgentes, la mayoría se cuida pero con el sueldo que tenemos no podemos almacenar vivimos día a día, muchas compañeras están vendiendo productos desde sus casas, hacen pan y distintas cosas para solventarse de alguna manera, además esto parece que se viene más días, lamentablemente estamos pasando un situación muy brava para todos. Necesitamos que se atiendan las necesidades de la comunidad para afrontar lo que se viene.”

  • Erika, profesora integradora, nos contó que: “como yo trabajo con las familias y los chicos, lo que estoy notando que hay complicaciones porque una intenta hacer video-llamadas, mandar videos, pero la realidad es distinta. Muchas familias no tienen los celulares “buenos”, un Word o un PDF para que abran por WhatsApp a través del teléfono entonces no se puede bajar, terminamos mandando fotos. Los chicos manejan mejor la tecnología pero ¿cómo hacen? Con los celulares que ya están viejos utilizar las nuevas tecnologías, si no tienes un buen manejo y encima no hay condiciones cuesta mucho .Además hay que tener en cuenta que a todos los hermanos le mandan tarea, los padres también están haciendo un gran esfuerzo”.

Te puede interesar: Ante el cierre de los comedores escolares: militarización de las calles y migajas para los pibes

  • Carolina, profesora de Biología, afirmó: “Los primeros días discutí bastante con la gente porque a las grandes empresas de la zona no les importa la salud y siguen su producción como si nada. Las familias en Villa Constitución y también en San Nicolás están haciendo la cuarentena, y algunos insultan por Facebook a la gente que tiene que ir a trabajar y eso es lo que me da bronca. "Por qué no haces la cuarentena”. A ver, ¿por qué no se lo exigimos a las grandes empresas de la zona como Ternium Siderar, Loberaz, Tenaris o Acindar? Ayer estuve con una amiga, porqué nos juntamos a trabajar con todas las medidas de precaución, parece el Titanic “sálvese quien pueda”.

A su vez, expresó su preocupación con respecto a la política sanitaria: “Si vas al médico capaz te aíslan por una simple faringitis exponiéndote al contagio, o en algunos lados los médicos siguen operando (no digo las emergencias). Hay que ser cautelosos, pero nuestra salud parece que no le importa a nadie. Una de las medidas centrales son los test masivos para todos y tomar la temperatura, para poder actuar a tiempo. Por eso está buena la campaña que hicieron; el aislamiento está perfecto, pero si hay una sospecha que hay que mandar al Malbrán y en siete días esperar. Es una locura. Y para colmo hay gente irresponsable que sale a la calle y me refiero por ejemplo al diputado de Tucumán que sabía bien que tenía los síntomas y contagio a un montón, porque esos son los que contagian realmente. Mientras tanto a nosotras nos bombardean con mensajes y correos y no es la televisión la que sigue las clases a los chicos. ¿Y nosotras? ¡Estamos trabajando!”

  • Bety, profesora de Arte: “No me queda ni un minuto porque estamos a full con los cursos del profesorado. Montón de inconvenientes porque no están fácil. No hay accesos de internet en algunos casos y entonces es más complejo todo. Estoy desde la mañana hasta la noche con consultas. Tengo muchos cursos con materias diferentes, es full time. En los secundarios también. En el profesorado doy 8 materias diferentes y tengo 10 cursos, todos con gran número de alumnos.”
  • Nahir, profesora de Lengua y Literatura: “La verdad que yo estoy pensando un poco porque me parece que en algunos lugares, es un poco desconsiderado armar grupos generales de WhatsApp donde estaban todos los profesores de cada curso y lo único que quieren las autoridades es que enviemos archivos con actividades para los chicos sin ver si hay orientación acerca de cómo ir procediendo para ayudarlos, aparte que hay otras necesidades, varias de nosotras hicimos grupos aparte con los más grandes y hablando con ellos me decían que les cuesta entender, que los archivos muchas veces no lo pueden abrir, que no tienen las aplicaciones, que era todo muy desorganizado, les caen lluvias de actividades y eso ayuda a confundirlos".

La preocupación por la continuidad del aprendizaje de los alumnos se entrecruza con su situación cotidiana: “Ellos necesitan nuestro apoyo, la explicación del docente, no es un proceso autónomo en la mayoría de los casos, pero igualmente tiene que existir de nuestra parte consideración con respecto a cómo está viviendo cada uno de nuestros estudiantes y sus familias. Me toco agregar a un alumno que me mando por privado y en el estado veo por ejemplo una foto del abuelito que está en el hospital y estaba él dándole de comer y pone una frase que te hace ver que detrás de cada chico hay una historia particular y uno por ahí está molestándolo con las actividades.”

Hay una realidad que a ellos los atraviesa profundamente. Esas cosas que uno nunca pregunta y, más en esta situación particular creo que nos tendríamos que interesar más en eso. Yo también cometí el error de mandar actividades en primer instancia que eran bastante extensas, pero después me voy dando cuenta en el proceso, porque obvio tampoco tuvimos una capacitación es como dar una clase a distancia y jamás discutimos que tipos de actividades, o una sugerencia un acompañamiento sobre eso y bueno después fui reduciendo las actividades y les fui diciendo que hagan lo que ellos puedan, que es un proceso, una construcción. Que yo no estaba un resultado final ni definitivo sino que quería ver cómo vamos juntos en este camino. Desde las escuelas nos dicen que continuidad pedagógica, pero la lógica es arreglate con tu curso como puedas y hacia los chicos igual.”

¿Qué hacer frente a esta situación?

Los testimonios de las compañeras reflejan sólo algunas de las casos de la realidad de las y los docentes en esta situación tan difícil de salud donde continuamos trabajando intentando revolucionar nuestra práctica para los nuevos tiempos, sumado a que la mayoría en la docencia son mujeres que atienden a su casa y con sus hijos mientras trabajan, la tarea que se está haciendo es sin duda de mucho valor solidario. En estos momentos difíciles para la vida de los millones de trabajadores, debemos intentar mirarla como una posibilidad para alcanzar una síntesis superior de la educación y nuestro rol. Criticada, odiada o defendida tal cual es, la escuela y la idea de educación han tenido un desarrollo contradictorio.

Frente a los sistemáticos ataques de cada gobierno de turno, recortes presupuestarios y vaciamiento material de las escuelas y los contenidos, desde hace décadas la educación se ha transformado en un ámbito de discusión y lucha por definir su carácter, objetivos y hasta su existencia. Se nos explica, y la visión en la historia se nos enseña, que las instituciones actuales (sociales, políticas, religiosas) son necesarias, eternas y naturales y por tanto inalterables. Pero eso no es así. Estas subestructuras están determinadas por la lucha de clases y el carácter de este estado educador puede cambiar por nuestra lucha y por las mismas contradicciones al interior de la clase que nos domina.

La educación aporta al desarrollo de nuestros jóvenes transmitiendo los conocimientos alcanzados por la humanidad en cada momento histórico. En las instituciones educativas, el saber, patrimonio de toda la humanidad que es creado en definitiva gracias a la actividad de los trabajadores, es “robado” y devuelto parcelado, en una educación “segmentada”. La pasividad (aunque guardemos cuarentena) no contribuye a la formación de sujetos críticos y pensantes a sujetos de transformación social ante la realidad que enfrentamos como un gran desafío.

Debemos ser conscientes que aunque somos defensores de la educación pública, laica y gratuita, esta no es promotora de la igualdad, ya que partimos de definir esta sociedad como estructuralmente desigual, y que muchas veces usa la fuerza para imponerse, pero sin duda es una conquista que debemos defender en el camino de terminar con las desigualdades impuestas. La lucha por la salud, las condiciones de trabajo, por mayores presupuestos, por los contenidos, está directamente relacionada por pelear por una mejor educación, de mayor calidad.

Te puede interesar: La educación y el rol docente en época de coronavirus

Desde la agrupación Marrón Docente sostenemos que es necesario tomar en nuestras propias manos la resolución a las dificultades que hoy enfrentamos junto a la comunidad educativa y sus necesidades. Promover un debate profundo que participemos los docentes, investigadores y estudiantes que redefinan las necesidades actuales en la educación y el rol de los trabajadores de la educación en la escuela pública en medio de una pandemia mundial. Es necesario organizar una lucha que supere los marcos sindicales de las luchas corporativas, aportando nuevas ideas para plantear una salida al “sálvese quien pueda“, en la perspectiva de una educación al servicio de los trabajadores y el pueblo. Y a la vez invitamos a todos a utilizar la página de la Izquierda Diario para que la cuarentena física no signifique una cuarentena de nuestras ideas y podamos aportar al desarrollo de nuestros estudiantes a la vez de acompañar las iniciativas prácticas que surgen desde abajo a la falta de presupuesto e insumos para la salud y bienestar de nuestros jóvenes.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Agrupación Marrón   /    Provincia de Buenos Aires   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO