Sociedad

CRISIS HABITACIONAL

Pagar un alquiler o morir en el intento

Con la inflación, alquilar se volvió un verdadero drama, que lleva a situaciones angustiantes para las familias. El 40% de los inquilinos tiene dificultades para pagar. Dialogamos con Gervasio Muñoz de Inquilinos Agrupados.

Mirta Pacheco

@mirtapacheco1

Miércoles 4 de septiembre | 00:25

Gervasio nos decía: Mirá, los sectores de la población que viven en hoteles y pensiones, ellos son los que están más complicados, tanto es así que aumentó el número de desalojos y de personas en situación de calle y en los sectores medios la situación empezó a golpear muy fuerte -lo vemos venir desde hace un año o dos-. No pueden seguir pagando un alquiler, entonces se tienen que ir a un lugar más chico, más barato o más lejos. Se trata de sectores medios empobrecidos.

El referente de Inquilinos Agrupados nos habla de una "crisis habitacional silenciosa” en la ciudad de Buenos Aires: Son sectores medios empobrecidos que uno cuando camina por la calle no identifica, pero van viviendo de forma cada vez más indigna. Eso tiene que ver con que la ciudad no tiene ningún tipo de regulación del mercado inmobiliario, lo único que hace es favorecer la venta de tierras, etc.

Lo consultamos por la Ley de Alquileres de la ciudad de Buenos Aires: En realidad más que ley de alquileres es una ley que regula los precios de las inmobiliarias y que se cumple siempre que nosotros estemos atrás de ese cumplimiento. El Gobierno no controla nada, entonces el mercado entiende ese no control como una señal para poder estafar al inquilino que no se queja.

Con respecto a las últimas medidas tomadas por el Gobierno Nacional, específicamente la del cepo, nos aclara algo que pasó un tanto desapercibido:

Al prohibir comprar dólares para operaciones inmobiliarias, entonces hay una desesperación del mercado porque de alguna forma están pesificando la compra venta y el mercado inmobiliario está haciendo un lobby muy grande para que las operaciones de compra venta sigan dolarizadas. Mañana miércoles incluso hacen una conferencia de prensa para seguir ejerciendo ese lobby. Hay que ser claros, el negocio inmobiliario también es responsable de la crisis habitacional.

Un informe de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad maneja estas cifras: cuatro de cada diez inquilinos de la ciudad tienen problemas para seguir alquilando.

Las diversas situaciones que se presentan, a las que tiene acceso la Defensoría cuando las familias van a denunciar o simplemente consultar, para muchas personas representan que de vivir en un dos o tres ambientes se tienen que mudar a otro lugar con menos cuartos o un PH para no pagar expensas.

O cuando no queda otra y tienen que juntarse entre dos familias (o más) porque ya no pueden pagar un alquiler. La consecuencia es el hacinamiento, con la consecuente pérdida de privacidad, tanto para los niños como para los adultos.

El informe de la Defensoría habla de que el 30% de las consultas son exclusivamente por la rescisión anticipada del contrato, un dato que habla por sí solo de la dificultad para seguir afrontando ese costo.

Es que con la pérdida del 20% del poder adquisitivo de los salarios en estos últimos 3 años, una inflación acumulada, en lo que va del año de 25,1%, que alcanzó en los últimos 12 meses el 54,4% y una previsión de más del 50%, los que pierden son los que dependen exclusivamente de un salario y no les queda otra que pagar un alquiler para vivir.

Te puede interesar: Al 40 % de los inquilinos no les alcanza para pagar el alquiler

No son el escalón más bajo, porque están los que nunca pudieron acceder a una vivienda digna. De eso habla el déficit habitacional para más de 3 millones de familias a nivel nacional.

Pero en Buenos Aires, donde cada vez hay más gente viviendo a la intemperie, como nos decía Gervasio Muñoz, se puede dar cuenta de eso.

Una lectora de este diario, que nos hizo llegar su mensaje, nos relata qué pasa con esa renovación del contrato de alquiler:

Llamé a la Defensoría del Pueblo porque con la inmobiliaria de intermediaria, querían aumentar un 55% para poder renovar, con aumentos semestrales. Me dijeron que como los alquileres no están regulados, podían cobrarme lo que quisieran y si quería rescindir a los 6 meses, tenía que abonar 1 mes y medio de alquiler.

Estudio de la Defensoría del Pueblo:

Más allá de la timba financiera, la fuga de dólares, el riesgo país, están las grandes mayorías que padecen la crisis social y económica (que tienen consecuencias concretas como los datos que mencionamos), producto de las recetas que el FMI armó para la Argentina. A quien todos, oficialistas y opositores, piensan cómo pagarle una deuda que el pueblo trabajador no contrajo.







Temas relacionados

Desalojos   /    Derecho a la vivienda   /    Negocios inmobiliarios   /    Vivienda   /    FMI   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO