Sociedad

MIGRANTES Y PANDEMIA

Miembros de la comunidad peruana en situación vulnerable exigen la repatriación

La Izquierda Diario se acercó al Consulado peruano para acompañar el reclamo de alrededor de 50 familias migrantes que se quedaron sin sustento en plena pandemia.

Paulina Díaz

Trabajadora Despedida y estudiante de la UBA

Viernes 21 de agosto | 23:39

Este viernes La Izquierda Diario se acercó a las afueras del Consulado para acompañar el reclamo de alrededor de 50 familias migrantes de Perú, que se quedaron sin sustento en plena pandemia y exigen su repatriación.

“Yo vivo en una casa alquilada, pero puedo estar ahí porque entienden mi situación, ahorita no estoy trabajando, soy estudiante”, sostuvo una de las manifestantes. “Hace 5 meses que venimos exigiendo la repatriación y hasta ahora solo hemos tenido una llamada donde nos dijeron que el vuelo sale 300 dólares y no accedimos a eso porque no tenemos de dónde sacar el dinero”, agregó la entrevistada.

Te puede interesar: Concentración en Córdoba de migrantes bolivianos contra el Gobierno golpista de Áñez

Lisbeth tiene solo 19 años y vino para estudiar Ingeniería Civil, pero la crisis sanitaria estancó sus estudios y también la posibilidad de conseguir un trabajo. Comenta que “desde el gobierno de Perú nos dijeron que nos iban a llamar, pero hasta ahora nada, ya nos inscribimos más de 6 veces para acceder al pasaje, llamamos, enviamos mensajes y mails pero no recibimos ninguna respuesta. Mi familia en Perú no tiene cómo ayudarme porque mi padre al no poder trabajar, se fue a vivir al campo y tampoco tienen ingresos”.

En Argentina residen, según los últimos datos publicados por la ONU, 2.212.879 inmigrantes, lo que supone un 4,97 % de la población total. La comunidad peruana es la colectividad extranjera que junto a Bolivia, Chile y Paraguay, tiene mayor peso en el país. Pero muchos y muchas trabajan en la informalidad y tener acceso a una vivienda se hace muy difícil.

“Estamos reclamando un vuelo humanitario porque la situación que estamos pasando es muy difícil, somos estudiantes ingresados de la UBA y la verdad que con esta situación no podemos iniciar la carrera, la parte económica y social nos afecta. Por eso pedimos al Consulado que pueda tomar nuestro caso, ya que ahora, solo recibimos ayuda de nuestros compatriotas en lo que se trata de alimentos. No puedo recibir ayuda de mi familia en Perú porque también están sin trabajo. Tampoco pudimos acceder al bono de emergencia que da el gobierno de Perú, y la verdad que es muy difícil esta situación” dice Yuber. El joven tiene 22 años y se encuentra aquí hace 5 meses. Esta es la situación de muchos jóvenes que dejan su país en busca de mejores oportunidades, pero lo que encuentran son condiciones precarias.

Podés leer: Peruanos en el exterior tendrán dos escaños en el Congreso Nacional

Este medio también habló con Giovana, integrante de la Consejería Migrante Nuevo Perú. “Venimos acompañando a más de 50 familias, que están en situaciones de extrema vulnerabilidad. Hay casos de peruanos varados, algunos indocumentados. Compatriotas que están en una extrema necesidad y algunos que no pueden acceder a los medicamentos que necesitan. Esta es la segunda manifestación que estamos haciendo, porque los migrantes somos el blanco fácil de todas las crisis económicas, sanitarias y sociales” sostuvo.

Hace unas semanas la Comisión Argentina para Refugiados y Migrantes (CAREF) publicó un informe sobre las principales problemáticas detectadas durante los primeros 100 días de aislamiento social, preventivo y obligatorio. Desde que empezó la cuarentena, la demanda de atención a este servicio social aumentó un 90 % respecto al mismo periodo del año pasado, lo cual refleja que hay muchísimas más personas en situación vulnerable.

“La primera movilización fue el 13 de julio, pasó el cónsul Carlos Vallejo y le explicamos que hay gente que está pasando hambre y frío, y la triste e irrespetuosa respuesta fue un “y…?” La verdad que fue una cachetada para todo lo que venimos realizando, es por eso que nos reunimos y convocamos a la comunidad peruana para que no nos humillen con este tipo de respuestas. Vamos a seguir reclamando y organizándonos para que la gente pueda venir y hasta que tengamos la respuesta tenemos que seguir ayudándonos entre nosotros”, continúa Giovana.

Según una encuesta realizada por el espacio Agenda Migrante 2020, 8 de cada 10 migrantes no recibió ayuda ni beneficios sociales de ningún tipo, cuando la necesidad de acceder a programas como el IFE o que garanticen alimentos, aumenta porque la población migrante trabaja en su mayoría en el sector informal, por lo que sus actividades se vieron totalmente paralizadas cuando comenzó el aislamiento. Además, 6 de cada 10 dejó de percibir ingresos al iniciarse la cuarentena, por la situación de precariedad laboral en la que trabajan. Solo un 25 % tenía un trabajo formal al comenzar la pandemia, y el problema es que para acceder a programas sociales es requisito acreditar al menos dos años de residencia en el país, cuando casi el 20 % tiene problemas de radicación y quedan excluidos. Un factor agravante que se suma a todo esto, es la persecución policial que sufre la población migrante.







Temas relacionados

Cuarentena   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Mujeres migrantes   /    Juventud precarizada   /    Precarización laboral   /    Migrantes   /    Inmigrantes   /    Perú   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO