Política

REFORMAS EN CHILE

Las peleas intestinas de la cocina parlamentaria

Ha sido un mes de continuos tira y afloja entre los partidos políticos del régimen. Un mes de “crispaciones”, como se ha instalado en los medios. En las disputas al interior de la coalición de gobierno, la Nueva Mayoría, la Democracia Cristiana (DC) tira fuerte contra el Partido Comunista (PC). Edmundo Pérez Yoma, demócrata cristiano y ministro del Interior en el anterior mandato de Bachelet, arremete contra el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre. La Unión Demócrata Independiente (UDI), la derecha pinochetista, viene impulsando una furibunda campaña de oposición a las reformas impulsadas por el gobierno, con el slogan “Yo me rebelo”, y su recientemente candidata presidencial, Evelyn Matthei, no ha ahorrado insultos a Bachelet.

Fabián Puelma

Santiago de Chile

Martes 2 de diciembre de 2014 | Edición del día

El ring está demarcado por la agenda de reformas instalada en las calles el 2011: la DC empuja para moderar las reformas, la derecha quiere desactivarlas y boicotearlas, Bachelet quiere convencer a unos y a otros que sin reformas no habrá estabilidad social para asegurar las ganancias de los empresarios. Si se rasguñan es para luego negociar y cocinar las reformas en el parlamento. Y luego todos amigos de nuevo.

Si bien hoy los focos están sobre el ring y el gobierno logró quitar la iniciativa política de las calles, el telón de fondo sigue siendo la lucha de clases: mientras los empresarios levantan la voz y golpean la mesa, la clase trabajadora cobra protagonismo con la voz de la rebelión de las bases en la lucha de los profesores, abriendo el camino a la única forma que hay para acabar con el juego de la casta política: imponer las demandas con los métodos de la lucha de clases.

Una Democracia Cristiana fortalecida, un Partido Comunista debilitado

A principios de mes vimos el round entre la DC y el PC por los dichos de Eduardo Contreras, militante del PC y embajador de Chile en Uruguay, quien planteó simplemente un dato histórico: que la DC había apoyado el golpe de Estado. Ante esto la DC hizo un escándalo y pidió la salida del embajador. El ganador fue claramente la Democracia Cristiana, que dejó al PC debilitado y a la defensiva. A las humillantes disculpas de Eduardo Contreras se sumó la renuncia de Juan Andrés Lagos, funcionario de gobierno e importante dirigente del PC, por haber insultado a un dirigente de la UDI. La DC aprovechó para ir más allá: su histórico dirigente Pérez Yoma salió a cuestionar fuertemente al ministro de Educación Eyzaguirre definiéndolo como la causa de todos los problemas y criticaron duramente la conducción política del gobierno. Usan al PC como “punching ball” y excusa para alzar la voz y moderar las reformas. Y lo han conseguido.

Las amenazas de los empresarios y la derecha

A la pelea se suman los empresarios. Dicen que no es el momento de grandes reformas. Que caerá la inversión, que aumentará el desempleo. El mensaje es claro: si nos siguen cuestionando, si insisten en reformas que toquen nuestros bolsillos, nos veremos “obligados” a dejar de invertir y a despedir trabajadores. Los sostenedores de colegios, empresarios del negocio educativo, lo mismo: si limitan nuestro negocio nos veremos “obligados” a cerrar colegios. Así amenazan y se preparan para nuevos ataques.

La derecha actúa como grupo de choque de los empresarios. Mientras hipócritamente se quejan del crispado clima político, la UDI lanza la campaña “Yo me rebelo” con el declarado objetivo de echar abajo la reforma educativa. Se trata de una campaña del terror tal como lo expresa Ernesto Silva, presidente de la UDI: “a nueve meses de iniciado este gobierno se han perdido 150 mil puestos de trabajo, ha caído la inversión, hay cambios que van a hacer que se cierren colegios, ha sido un mal año para la clase media, ha subido la inflación”. Crispan la discusión política para luego decir que la culpa del ambiente “enrarecido” es de las reformas.


El gobierno retrocede en las reformas: se prepara la cocina del parlamento

Pero ¿cómo ha respondido el gobierno de Bachelet a esta verdadera “Santa Alianza” entre la derecha, la iglesia y los empresarios? Moderando una y otra vez las reformas. Ya lo vimos con la reforma tributaria, que fue pactada con la derecha y que no tocó los pilares del sistema tributario heredado de la dictadura. Lo vemos día a día en la reforma educativa: ya no se trata de acabar con el negocio educativo, sino de que “el Estado debe no sólo declarar que fomenta la educación mixta, sino que en la práctica mostrarlo sobre la base de que la comunidad educativa, independientemente de que estén en el sector particular subvencionado o en el sector público, reciban los mismos aportes”, como dijo Eyzaguirre, es decir, más subsidios a los empresarios educativos.

El ministro de Hacienda Alberto Arenas ha sido muy claro con respecto a la reforma laboral, tal como lo manifestó en la Enade (encuentro anual de los grandes empresarios), que de lo que se trata es de una “agenda laboral” que será lenta y gradual, basada en acuerdos con los empresarios. ¿Reforma constitucional? No para este gobierno, pues ya anunciaron que en el mandato de Bachelet sólo se iniciará el debate.

Ya no se habla ni de la diferencia entre “ricos y pobres”, ni de acabar con el mercado en la educación. Ahora tienen que convencer de la necesidad vital de hacer reformas en general, puesto que tal como lo dijo Bachelet en la Enade, sin ellas no se podrá recomponer el régimen profundamente cuestionado. Moderemos el programa, pero hagamos reformas. Se trata de un debate de estrategias dentro de los partidos del régimen. Mientras que la derecha y los sectores más duros del empresariado quieren disciplinar con amenazas y poniendo a sectores de las capas medias contra los trabajadores, Bachelet busca contener y desviar mediante reformas cada vez más moderadas.

El camino que muestran los profesores en lucha

Por fuera de las peleas parlamentarias, la lucha de los profesores muestra que la línea del gobierno de moderar las demandas de los trabajadores que impulsan las direcciones del PC cediendo a las trampas y chantajes de los empresarios no convence a las bases, por lo que está planteada la superación de la dirección burocrática del Colegio de Profesores y de la CUT.







Temas relacionados

CUT Chile   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO