Política

BALANCE PRO

Julio Blanck: “Macri demostró que sabe qué hacer con el poder y cómo conservarlo”

El editorialista de Clarín le contó a Luis Majul por qué, para él, Cambiemos es “el partido más fuerte y consolidado de la Argentina”. Apología macrista del periodismo sin guerra.

Lunes 11 de diciembre de 2017 | 15:34

Foto Mar Ned

En la mañana del lunes uno de los jerarcas periodísticos del Grupo Clarín fue entrevistado por Luis Majul en radio La Red. Allí lanzó una especie de balance de los dos años de gestión de Mauricio Macri y Cambiemos.

“El gobierno que se iba a ir en helicóptero antes de tiempo ganó las elecciones y hoy es el partido más fuerte y consolidado de la Argentina. La economía que iba a reventar por el aire sigue mal, pero no reventó ni tiene pinta de que vaya a reventar”. Dos definiciones que sintetizan la mirada apologética de una de las plumas principales del diario más vendido de Argentina y, a la sazón, uno de los protectores más poderosos de Mauricio Macri.

“Macri, con todos sus errores y con todas sus virtudes, demostró que es un presidente que sabe qué hacer con el poder, que sabe cómo construirlo y cómo conservarlo”, agregó Blanck. Pero enseguida alertó. “Hasta ahora es eso. El asunto es, ahora que tiene el poder y como dicen algunos ’ahora que empieza verdaderamente su presidencia’, vamos a ver qué presidente es gestionando. Hasta ahora construyó el poder para no salir eyectado antes de tiempo. Ahora tiene que gobernar”, sentenció.

Como una especie de ¿crítica?, Blanck agregó que Macri tiene algunos problemas de comunicación, que es “débil o laxo” en ese terreno, para los “usos y costumbres” de la política argentina. “Por ahí comunican de otra manera que nosotros, los que la vemos desde la primera línea de la plantea, no entendemos”, reflexionó.

La explicación del editorialista de Clarín se debe a que, según él, el Gobierno tuvo muchos logros pero “sin embargo no es la primera vez que queda entrampado”, en referencia al debate sobre el recálculo de las jubilaciones que proponen desde la Casa Rosada y que aún no es seguro que vaya a conseguir que se vote en el Congreso.

Sobre ese punto Black dijo que hubiera sido mejor que el Gobierno hubiera buscado otro lugar, una “alternativa”, de donde sacar “los $ 60 mil millones al año” que decidió retirar del bolsillo de los jubilados. Sin embargo terminó justificando a Macri con una curiosa definición: “A veces me parece, y cada vez me parece más, que algunas cuestiones están en la discusión del mundo de la política, de la economía y del periodismo pero no en el del público que anda caminando por la calle. Cosas que a nosotros nos parecen horripilantes la gente por ahí que no le da importancia. Y cosas que por ahí para nosotros tienen relevancia para la gente tampoco tienen importancia. Tenemos un problema de conexión entre lo que nosotros reportamos, informamos y analizamos mirando el mundo de la política y mucha gente que todos los días en la calle, en sus cosas, tiene la cabeza en cuestiones que nosotros no alcanzamos a ver y que la política no alcanza a ver”.

Curioso, ya que quien habla es, teóricamente, un especialista en comunicación social y quien conduce uno de los diarios que “la gente” más consume. ¿Falta de conexión o estrategia de despolitización y desmoralización social?

Como era de esperar en una conversación entre dos chupamedias de Macri, en toda la entrevista las palabras ajuste, represión, tarifazos, pobreza, hambre, inflación, despidos, desocupación, precarización y endeudamiento brillaron por su ausencia.

Sobre las últimas detenciones y procesamientos a exfuncionarios del gobierno kirchnerista, Blanck dividió su opinión en dos. Por un lado dijo que, a diferencia de las prisiones por hechos de corrupción (como las que pesan sobre Boudou y De Vido, por ejemplo), en este caso es discutible que “una decisión política diplomática como el pacto con Irán sea pasible de ser revisada por la justicia”. Específicamente se refirió a los casos de Cristina Fernández, Carlos Zannini y Héctor Timerman. Y por otro lado, afirmó que a algunas de esas personas se les haya detenido con prisión preventiva es parte de las facultades de los jueces que actúan en las causas. “Vos podés discutir si te gusta la ley o no, pero los jueces que están deteniendo funcionarios más o menos notorios están aplicando la ley”.

Por último Blanck habló del “peronismo” cuando le preguntaron por estos dos años que esa fracción política patronal lleva en la oposición. “El peronismo esperó que alguien le hiciese el trabajo de correr a Cristina del centro absoluto de la escena. El peronismo no tuvo ni el coraje ni la determinación ni la capacidad de construcción de una fuerza alternativa a Cristina, sino que que tuvo que esperar a que Macri le ganara en 2015 y en 2017. Ahora sí el peronismo se encamina a construir una estructura de reemplazo de la del kirchnerismo y, si Dios lo ayuda, encontrar un liderazgo alternativo al de Cristina. Por ahí Dios lo ayuda pero no en los próximos dos años”.

Vale recordar que Blanck fue uno de los más entusiastas paladines del llamado “periodismo de guerra” durante la segunda mitad del gobierno kirchnerista, tras el divorcio de la corporación de Héctor Magnetto con Néstor Kirchner, a quien habían bancado con fervor entre 2003 y 2008. De hecho la misma definición “periodismo de guerra” la adoptó el propio Blanck en una viralizada entrevista dada a este diario en el año 2015.







Temas relacionados

Luis Majul   /    Cambiemos   /    Julio Blanck   /    Grupo Clarín   /    Clarín   /    Mauricio Macri   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO