Cultura

IDEAS Y DEBATES

José Revueltas, ¿lector de Trotsky?

José Revueltas fue uno de los intelectuales militantes más importantes del siglo XX mexicano. Y no estuvo exento de una relación compleja y contradictoria con el pensamiento de León Trotsky. Pasó de la hostilidad al reconocimiento de su rol y sus ideas.

Pablo Oprinari

Ciudad de México / @POprinari

Sábado 19 de agosto de 2017 | 20:36

No hay quien conozca la historia de José Revueltas y no se haya asombrado al leer estas escuetas líneas. “El camarada Negrete de México ha sido arrestado y encarcelado. Incluyo aquí la nueva dirección de los camaradas mexicanos: José Revueltas, Pescaditos 20, México, D.F.”, escribió el estadounidense Abern a León Trotsky, a finales de marzo de 1930 (1).

Si esto fue así, toda la evidencia muestra que Revueltas se alejó rápidamente de cualquier aproximación a los primeros núcleos de la Oposición de Izquierda que actuaban al interior del Partido Comunista Mexicano (PCM). Y adoptó una profesión de fe estalinista durante 30 años.

El acercamiento más significativo de Revueltas al pensamiento de Trotsky vino a partir de los años 60. La revolución cubana golpeaba frontalmente el etapismo de los partidos comunistas latinoamericanos, y confirmaba, a su manera, la tesis postulada por el revolucionario ruso que afirmaba que en un país de desarrollo atrasado y oprimido por el imperialismo, era posible que las clases dominantes fueran expropiadas antes que en los países capitalistas más avanzados. Inició un resquebrajamiento de la hegemonia estalinista en la izquierda latinoamericana, que hasta entonces sólo era cuestionada por los seguidores de Trotsky.

En esos años Revueltas, escribe y publica su Ensayo sobre un proletariado sin cabeza, después de ser expulsado del PC y de formar la Liga Leninista Espartaco (LLE). Aunque la LLE profesaba hostilidad hacia los trotskistas, el pensamiento político de Revueltas comenzó a distanciarse progresivamente de las concepciones estalinianas, en primer lugar respecto a la revolución mexicana y la actitud ante el régimen posrevolucionario encabezado por el PRI. A tal punto que como el mismo Revueltas cuenta, Vittorio Vidalli –el “Comandante Carlos”, agente de la GPU que actuó en América Latina y España– lo presionó para que no publicase su Ensayo sobre un proletariado sin cabeza ya que lo iba a confrontar con el “movimiento comunista internacional”(2).

En 1967 escribe un texto que marcó un cambio indudable. Allí cuestionaba las tesis clásicas del estalinismo y decía “Sólo hay un calificativo con el que le resulta a Stalin imposible en absoluto caracterizar la tendencia de Trotsky, pero que en realidad, también, es el único que le corresponde y que merece: el calificativo de leninista, la tendencia que de no haber muerto, Lenin mismo sin duda representaría dentro de las nuevas circunstancias históricas”(3). Huellas similares pueden encontrarse en el texto “Significación actual de la revolución rusa de Octubre” (cuya primera versión fue escrita en la cárcel de Lecumberri en 1970), y en la entrevista publicada en el libro Cárdenas y la izquierda mexicana.

¿Revueltas leyó a Trotsky? “Yo sí lo leía” afirmó sin dejar lugar a dudas. En los años de su acercamiento al PCM, en las ediciones que éste hizo antes que Trotsky y otros autores fueran prohibidos por el estalinismo.

Estas lecturas pueden rastrearse también en su madurez, aunque no es posible saber la profundidad de las mismas. En “Significación...” sostiene la necesidad de revisar críticamente definiciones de Trotsky que enumera puntualmente. Y en la mencionada entrevista, hace referencia al programa de transición, las discusiones en la IV Internacional sobre el carácter de la URSS, y el balance de la revolución española. Revueltas leyó también la biografía de Isaac Deustcher sobre Trotsky y se refiere a las críticas que aquel formula. Incluso menciona el libro sobre La Revolución Española del historiador Pierre Broué, de filiación trotskista, al que califica como uno de los mejores sobre el tema.

Manuel Aguilar Mora, quien escribió la primera crítica al “Ensayo” en el año 1962 y mantuvo una relación política con José Revueltas, cuenta en entrevista que al calor del movimiento estudiantil y popular de 1968 aquél se acercó a los trotskistas del Grupo Comunista Internacionalista. Estos fueron su principal contacto en la cárcel y publicaron el texto que leyó ante el juez en su publicación La Internacional.

Aguilar Mora también da cuenta de algunas de las diferencias existentes, las cuales pueden rastrearse en lo que Revueltas escribió en este periodo. Hay cuestionamientos explícitos, como el anuncio de un nuevo prólogo para el Ensayo, donde revisaría la concepción de partido, lo cual fue truncado por su fallecimiento.

Y hay puntos de vista distintos, por ejemplo sobre el fenómeno de la burocratización, que abordaremos en otros artículos. José Revueltas nunca se consideró trotskista, su proyecto a fines de los 60 era impulsar un nuevo movimiento comunista internacional en el cual participarían los trotskistas. Pero su evolución teórica y política en los años ´60, en la cual seguramente se inscriben sus lecturas de y sobre Trotsky, abrió el camino para el desarrollo de una perspectiva en el marxismo, alternativa al estalinismo.

También te puede interesar:

José Revueltas y su ensayo sobre un proletariado sin cabeza

Entrevista con Manuel Aguilar Mora: “José Revueltas nos abrió camino”

Notas

(1) Olivia Gall, Trotsky en México, Era, 1991, México DF, p.56.
(2) José Revueltas, Escritos políticos III, Era, 1984, México D.F., pp. 215-217.
(3) “La guerra fría entre las potencias socialistas: parte del contexto de la tercera guerra mundial”, en José Revueltas, Escritos políticos III, Era, 1984, México DF, p.183.







Temas relacionados

León Trotsky   /    José Revueltas   /    Historia   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO