Juventud

¿Hasta el Fondo siempre?

Compartimos un poema de Giuliana Ruiz, estudiante de Bellas Artes de la UNLP.

Viernes 12 de julio | 21:34

El lunes 13 de mayo,
el gobierno anunció
el fin
de las conocidas
jubilaciones de amas de casa

Y a pesar que,
cualquiera
que no cumpliera
con los 30 años de aportes
podía cobrarlas,
las mujeres
han sido con esta medida
las más beneficiadas

Porque
son las que tienen los peores trabajos,
los más precarios.
Con salarios terriblemente bajos,
y en negro.

Son las niñeras,
las empleadas domésticas.
Las que hacen jornadas larguísimas
que ni siquiera les son reconocidas.

Son las que al llegar a sus casas,
sufren una doble explotación:
realizando el trabajo doméstico
que no tiene remuneración.

En el medio de esta noticia,
de este arrebato,
no podemos obviar
que Argentina sostiene un pacto con el Fondo Monetario

Y ¿Qué es el FMI?
Es un organismo internacional,
que se encarga de dar créditos
a nivel mundial.
A todos los países.

Generando una dependencia,
penetrando en las raíces
de cualquier Nación.

¿Qué significa esta cuestión?
Que a cambio de la plata
que el FMI decide prestar,
este impone sus condiciones, sin titubear.

Imponiendo medidas, políticas
al país que adquiere la deuda.

A cambio,
te meten una reforma laboral,
una jubilatoria;
un ajuste brutal,
despidos en cantidad
¡y de represión a lxs que luchan,
ni hablar!

Como cuando gasearon
a las trabajadoras de Madygraf,
o cuando reprimieron
en la oscuridad (cosa que es ilegal)
a lxs despedidxs de Siderar.

O cuando tiraron
contra la juventud
por reclamar
un presupuesto decente en educación,
o en salud.

Eso es recorte
para el pueblo trabajador,
la plata va para el pago de la deuda
no para las necesidades
de la población.

La quita de las jubilaciones
de amas de casa,
pareciera algo así
como un castigo patriarcal.

Es una muestra, en pequeño
(que afecta en grande)
de que en el país
donde se mete el Fondo Monetario Internacional,
los derechos de mujeres y disidencias,
no son prioridad.

Y que tampoco lo serán,
con este gobierno
ni con cualquiera que decida pagar.

Este sistema, es profundamente patriarcal.
Y sus instituciones y organismos
no se van a diferenciar.

Fue claro el mensaje,
después de este 28 de marzo,
se anunció sin vueltas,
que el aborto legal
no iba a ser tratado.

Para ser más concreta aún,
quien gane las elecciones este año,
si decide seguir pagando,
tiene que desembolsar 40 mil millones de dólares al Fondo Monetario.

Y solo 28 mil,
es plata que se puede sacar
de exportaciones del campo.
En cosechas récord, como este año.

Entonces, entre tanto número
me pongo a pensar

¿Por qué tenemos que pagar
una deuda que las mayorías
nunca decidimos tomar?

¿Porqué siempre lxs de abajo
tenemos que pagar
los platos rotos
de lxs de arriba?

No podemos resignarnos
a que los que están llenos de guita
rifen nuestras vidas.

¿Cómo sería una situación
en donde las decisiones la tomen
realmente lxs trabajadores?

Muchxs comentan,
que si no pagamos la deuda,
Estados Unidos nos invade,
nos hacen una guerra,
nos bloquean.

O que se van a llevar
las inversiones del país,
que nos van a vaciar.

Y nunca falta el argumento
de que es utópico
plantarse ante un organismo internacional.

Siempre la respuesta es que te tenés que resignar.

Ante todas estas ideas,
hay otrxs que plantean,
que hay que pelear
por vidas que merezcan ser vividas,
porque la crisis la paguen lxs que la generaron.

Se puede llevar adelante el no pago
al Fondo Monetario,
y esto, acompañado,
de crear una banca estatal única
para que no se fugue la plata.

Con la cuestión de la guerra,
Estados Unidos no es ingenuo.

No se puede tolerar
semejante ataque, brutalidad.

Hoy, se levantaría una movida
antiimperialista mundial.

Hay que monopolizar el comercio exterior,
para que el Estado legisle
sobre lo que se exporta
y lo que se importa.

Sobre los dólares que entran
y los que salen.

Organizando un plan económico
basado en tus necesidades.

Todas estas medidas, pueden lograrse.

Pero no las va a llevar adelante,
un gobierno como el de Macri,
que saca las jubilaciones de amas de casa,
que te caga de hambre,
que sube los precios,
que hace que los sueldos
cada vez rindan menos.

Todas estas medidas, pueden llevarse adelante.

En un gobierno distinto,
en un gobierno de lxs trabajadores.

El único que va a cuestionar
las ganancias de lxs patrones.

Un gobierno de lxs trabajadores.
Que enfrente
a quienes atacan tus derechos
a nivel mundial.

Un gobierno de lxs trabajadores,
que se apoye en los pueblos del mundo.

Cuando hablen de utopía,
si vos también querés pelear
por una vida digna,
por vidas que merezcan ser vividas,
entonces,
podés decir,
que vos no querés ligarla siempre.

Que quizás prefieras
ser un utópicx
a tener que acostarte todas las noches
sin cuestionarte

porqué la salida tiene que ser
hasta el fondo siempre.







Temas relacionados

La Plata, Berisso y Ensenada   /    Literatura   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO