Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Hacia el plenario de agrupaciones clasistas

Este sábado 23, desde las 14 hs en el Hotel Bauen, se va a hacer un plenario nacional de delegados de las agrupaciones clasistas que el PTS impulsa junto con compañeros y compañeras independientes.

Jueves 21 de septiembre de 2017 | Edición del día

Durante estas semanas se hicieron reuniones de muchas de las agrupaciones clasistas donde se comenzó la discusión y se eligieron compañeros y compañeras para ser parte del Plenario. Para conocer los objetivos de la reunión hablamos con Raúl Godoy, trabajador de Zanón y diputado provincial del FIT en Neuquén y Camilo Mones, delegado de la Comisión Interna de PepsiCo

¿Cuál es el objetivo de la reunión del sábado?

Camilo: Queremos en primer lugar discutir cómo nos vamos a preparar para el próximo período. El Gobierno y las patronales consideran que llegó el momento de ir por las conquistas de los trabajadores. Ellos leen el resultado de las elecciones y dicen "es ahora". Están discutiendo una reforma laboral que sabemos que no podrá ser como la de Brasil pero se juegan a que sea un avance para imponer mayor flexibilización aún.
Los dirigentes de la CGT están otra vez en la tregua, incluso se volvieron a reunir para conversar con Triaca. La CTA no ofrece alternativa alguna. El kirchnerismo por su parte, lo único que hacen es quejarse de que la derecha saca votos. Su estrategia fracasó, querían ganarle a Macri electoralmente llamando a que nadie se movilice. El Gobierno quiere una reforma consensuada con la burocracia y nosotros tenemos que prepararnos para ese momento. Va a ser un período de mayores conflictos y tenemos que sacar las conclusiones de las luchas duras como la que estamos dando nosotros y también como pelear por la unidad de la clase trabajadora para que de una respuesta conjunta al ataque que se viene.

Raúl: Las libertades políticas están en peligro. El caso Santiago Maldonado y la represión a los mapuches es escandaloso, El movimiento obrero debe tomar la desaparición forzosa de Maldonado por la Gendarmería y la lucha de los pueblos originarios que quieren desplazar de sus tierras como causas propias.
La Gendarmería es una fuerza que nos reprimió en varias ocasiones, tanto con el Gobierno de Cristina como con Macri. El discurso del Gobierno envalentona a estos perros guardianes que nos reprimen con el apoyo de una justicia cómplice. Ellos se endurecen, nosotros debemos hacer lo mismo y plantarnos ante los ataques.
Los compañeros y compañeras de PepsiCo volvieron a demostrar que donde está el PTS y trabajadores clasistas, hay resistencia frente a los ataques. Nosotros tenemos una tradición que es convertir a cada conflicto duro en una gran batalla de clase. Para eso volcamos todas las fuerzas posibles, tratamos de ganarnos a la mayoría del pueblo trabajador para la causa de la lucha, nos ponemos firmes, golpeamos a las empresas donde màs les duele. Hemos llegado al punto de desarrollar las gestiones obreras que son situaciones muy difíciles con tal de no perder los puestos de trabajo. Esto nos caracteriza como corriente desde hace tiempo. Te diría que desde las luchas de las que fuimos parte en el Astillero Rio Santiago en los 90 hasta PepsiCo. En Zanón dimos una lucha de años, llegamos a mostrar que los trabajadores podemos producir sin patrones, como en Madygraf. Durante el gobierno kirchnerista fuimos parte de las luchas de Kraft y Lear, de Maffisa y el Casino y ahí los K no ahorraron esfuerzos para atacarnos. Siempre estuvieron del otro lado, junto a las patronales. En el Casino reprimieron 8 veces con la Prefectura, en Kraft con la Bonaerense, en Lear con la Gendarmería y en Mafissa también con la Policía, con el grupo Halcón, escuadrón de Motos y Helicópteros y dejaron a 18 compañeros presos en 14 comisarías durante tres días .
Nosotros estuvimos al frente o fuimos parte central de esos conflictos. Ahí los K mostraron lo que eran y son. Cuando tuvieron que optar nos la dieron con saña. A los oligarcas del campo que bloquearon el país y lo desabastecieron, no les mandaron ni al oficial de calle. A nosotros, nos detuvieron, nos golpearon, gasearon y procesaron. Esto es así porque nosotros buscamos que surja y se desarrolle una vanguardia obrera y sabemos que la única forma de hacerlo es a través de la lucha de clases y desafiando los límites que los gobiernos y el régimen capitalistas está dispuesto a conceder. Para ellos, estaba bien que haya sindicatos que discutan paritarias sin tocar los convenios noventistas, pero cuando decís que no aceptas que haya tercerizados, cuando decís que no aceptas convenios a la baja como quisieron hacer en Lear, los mismos dirigentes kirchneristas no dudaban en aliarse a lo peor de la burocracia, a los grandes monopolios imperialistas y atacarte con todo. Así hicieron en el FFCC cuando fue la lucha de los tercerizados, que llevó años hasta que en el Roca en el 2010 se rebelaron los más explotados y la burocracia de la UF que apoyaba al Gobierno en ese entones mataron a Mariano Ferreyra del PO. Los "Nacionales y Populares" estuvieron luego con Lear y la Ford, con Pignanelli y su patota porque una interna independiente se negaba a firmar convenios a la baja. Nuestra pelea es por que surja un sector clasista de la clase obrera que luche por terminar con las divisiones que impusieron desde la dictadura y el menemismo y de ahí se explica nuestra tenacidad. Tuvimos algunos triunfos y varias derrotas pero vamos sentando una tradición de lucha consecuente. Queremos que eso se transforme también en una organización más extendida, para prepararnos para lo que se viene.

Camilo: Si, ahora todo indica que va a haber un ataque más general. Por eso tenemos que tener fuerza en los sindicatos para poder pelear por imponer allí a las direcciones de esas organizaciones de masas que rompan con su pasividad y con la tregua que le dan al Gobierno y llamen a luchar contra los ataques que vendrán hasta derrotarlos. Esa política es conocida como Frente Único Obrero, que comienza con la pelea por lograr una respuesta unificada frente al ataque de los empresarios y sus gobiernos y puede culminar, con la exigencia a los dirigentes reformistas a que rompan con las patronales y formen un Gobierno de trabajadores.

Nosotros somos conscientes que para impulsar una política de este tipo hay que tener fuerza. A ninguna burocracia le vas a imponer nada si no tenés fuerza propia. Entonces en el plenario vamos a discutir porque hay lugares donde tenemos que acumular fuerzas y en otros donde la izquierda de conjunto, con la fuerza que tiene, como en docentes por ejemplo, podría imponerle a la burocracia medidas de lucha y formas de organización superiores a las que ellos están dispuestos a impulsar. Al menos se podría luchar por esto y si la burocracia se niega, hacer que los clasistas avancemos en los sindicatos. Vemos que la mayoría de las corrientes de izquierda es conservadora y se contenta con el lugar que ya tenemos en los sindicatos.

¿Cómo ven la situación en las fábricas?

Camilo: En estos años se desarrolló una militancia en muchas fábricas que pusieron en pie Comisiones Internas y muchas lograron conquistas y mayores libertades para los trabajadores. Pero en la situación que se viene va a ser muy difícil dar una pelea solo por fábrica. En una fábrica aislada, cuando las patronales deciden dar una pelea de conjunto es muy difícil resistir. Hay luchas que son ejemplares, desde Jabón Federal en el 2006 hasta la que venimos llevando adelante nosotros en PepsiCo. Cada una es una verdadera batalla de clase y para nosotros son "escuelas de guerra". Pero la posibilidad de resistir por fábrica es difícil si no hay franjas de la clase obrera que luchen para que exista una resistencia de conjunto. Nosotros en esta reunión del sábado vamos a discutir sobre esto. Los compañeros y compañeras que durante años pelearon a nivel de fábrica centralmente y lograron conquistas, tienen que dar un nuevo paso adelante y militar para que la clase trabajadora esté a la altura del ataque que se viene. No habrá otra forma de pararlos.

Todos ven que se viene un ajuste. Se discute abiertamente que va haber una reforma después de las elecciones. En la industria hay un sector que cree realmente que si se bajan las pretensiones las patronales no van a atacarte, que están dispuestos a perder algo para no perder todo, es decir para no perder el puesto de trabajo. Esto lo impulsan las patronales y la burocracia. Son los que atacan a la izquierda diciendo que hay cierres y despidos porque nosotros reclamamos demasiados derechos. Imaginate que una empresa como PepsiCo o Kraft va a tener algún problema de rentabilidad porque tenemos algunos derechos elementales! Esto además es una mentira total, porque si dejas pasar los primeros ataques después vienen por más. Nos contaban los compañeros gráficos de una empresa que le debía a los compañeros decenas de miles de pesos y firmó un acuerdo para que los trabajadores resignen ese dinero a cambio de que no cierren. Después de firmar esto, la patronal despidió a 20 obreros. También están tratando de meter la idea de que si "hacés las cosas bien, si trabajas como corresponde", vas a poder ir mejorando. Esa es la ideología pura del Gobierno de Macri, la idea de que se va mejorando por tus méritos individuales, que quieren que entre en la clase trabajadora. En este marco hay compañeros y compañeras que aún creen que estas conquistas pueden sostenerse por fábrica y se organizan para defenderlas. Con ellos nosotros peleamos en común pero les planteamos que sin una organización que peleé para que los trabajadores luchemos como clase, no tendremos salida. Para nosotros ser clasistas es considerar que no hay salida, no solo individual, sino tampoco por fábrica, empresa o establecimiento.

RaúlEsta concepción nos lleva a plantearnos un cambio serio en la militancia de los luchadores y de quienes comparten con nosotros el impulso de las agrupaciones clasistas. Queremos que los activistas, los luchadores no solo militen en sus lugares de trabajo y por sus reivindicadores. Queremos que sean militantes de toda su clase, que un militante de una agrupación por ejemplo de docentes, ayude a formar una tendencia clasista en otro gremio, en la UOM o en la Alimentación. Que los militantes en sus fábricas peleen no solo por los intereses inmediatos de los trabajadores de cada lugar sino por las causas de toda la clase obrera y el pueblo como ahora es la aparición con vida de Santiago Maldonado. Llevado hasta el final, esta pelea significa que o los trabajadores nos organizamos, recuperamos sindicatos, ponemos en pie nuevas formas de organización que incluyan a los desocupados, a los precarios y derrotamos a los capitalistas o ellos se van a imponer sobre nosotros y nos van a condenar a nuevos años de bajos salarios, desempleo y precarización. Para poder vencerlos, los trabajadores tenemos que unirnos a todo el pueblo pobre y construir una organización política que para nosotros es un partido revolucionario de la clase trabajadora. Sabemos que muchos compañeros y compañeras aún no comparten esta perspectiva plenamente pero queremos pelear con ellos codo a codo para que exista una militancia clasista que considere propia cada pelea de cualquier sector de nuestra clase. Es la tradición de nuestras agrupaciones. Muchos de nuestros compañeros efectivos fueron despedidos y a la mayoría logramos reincorporarlos por defender y organizar la lucha de los tercerizados, como en el FFCC Roca a comienzos de este siglo o en Zanon, que las dimos juntos a los movimientos de desocupados que luchaban por trabajo genuino. Pero también en aeronaúticos, alimentación, SMATA, gráficos, etc y nos movilizamos al Parque Indoamericano cuando la mayoría trabajadores inmigrantes peleaban por un terrenito para sus viviendas. La unidad de las filas obreras, entre ocupados y desocupados, efectivos y precarizados, nativos o extranjeros es un principio para nosotros.

¿Qué peleas van a dar dentro de los sindicatos y en las elecciones?

Camilo: En la lucha dentro de los sindicatos, nosotros peleamos para que sean independientes del Estado y de todas las variantes patronales. Ya vimos como en docentes la lucha fue a medias porque había que enfrentar a los gobernadores K y Baradel y Yaksy, obviamente no querían. La defensa de la Educación hoy está en manos de los secundarios que toman escuelas en CABA, los docentes deberían imponer a Ctera medidas concretas de apoyo a esa lucha.
Nosotros sabemos que la independencia de los sindicatos de los partidos patronales no es sólo rechazar su influencia, sino convencer a cada vez más compañeros y compañeras para las ideas de independencia de clase. Esa idea de que los trabajadores debemos solo confiar en nuestras fuerzas, que tenemos que hacer política pero una política de clase, que hoy la encarna y la difunde el FIT, pese a las diferencias que hay entre quienes lo conformamos. Por eso la pelea por la independencia de los sindicatos de la influencia de los partidos patronales llevada hasta el final implica ganar sectores cada vez más amplios para la izquierda clasista, hacer campaña electoral y ganar la conciencia de los trabajadores. Para ello vamos a impulsar en los lugares de trabajo una fuerte campaña electoral clasista destacando a los candidatos trabajadores, empezando por Raúl y Alejandro Vilca que son obreros que logran en el terreno político electoral grandes resultados y llegada a los trabajadores sino también a los cientos de compañeros que son candidatos en las listas de FIT que encabeza Nicolás del Caño, Myriam Bregman, Noelia Barbeito y otros compañeros. Vamos en este terreno también a una lucha política sobre todo con el kirchnerismo que está bastante desmoralizado pero que insisten en que son la única alternativa para golpear a Macri. Nosotros somos conscientes de que eso no es así, que además necesitamos diputados de izquierda y conquistar sectores cada vez más grandes para la izquierda clasista porque los que se dicen opositores votaron las leyes que necesitó Macri. Solo la izquierda estuvo y va a estar en la lucha abierta contra el Gobierno y las patronales, tratando de ganar internas, delegados y sindicatos para responder a ese ataque y peleando para que la clase trabajadora de conjunto esté a la altura de dar una respuesta.







Temas relacionados

Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO