Mundo Obrero

El "traidor" de los petroleros: Roberti apoya la reforma previsional

El peronista Alberto Roberti, número uno en el gremio del petróleo fue uno de los diputados que garantizó el quórum para llevar adelante el robo a los jubilados. El nefasto rol del sindicato y de la comisión interna de Shell. Ante esto, la importancia de organizarse en una fuerza superior para enfrentar los ataques.

Gustavo Michel

Trabajador de Shell en Refinería de Dock Sud / Agrupación Naranja Petrolera en el Movimiento de Agrupaciones clasistas / @Michel_gus

Miércoles 20 de diciembre de 2017 | 13:49

El pasado lunes en el marco del tratamiento de la Ley de Reforma Previsional, tanto el sindicato como la Federación del petróleo no pararon durante la jornada de protesta. Es que su Secretario General, el peronista y camaleónico Alberto Roberti fue uno de los diputados que garantizó el quórum a Cambiemos para que se trate el robo a los jubilados, pero a la hora de votar, se borró olímpicamente.

Los gremios petroleros que dirige Roberti a través de un comunicado oficial firmado por Mario Lavia (prosecretario gremial) y Pedro Milla (Secretario gremial), habían anunciado que se plegarían a las medidas de la CGT. A pesar de esto, se encargaron de boicotear el paro durante la mañana del mismo día y la bronca de los compañeros comenzó a caldearse en la refinería de Dock Sud. Al mismo tiempo, una brutal represión se desataba en los alrededores del Congreso, sobre trabajadores y jóvenes que se manifestaban contra la reforma antiobrera y antipopular que el mismo dirigente petrolero apoya dentro y fuera del recinto.

Pero era de esperarse. Roberti, que en un tiempo fue duhaldista, luego estuvo con De Narvaez (que vaya a saber qué es de su vida), fue kirchnerista, massista y hoy garante del quórum para la reforma que exige el FMI, está acusado de enriquecimiento ilícito y por hacerse de las arcas de la obra social petrolera. En 2016 estaba en el ranking de los 10 hombres más ricos del país, un dirigente de la burocracia sindical que vive como empresario, y así, se convirtió en una pieza clave en tablero de las operaciones en el Congreso, jugando desde el peronismo a favor del Gobierno de Macri.

La comisión interna trucha: el brazo ejecutor de la política de Roberti

La bronca de los compañeros se empezó a sentir ante la impostura y el ninguneo del sindicato, unos días antes. La fraudulenta comisión interna de Shell ignoró conscientemente cada reclamo, y petitorio, que los trabajadores de la multinacional millonaria les hicimos durante el fin de semana y que exigían asambleas y un pronunciamiento contra la reforma previsional. Esto no es una casualidad ya que parte de esta comisión interna, hija de un fraude electoral, integra también el cuerpo directivo del sindicato petrolero de Avellaneda.

Levantaron la medida de fuerza por teléfono con el insólito argumento de que apoyaban el reclamo pero por tratarse de una cuestión "política" no correspondía llevar adelante ninguna acción para voltear esta ley, que bien sabemos significa una reducción a las ya miserables jubilaciones que cobran aquellos que trabajaron toda su vida. Llegaron a decir que "aunque paremos nosotros, no cambiamos nada". Quieren hacernos creer que no tenemos fuerza, que si paramos una refinería que abastece el 25% del mercado de combustibles no tiene ningún impacto. ¡Son unos caraduras al servicio del Gobierno de los empresarios!

Esta nueva traición hacia los trabajadores, empezando por Roberti hasta quienes integran la Comisión Interna trucha, vuelve a demostrar que debemos recuperar nuestras herramientas de organización.

Nada es imposible y menos enfrentar las políticas de ajuste y represión que quieren imponer Macri y los gobernadores. Los trabajadores debemos torcer esa posición de complicidad de las burocracias sindicales y en ese sentido, la necesidad de impulsar y fortalecer las agrupaciones clasistas en cada fábrica, en cada lugar de trabajo para avanzar hacia una fuerza política organizada superior que esté a la altura de enfrentar los ataques. La Naranja Petrolera arrancó ese camino para defender nuestras conquistas y pelear por nuestros derechos porque nuestras vidas, valen más que las ganancias de Roberti y sus amigos empresarios. Estuvimos en el Congreso para repudiar la ley que ataca a nuestros abuelos y seguiremos movilizándonos como parte del Movimiento de Agrupaciones Clasistas, junto a Nicolás del Caño, Myriam Bregman y Nathalia González Seligra, legisladores del PTS/FIT. No podemos quedarnos con los brazos cruzados como ellos pretenden porque los trabajadores debemos decidir sobre nuestro futuro y no un puñado que solo persigue intereses individuales.








Temas relacionados

Contrarreformas   /    Agrupación Naranja Petrolera   /    Reforma previsional    /    Alberto Roberti   /    Shell   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO