Política

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

El genocida Etchecolatz ya está en su casa de Mar del Plata

A Miguel Etchecolatz, condenado a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad, un juez de la dictadura le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria. Esta tarde fue trasladado desde el penal de Ezeiza a su casa de Mar del Plata.

Viernes 29 de diciembre de 2017 | Edición del día

Pasaron tan solo 48 horas desde que el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6 fallara a favor de otorgarle el beneficio de prisión domiciliaria al genocida Miguel Ángel Etchecolatz, hasta que fuera trasladado a su casa del Bosque Peralta Ramos. A pocas cuadras vive una víctima de Etchecolatz.

A pesar que esta decisión judicial recibe el repudio de organizaciones de derechos humanos, sociales y políticas, de los hijos e hijas de genocidas que desprecian el accionar de sus progenitores, y de las abogadas de Julio López, la dra Guadalupe Godoy y Myriam Bregman, Etchecolatz ya se encuentra en su domicilio de Mar del Plata.

Nuevamente los defensores, para pedir el beneficio de la excarcelación, escudan sus reclamos en supuestos problemas de salud. Los abogados de los genocidas suelen acudir a este requerimiento alegando que los “viejitos” que representan tienen un estado de salud frágil.

Sin embargo, cuando en 2015 los abogados defensores de Etchecolatz habían solicitado la prisión domiciliaria sosteniendo que “su cuadro de salud empeoraba con la situación de encierro”, el Cuerpo Médico Forense, respondió que el detenido podía continuar su tratamiento en el hospital penitenciario de Ezeiza. Por lo cual el genocida continuó detenido hasta hoy.

Lo más grave de este episodio fue que la médica forense que le negó el beneficio, Virginia Creimer denunció que después de haber tomado los exámenes de salud de Etchecolatz, encontró un cuchillo de carnicero con sangre en la puerta de su casa.
Lo que volvió a demostrar que Etchecolatz no es un viejito frágil, sino que continúa vinculado al poder. El excomisario de la Bonaerense es el principal sospecho de la segunda desaparición del testigo clave Jorge Julio López. El testimonio de López fue fundamental para condenar a cadena perpetua al genocida.

Hoy Etchecolatz está en libertad, mientras todavía no se conoce dónde está Julio López ni quién tiene apropiada a Clara Anahí Mariani.

Etchecolatz conoce quién se apropió de Clara Anahí Mariani, hija de Diana Teruggi y Daniel Mariani, quien fuera secuestrada de su hogar durante un operativo en La Plata en noviembre de 1976 en el asesinaron a su madre. Fue el propio genocida que comandó el operativo.

Este genocida hoy está en su casa de Mar del Plata.







Temas relacionados

Prisión domiciliaria    /    Miguel Etchecolatz   /    Dictadura cívico-militar-eclesiástica   /    Jorge Julio López   /    Genocidio   /    Libertades Democráticas   /    Mar del Plata   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO