Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

El PO y un extraño balance del Plenario del Sindicalismo Combativo

Tras el plenario de la última semana, se realizaron distintos balances. Aquí, un debate sobre el que hicieron los compañeros del Partido Obrero.

Camilo Mones

Dirigente obrero del Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC)

Lunes 17 de agosto | 23:21

Desde el Movimiento de Agrupaciones Clasistas hicimos un balance sobre el plenario sindical de esta semana, titulado “Plenario del Sindicalismo Combativo: un paso adelante y una gran oportunidad”. En el caso de los compañeros del Partido Obrero han hecho un balance cuanto menos extraño del buen encuentro que hicimos del PSC.

¿Cómo construimos una jornada de lucha realmente masiva?

Primero, un debate más normal, aunque aclaremos que el PO va y viene con su posición. Los compañeros plantearon la necesidad de que sea solo el PSC el organizador de la Jornada de Lucha que todos acordamos que hay que hacer para salir a las calles. Apelando a cierto confusionismo, plantean que "en un marco de acuerdo mayoritario, uno de los debates que se desenvolvió en el encuentro fue el carácter que debía adoptar la jornada nacional. Un sector de los participantes planteó que la jornada nacional convocada por los sindicatos clasistas debía ser convocada en común por la izquierda, concretamente el FIT-U. Por varios motivos fue rechazada y con diversos argumentos desde distintos sectores. La Coordinadora Sindical Clasista la rechazó desde una posición política histórica del trotskismo (NdR: ¿de dónde sacaron esto?). Los sindicatos recuperados agrupan a la masa de sus afiliados y tienen precisamente la virtud de agrupar al conjunto de la rama que representan y luchar con la masa de los compañeros cuando hay disposición para ello. Pero porque representan a la totalidad de los afiliados, no pueden convocar como brazos de la izquierda que es a ojos vista minoritaria todavía en la base del movimiento obrero. Sería una convocatoria inútilmente divisionista que no contribuye a la evolución de los trabajadores y de sus mejores activistas todavía no ligados a la izquierda"

Esto sería, según plantea el balance del PO, obra de un nefasto “electoralismo”. Sin embargo, si tratamos de pasar el artículo por la prueba de google uno puede encontrar cosas tan interesantes como la nota titulada "En las calles contra la reforma laboral. Gran marcha del sindicalismo combativo y la izquierda”. Es del 12 de Octubre del 2017 y dice que “miles de trabajadores participaron de la movilización de los sindicatos combativos y de la izquierda al Ministerio de Trabajo en rechazo a la reforma laboral que impulsa el gobierno". En la misma nota se hace referencia a un tweet del compañero Gabriel Solano que dice: "Solo el @FdeIzquierda en las urnas y en las calles es la que enfrenta el ajuste del gobierno" (Prensa Obrera (@prensaobrera) 12 de octubre de 2017).

Es decir que el PO se molesta y considera casi una falta de principios la posición de quienes empujamos la unidad de los sindicatos clasistas y la izquierda… pero puede llegar a tener otros principios. Dirán que antes estábamos todos contra Macri y ahora la base confía en Alberto Fernández. Es verdad. Pero antes o después, esto tiene una solución: la consulta a los propios trabajadores que nunca viene mal. Incluso si tomamos el programa del PSC es realmente avanzado para “la totalidad de los afiliados”. Pero es un programa correcto para sentar las bases de un polo antiburocrático y combativo en el movimiento obrero, por eso una vez superada la polémica sobre la consigna de "nuevas direcciones" ingresamos a él.

Por ejemplo en su propia fundación plantea su programa: "No depositamos ninguna confianza en la oposición de los partidos políticos patronales ni en la burocracia sindical. Somos la oposición combativa y democrática al sindicalismo burocrático construido en función de las variantes políticas patronales". Y más adelante sigue: “Cambiemos no ha hecho más que profundizar el camino ya iniciado por el gobierno kirchnerista". Para culminar afirmando que su programa incluye “la estatización de las empresas privatizadas para terminar con los tarifazos, el monopolio estatal del comercio exterior para combatir el cierre de industrias, la nacionalización de la banca para evitar la fuga de capitales y, fundamentalmente, dejar de pagar la deuda externa, entre otras medidas de fondo...Reivindicamos la independencia política de los trabajadores y proponemos estas medidas como parte de una salida obrera a la crisis a partir de una deliberación colectiva que elabore un programa de industrialización y desarrollo nacional, bajo dirección de los trabajadores, para garantizar trabajo, salario, salud, educación y vivienda a todo el pueblo argentino."

Entonces, acá hay algo que no cierra. Si los obreros de SUTNA o de cualquier sindicato del PSC hubieran votado un programa así, no verían nada mal movilizarse en común no solo con la izquierda sino con miles y miles de sectores agraviados. No “en brazos de la izquierda”. ¿Porque no en común? Pero en compun con la izquierda y con todos los agraviados por el ataque que estamos sufriendo. El problema es que ni antes se discutió este programa (que es sin dudas el de la izquierda y anti gubernamental) ni ahora se discute si ser parte de una jornada común con la izquierda y otros sectores. Por eso insistimos junto a otras agrupaciones que son parte del PSC y están en Fate, que haya asamblea. Allí podría resolverse todo este enredo en el que termina quedando al antojo del PO, si ir con la izquierda es parte de una gran estrategia anti sindicalista para "fusionar al movimiento obrero con la izquierda" o esta vez mejor vamos sin la izquierda "para no caer en el electoralismo". Todo según la necesidad del momento. Los obreros no deciden. En esas asambleas, todos los militantes clasistas deberíamos luchar por convencer a la base de marchar en común junto a los partidos de izquierda y levantar realmente el programa de la izquierda frente a la crisis actual. Sin el cual no habrá salida para ningún sindicato o fábrica particular. No hay otra forma de hacer sindicatos verdaderamente clasistas.

Sin embargo lo central del debate no es solo esto, sino que proponemos que la izquierda y el sindicalismo combativo sin escondernos, somos capaces de impulsar en común con todos los agraviados y levantando todas las demandas una movilización amplia, donde se denuncien todos los padecimientos por los que estamos pasando, desde los protocolos patronales, hasta los congelamientos salariales, hasta el gatillo fácil, pasando por las demandas de las mujeres, de los que reciben la IFE de 10.000, de los que quedaron en la calle o viven arriba de una bicicleta precarizados. Solo así podremos atraer a miles a movilizarse.

Por esto el PO hace la polémica a su medida,y debate con una política que no es exactamente del MAC. Nosotros, al igual que el MST y también en parte IS, propusimos fortalecer esta unidad y el frente único para hacer una gran Jornada de lucha del sindicalismo combativo nucleado en el PSC, junto a los movimientos de desocupados que siendo independientes del gobierno no son parte aún de este polo unitario, de los familiares víctimas de la violencia policial, del movimiento de mujeres, los jóvenes precarios, los estudiantes que se ven obligados a desertar. Como cualquiera puede ver además, todo es más que el PSC y el FIT-U.

Después de ver la marcha “anticuarentena” de este 17 de agosto: ¿los compañeros y compañeras del PO opinan que podemos disputarle las calles a la derecha reaccionaria sin buscar el frente único más amplio posible? ¿Opinan que solo convocando desde las agrupaciones que integran el PSC podemos reunir las fuerzas para mostrarle a la sociedad que hay otro polo, por izquierda, que es el único que quiere luchar contra todas las penurias que está sufriendo el pueblo trabajador? ¿Que para prepararnos para lo que viene alcanza con quienes nos reunimos en el plenario del miércoles o necesitamos una unidad del PSC, la izquierda y los sectores que nombramos más arriba?

De paso el PO, en medio de las falsas polémicas, no se priva de tirar piedras donde no corresponde. Llega al colmo de decir que "en cambio numerosos activistas pusieron otro eje en el activismo obrero en la aparición con vida de Facundo, planteando Fuera Berni, que la CSC desenvolvió de entrada en la intervención de Celotto y que jamás el MAC ni el PTS hacen propia a pesar de que fue adoptada por el EMVyJ". Una discusión falsa para no discutir en serio. Cualquier puede ir a nuestro perióddico del 22 de julio y leer esta nota, donde plantea explícitamente el "Fuera Berni" y nos vimos obligados a responder a esta falsa imputación con una polémica el 23 de julio.

Mejor es discutir con las posiciones reales que hacer "polémicas" a medida.

Está mal confundir una crítica con una “campaña”

Luego el PO se enoja de algo realmente insólito. Dicen contra el MAC que tuvimos una política “faccionalismo rupturista”. Semejante afirmación se basa en que "el Movimiento de Agrupaciones Clasistas, orientado por el PTS, debutó en el plenario –luego de dos años de boicotearlo– con una acción de provocación y divisionismo inaceptable. Centró sus intervenciones en atacar al Sutna, uno de los sindicatos fundadores del PSC. Sus principales dirigentes acusaron a este sindicato clasista de burocrático, antidemocrático y, en el colmo de las bajezas, patotero (una injuria a partir del violentamiento de una reunión de delegados del Sutna de parte de un dirigente de esta corriente). Asimismo, a pesar de haberse integrado a la mesa nacional del PSC, atacaron al plenario de antidemocrático (“nosotros promovemos plenarios amplios, que sean un espacio libre, dijeron”), y pusieron como ejemplo los plenarios de su agrupación, sin el programa ni los objetivos del PSC, “para apoyar a las luchas”. A dos semanas de su integración proponen disolver al PSC en “espacios amplios” y en un campo de confusión política y de disolución de su composición de trabajadores ocupados y desocupados organizados. Tampoco se manifestaron a favor de las resoluciones de lucha, punto crucial para su continuidad en un frente único de acción."

Nuestra participación con nuestro cupo de oradores limitado, fue absolutamente respetuosa. Está mal debatir con otro poniéndole en su boca lo que no dijo. Nadie planteó que el SUTNA era un sindicato como los de la burocracia. Más aún: nadie del MAC nombró al SUTNA en todo el plenario hasta que un miembro del PO tomó la palabra para acusar al MAC de una supuesta campaña contra el SUTNA por haber denunciado la agresión a Victor Ottoboni. Hasta allí, pueden verlo en todos los videos, ni un orador del MAC nombró la palabra SUTNA. Al plantearse esta cuestión, no nosotros, sino el PO, en el cierre de nuestro compañero Claudio Dellecarbonara señaló, por si hiciera falta, que nadie acusó al SUTNA de ser como la burocracia. Nosotros sabemos lo que es la burocracia. Militamos en la SUBTE contra la UTA, en Kraft contra Daer, la enfrentamos en Lear y decenas de lugares y conflictos. Ahora, de allí a no poder hacer una crítica, hay una distancia. Y nosotros criticamos que un empleado del sindicato haya ido a una reunión de delegados junto a otros señores que no eran trabajadores ni empleados y que allí nuestro compañero Victor Ottoboni haya sido golpeado. Punto. No es una campaña ni es una injuria: es nuestro deber denunciar ese hecho en un sindicato recuperado. Hay compañeros que dijeron que no podemos seguir planteando esto "si ya fue aclarado por el Sutna". Pero evidentemente eso no alcanza. La única “aclaración” por escrito la hizo el compañero Toledo en un reportaje. Por eso respondimos en una nota. Allí explicamos porque Ottoboni tenía la obligación de estar allí porque es el Secretario de Actas. Fue el único miembro de la directiva que estaba formalmente obligado a estar pero no se le permitió el ingreso normal.

Lo más extraño es que el PO nos ha respondido que hubieran estado dispuestos a que Víctor entrase. Gracias, compañeros. Nadie tiene que habilitar al Secretario de Actas a estar en una reunión donde por estatuto debía estar por obligación. El viejo estatuto no se reformó, pero ahora parece que llegamos al punto de que "el estatuto soy yo". Nadie es la burocracia, por eso. Sabemos la diferencia y por eso entramos al PSC. Pero lo que está mal, está mal y peor estaría si no generara debate.

Nuestra experiencia y propuesta para fortalecer el Plenario Sindical Combativo

Por ultimo jamás propusimos “disolver al PSC” en ningún lado. Esto es un disparate. Los compañeros plantean que desde el MAC dijimos que "nosotros promovemos plenarios amplios, que sean un espacio libre". Aunque tratan de forzar la discusión, hay una pura realidad: los plenarios del PSC podrían ser más libres y amplios. Todo podría ser mejor. Por ejemplo que en la Mesa no se disponga cuántos oradores y participantes tiene cada corriente.

En nuestros plenarios demostramos que se puede hacer esto. Lo planteamos como propuesta. Si les parece bien creemos que sería un avance para el propio el PSC. Si no lo ven, les proponemos que lo repiensen compañeros. Lo consideramos necesario porque estamos preocupados de que el ataque que se viene nos encuentre sin una fuerza militante de miles de trabajadores y trabajadoras organizados. Por eso impulsamos plenarios donde confluyan, hablen, debatan y resuelvan miles y miles de trabajadores junto a los dirigentes de sindicatos recuperados, delegados y activistas. Si no lo ven, lo consideramos un error. Pero contra eso no podemos hacer nada, más que insistirles que lo piensen más porque los tiempos vienen duros y el gran debate es el siguiente: cómo podríamos organizar a muchos miles más. Por otro lado, sabemos que ese es el inicio de la política. Con esa fuerza luego tendremos que pelear en las organizaciones de masas, en los grandes sindicatos, teniendo tácticas y política para ir ganando influencia paulatinamente entre quienes aún no nos ven como una alternativa y confían en el gobierno y/o en sus dirigentes sindicales.

Todo esto no solo no disolvería al PSC, sino que le daría una mayor fuerza. Ingresamos con entusiasmo a este reagrupamiento para traer propuestas que sirvan para fortalecerlo. Sabemos que si no hay coincidencia no se harán, como bien aceptamos al entrar. Al mismo tiempo todos y todas coincidimos seguramente que en un ámbito así hay debates. Y los hubo no solo con nosotros sino entre todas las corrientes. Nuestra política, creemos, se basa en las necesidades reales de la situación. Agrupar a miles para llegar con nuestras propuestas a millones que son parte de las organizaciones de masas. Ojala en el futuro cercano, podamos ponernos de acuerdo en esto. Mientras tanto impulsaremos como corresponde las resoluciones del Plenario con las que coincidimos y fueron consensuadas por nuestros compañeros.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO