Política

EL CASO NISMAN EN LA CADENA NACIONAL

El Gobierno apuntó contra Lagomarsino-Clarín

Tras la imputación del secretario de Nisman, Cristina Kirchner avivó la hipótesis oficial de un “suicidio inducido” por intereses políticos.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Martes 27 de enero de 2015 | Edición del día

Para cerrar la cadena nacional, la Presidenta dejó otro “golpe de efecto”. Es que el gobierno no quiere perder la pelea, en los estrados judiciales y las usinas mediáticas, de la resolución del crimen de Nisman.

Durante la tarde de este lunes, a exactamente una semana de la muerte que conmocionó al país, se había cumplido la regla de oro de cualquier investigación judicial y policial: la fiscal anunció una primera imputación. Según informó Viviana Fein, el secretario personal de Nisman, Diego Lagomarsino, “se encuentra imputado por facilitar el arma Bersa calibre .22 hallada en el departamento de Alberto Nisman”.
Durante la jornada previa, mientras los padres de Lagomarsino pedían ante los medios que su hijo “no sea un nuevo perejil”, funcionarios y medios oficialistas habían preanunciado el futuro judicial del secretario de Nisman. Reproduciendo al secretario de Seguridad Sergio Berni, Página/12 publicaba que “fue una Bersa 22, y todos lo que conocemos sabemos que un arma 22 no sirve para defensa ni mucho menos”, dijo Berni, quien se preguntaba además si Lagomarsino “no le llevó a Nisman un mensaje de parte de Stiuso”. La hipótesis del kirchnerismo del “suicidio inducido” buscaba ganar peso.

La Presidenta aprovechó la cadena entonces para insistir en que "la muerte del fiscal Nisman está relacionada con el Memorándum de entendimiento y la voladura de la AMIA, pero parece que nadie quiere investigar". Además, intentó golpear con la que parece convertirse en la versión oficial de la trama del crimen: Diego Lagomarsino, el único imputado, "es un feroz opositor al Gobierno y hermano de un socio del estudio Sáenz Valiente, del grupo Clarín". También informó que el secretario de Nisman comenzó a tramitar su pasaporte el 14 de enero, relacionado este hecho con el regreso de Nisman al país para presentar una denuncia.
Así, en un solo acto, el Gobierno dio cuenta de la crisis política en que se encuentra sumergido, anunciando una medida de contragolpe ante la demostrada podredumbre del Estado y de sus servicios. Pero, además, aprovechando para publicitar su versión política y policial del crimen de Alberto Nisman.

Los anuncios y la acusación oficial desatarán sin dudas nuevas episodios de esta crisis.







Temas relacionados

Diego Lagomarsino   /    Nisman y causa AMIA   /    Grupo Clarín   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO