Mundo Obrero Estado Español

#VALEMOSMASQUEESTO

Del “jobsharing” al “nesting”: 10 engaños del capitalismo cool

Repasamos 10 de los términos más infames para encubrir la precariedad en este ranking de la vergüenza. Te lo traducimos del lenguaje neoliberal al precario para desvelar las mentiras de los empresarios.

Martes 28 de noviembre

El lenguaje es también un campo de batalla y en plena ofensiva burguesa los think tanks de la patronal echan humo produciendo nuevos y creativos términos para endulzar y promover las situaciones de precariedad que se multiplican al calor de la crisis capitalista.

Así como la identificación del trabajador con la figura del emprendedor como culpable individual de todas sus circunstancias es uno de los pilares del credo neoliberal, el capitalismo muestra su enorme capacidad para “vestirse de seda” y tratar de encubrir la explotación con tintes “progresistas”. Vamos con el ranking.

10. Jobsharing

Traducción: oferta, dos trabajadores al precio de uno

Comparte trabajo por la mitad del sueldo con otro muerto de hambre. No tendrás que aguantar la atadura de tener un trabajo a tiempo completo. O al menos así se promociona en los entornos de las escuelas de negocios. De esta forma, el empresario encuentra una vía clara y definida de contratar a dos trabajadores por un sueldo. Se acabaron las incertidumbres a fin de mes. Ya sabes con seguridad que no vas a llegar.

9. Nesting

Traducción: no tengo dinero para salir

Según programas televisivos y diarios (entre los que se cuenta El País) es la nueva moda entre los jóvenes y no tan jóvenes. Se trata básicamente de no salir de casa en tu tiempo libre. Al parecer no guarda ninguna relación con el cada vez más elevado precio del transporte, el aumento del coste de la vida o el 45% de paro juvenil y los bajos salarios. Puede convertirse en una opción aún más atractiva si en tu casa tu espacio es una habitación o trabajas también los fines de semana, pero eso ya sería “coliving” o “jobvacation”, no nos precipitemos.

8. Coliving

Traducción: mi piso es una lata de sardinas

El aumento del precio de los alquileres de vivienda más de un 10% (en especial en ciudades como Madrid o Barcelona) o la gentrificación de tu barrio no tienen por qué preocuparte. Puedes hacinarte en tu piso con varias personas más, ya que seguramente no notes ninguna incomodidad.

Te puede interesar: No son alquileres para trabajadores precarios

7. Jobvacation

Traducción: vacaciones trabajando

Que te quedes trabajando en tus vacaciones y no las puedas recuperar por miedo a las amenazas de despido o no renovar contrato (que simplemente no te vuelvan a llamar es el despido moderno) sólo puede significar que eres un entusiasta colaborador que se preocupa por asumir cada día nuevos retos para mejorar. O al menos eso es lo que se entiende por “jobvacation”. Este año, vacaciones imaginarias.

6. Minijob

Traducción: curro de mierda

Estrictamente son contratos de menos de 15 horas a la semana, sin embargo esa definición es muy amplia. Pueden ir desde contratos que reflejan 10 horas cuando se trabajan más de 40 a la semana (algo habitual en sectores como la hostelería) hasta contratos de 4 horas a la semana, 1 día o 1 hora. Los minijobs tienen como hábitat natural las zonas oscuras de las reformas laborales y es posible encontrar páginas web como minijobs.pro donde se ofrecen trabajos remunerados desde 1€ en adelante.

5. Sinkies

Traducción: trabajo y no me llega para criar hijos

Con este nombre digno de una banda indie-pop se denomina a los Single Income No Kids, parejas con uno de los miembros en paro y sin posibilidades económicas de tener hijos. Rizando el rizo, también hay diarios (como El Mundo) que los llaman treinteenagers (adolescentes con 30 años), una especie de joviales nimileuristas que conservan intacta la precariedad laboral de la juventud.
También se puede llamar pobreza, que es más corto.

4. Power nap

Traducción: me caigo de sueño

Técnicamente se refiere a una siesta de 20-30 minutos, pero en este caso se refiere a una iniciativa de ese tipo de “empresas modernas” en las que “cualquiera querría trabajar”: dejarte desplomarte sobre tu confortable puesto de trabajo, pero sólo 20 minutos y para que produzcas más, algo muy innovador que ya sucedía en las cadenas de montaje del sudeste asiático. La falta de sueño regular de buena parte de la clase trabajadora o la implantación de turnos rotativos no parece tener ninguna relación con ese regalo de tu jefe que es fantástica “power nap”.

3. Medalla de bronce: Proactividad

Traducción: esclavitud con alegría

Es ese tipo de palabras que te encuentras en las ofertas de trabajo. Se refiere a los sacrificios que hace el trabajador para enfocar su creatividad y energía en mejoras para la empresa. El concepto fue inventado por el psiquiatra Viktor Frankl en relación a la reconstrucción de la vida de quienes habían sobrevivido al Holocausto nazi, pero su boom llegó al retorcerlo para fomentar la sumisión corporativa en el año 1989, cuando apareció en Los siete hábitos de la gente altamente efectiva.
Este libro vendió 25 millones copias y proporcionó ingresos millonarios a su autor, el gurú religioso Stephen Covey.

2. Medalla de Plata: Salario emocional

Traducción: cobro en sonrisas

Con el salario emocional lo que no cobres en dinero, lo puedes cobrar en buen ambiente de trabajo, horarios que te dejen trabajar en otro lugar o actividades ni optativas ni remuneradas con la empresa fuera de tu horario laboral. De esta manera no sólo te quedas sin parte de tu sueldo a cambio de una relación orwelliana de amor con la empresa, sino que además se presupone que condiciones laborales aceptables no son algo natural, sino un complemento a tu trabajo.

1. Medalla de oro: Economía colaborativa

Traducción: falso autónomo por encargo

Los trabajadores ya no necesitan derechos porque… ¡ahora son empresarios! Y la patronal a coro aplaude ante este giro de los acontecimientos. Los trabajos de la llamada economía colaborativa son aquellos en los que el trabajador es contratado puntualmente en condiciones que eluden las legislaciones y ponen todos los materiales necesarios para el encargo, pero aún así la empresa cobra su parte. En este negocio redondo participan plataformas como Uber o Deliveroo.

Te puede interesar: Uberización y explotación, la verdadera cara del capitalismo “colaborativo”






Temas relacionados

Juventud    /   Mundo Obrero Estado Español   /   Precariedad laboral   /   Lenguaje   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO