Mundo Obrero Estado Español

HUELGA MOVISTAR BARCELONA

Crónica de los ’días de furia’ de los indomables de Movistar

Los indomables de Movistar continúan en huelga y movilizados, a pesar del último golpe de la patronal tras su negativa a reconocer a los huelguistas para negociar y la abierta traición de la burocracia sindical.

Cynthia Lub

Barcelona | @LubCynthia

Miércoles 13 de mayo de 2015 | Edición del día

Días de furia vivieron los huelguistas de Movistar. Primero con la traición abierta de la burocracia sindical de la semana pasada. Y el pasado lunes, la patronal de Telefónica-Movistar se negó a reconocerlos para negociar, a más de un mes de huelga.

Tras la ocupación del día sábado en la principal sede comercial de Telefónica de Barcelona, la patronal propuso a los huelguistas una reunión en la sede oficial el día lunes por la tarde para tratar cuatro puntos —modificación de las condiciones contractuales y económicas del ’contrato bucle’, contratación, salario mínimo para el sector, garantías de no represión— como condición para el desalojo del la tienda.

Previo a la reunión, los trabajadores se reunieron como es habitual en una numerosa asamblea para decidir los pasos a seguir con la expectativa de que comenzara una etapa de negociaciones. A la asamblea concurrieron delegados y trabajadores de otras ciudades como Madrid, Bilbao, Sevilla, Granada, Valencia, Alicante, en un ambiente combativo y de mucha moral. "Han roto la disciplina del sistema de que tenemos que convertirnos en esclavos", sentenció Diego Rejón, trabajador de Seat y Secretario general de la Federación del metal.

Además de sus demandas, los trabajadores propusieron imponer una mesa negociación compuesta por representantes de todas las ciudades en conflicto, no sólo de Barcelona: "Tenemos que hablar todos juntos en todo el Estado. Ninguna división", dijo Josep Bel miembro del sindicato co.bas.

"En Panrico ha habido negociaciones con autónomos y con fijos, así que sí se puede. Estáis haciendo algo muy grande. Si nosotros pudimos aguantar ocho meses, vosotros, que estáis parando a nivel estatal tenéis que aguantarla. Acabe como acabe esto, nadie os va a poder decir que no tenéis dignidad", dijo José Luis Molina, despedido de Panrico, entre aplausos y gritos de ¡Sí se puede! de los huelguistas.

Por su parte Álvaro, trabajador contratista de Madrid, explicaba que cuando los trabajadores detenidos salieron de la comisaría "al minuto dijeron: chicos, seguimos como el primer día, seguimos de piquetes en la calle, no hay miedo ninguno. Recién el compañero de Panrico hablaba de la huelga de ocho meses. ¡Tenemos que hacer lo mismo!"

Horas después, en la reunión de la tarde del lunes con Kim Faura, directivo de operaciones de la multinacional, la sorpresa no se hizo esperar tras la negativa rotunda y prepotente de parte de la empresa a negoviar con la delegación de los huelguistas que subieron al edificio de Telefónica. En dicha reunión estaban el presidente de ADEMI –Asociación de las empresas del sector, –la responsable del departamento jurídico de Catalunya de Telefónica y la mediadora de los Mossos d’Esquadra (policía autonómica catalana).

Telefónica entregó a la delegación del Comité de Huelga un documento en el que no los reconocen como interlocutores del conflicto, argumentando que sólo se remiten a los acuerdos firmados con los sindicatos CCOO y UGT. Toda una ofensiva durísima contra una huelga que ya lleva más de un mes, como dura es la fortaleza de los trabajadores.

Pero este fue el segundo golpe después del que propinó el martes 5 de mayo la burocracia sindical de UGT y CCOO, firmando un acuerdo inaceptable con las diez empresas contratadas por Telefónica a espaldas de los trabajadores, anunciando además la desconvocatoria de una huelga convocada al margen de la ya existente por los trabajadores técnicos.

A pesar de ello, los huelguistas habían decidido continuar la huelga indefinida convocada por los sindicatos de izquierda y no aceptar un acuerdo que no soluciona la enorme precariedad laboral. Y para denunciar la traición de las direcciones que siguen actuando del lado de la patronal, se movilizaron en las sedes de los sindicatos mayoritarios. "CCOO y UGT firmaron un acuerdo con las diez empresas contratas y la patronal de Telefónica que es una vergüenza, que no beneficia a los trabajadores. Ellos pretendían romper la unidad, pero con este acuerdo lo que han hecho es unirnos más todavía y hacer que provincias que habían caído se hayan vuelto a sumar a la huelga", sentenció Aitzol Ruiz de Azúa, presidente del Comité de Cotronic Barcelona.

También Mónica, una de las mujeres huelguistas técnicas de otra subcontrata, siempre en la primera línea con su hijo de dieciséis meses, nos decía: "Estamos todos unidos y vamos a seguir luchando hasta el final, porque nos están robando y es una vergüenza. Como puedes ver, es emocionante, se me pone la carne de gallina de la cantidad de gente que nos apoya. No sólo técnicos de Movistar sino de Panrico y muchos más. Impresionante de verdad. Casi llorando de la emoción, saber que no estamos solos, que estamos unidos y que mucha gente nos apoya".

La huelga continúa, los trabajadores se fortalecen

Mientras la delegación de huelguistas se reunían con representantes de la patronal del lunes, debajo del imponente edificio de Telefónica unos trescientos trabajadores junto a organizaciones políticas y sociales de diferentes sectores, los esperaban con gritos de lucha y micrófono abierto. Nada amedrentaba a los ’esclavos insurrectos’ a pesar de la veintena de furgones de la policía autonómica.

Los gritos de los huelguistas retumbaban en la amplia explanada. También otros que cruzaron el Océano, como los de los trabajadores de la Agrupación Violeta de Telefónica de Argentina que enviaron su declaración de solidaridad, quienes están en una constante lucha contra la precarización laboral y las traiciones de la burocracia sindical.

Las voces de la lucha también llegaron desde Madrid, cuando un trabajador de Panrico se comunicó con ellos y dijo que "un compañero de Coca Cola que en nuestra guerra de ocho meses estuvo implicado con nosotros y nosotros con ellos, quiere mandar un saludo". Y así fue a través de su móvil y micrófono abierto: "Un saludo, desde aquí desde Madrid con los compañeros y compañeras de Movistar. La lucha continúa. Vosotros sois los verdaderos representantes y no los que los quieren vender. Sois la lucha continuada por nuestros derechos. Recién he estado con los trabajadores de Movistar aquí en Madrid, difundiendo su caja de resistencia aumentando su capacidad de lucha. Nuestra solidaridad para todos los compañeros".

Al acabar la reunión, Francesc Queralt, miembro de la delegación de huelguistas que subió al encuentro, calificó su resultado como "un fracaso" y anunció que "Ya sabíamos que a la primera no saldría, por eso tenemos un plan B, Plan C y los que hagan falta, la huelga continúa".

También la CGT está llamando a una huelga y una jornada de lucha a los trabajadores fijos de Telefónica junto a otros sindicatos, un "hermanamiento de clase". "Tiene que quedar claro que si esto no lleva a una negociación, lo del sábado no fue nada", declaró otro trabajador refiriéndose a la ocupación del sábado.

La huelga se encuentra en una encrucijada ante el golpe de la patronal y la traición de las direcciones sindicales que abiertamente están contra la huelga. Sin embargo la guerra sigue abierta. Este martes, un día después de la trampa de la patronal, los trabajadores reunidos en asamblea en Plaza Catalunya decidieron desafiar el nuevo ataque y continuar la huelga, tomando nuevamente las calles de Barcelona, apoyando la lucha contra los desahucios, en los piquetes y yendo a las universidades a difundir su lucha y la caja de Resistencia.

"Escribiremos páginas y páginas de la marea azul y la revolución de las escaleras. Y para aquellos que dicen que no íbamos a aguantar ni cuatro días, llevamos 34 días de huelga estatal. Para que se entere todo el mundo los vamos a contar todos juntos", dijo Ariel de la contrata de ITETE, quien después junto a Mónica tomaron la iniciativa para que los trabajadores sigan contando hasta 34 en un grito de guerra.







Temas relacionados

Mundo Obrero Estado Español   /    Movistar   /    Telefónica   /    Huelga   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO