Mundo Obrero

CÓRDOBA / CIENCIA Y TÉCNICA

Córdoba: acción contra el vaciamiento y el ajuste en ciencia y tecnología

Durante la tarde del viernes trabajadores de INTA, CONICET, Universidad de Córdoba y Subsecretaría de Agricultura Familiar se manifestaron frente al Patio Olmos, en el centro de la ciudad de Córdoba. Como una forma novedosa de protestar entregaron plantines de flores junto a un informe sobre la situación de estos organismos.

Sábado 30 de diciembre de 2017 | Edición del día

1 / 3

De esta forma se intenta difundir las actividades que se realizan. Como el estudio de las enfermedades en plantas, animales y seres humanos, el desarrollo de medicamentos, la protección de los recursos naturales y del patrimonio histórico y cultural, los efectos del crecimiento de las ciudades, la construcción de nuevas líneas de pensamiento de propuestas educativas, la producción de alimentos sanos y sustentables, la soberanía alimentaria, la investigación de las transformaciones en el trabajo, la economía, la política y la sociedad. Actividades que se encuentran amenazadas a partir de los recortes y reestructuración que sufre el sector de ciencia y tecnología, en particular a partir de la aprobación del nuevo presupuesto nacional.

Dialogamos con distintos participantes de esta actividad, quienes explicaron la situación en cada sector:

Matías, vos fuiste uno de los afectados que no ingresaron en la anterior convocatoria a la carrera de investigador científico de Conicet, a pesar de haber sido evaluado de forma favorable. ¿Nos podés comentar cuál es la situación actual de los 500 afectados y los resultados de la nueva convocatoria?

Si, así es. Esta convocatoria se caracterizó por una nueva variante, que tiene que ver con temas estratégicos seleccionados por el Ministerio de Ciencia. Estos temas ocupan el 50% de los cargos que se dieron en esta convocatoria, unas 300 personas. Otras 300 personas ingresaron por temas generales. En muchos de estos casos se evidencia muchísimo el ajuste. En comisiones como Sociología, por ejemplo, entraron 15 personas a nivel nacional, de las cuales 10 u 11 corresponden a CABA y provincia de Buenos Aires.

Quizá lo más novedoso respecto a los 500 afectados del año pasado fue que un porcentaje muy bajo ingresó, aproximadamente un cuarto de esos 500 postulantes que habían sido doblemente recomendados ingresaron a carrera. Lo que significa que muchos que ya habían obtenido la doble recomendación el año pasado, este año fueron directamente desaprobados por la comisión de evaluación o por la junta. Es contradictorio porque gente que tenía precisamente una recomendación ha sido desaprobada.

Lo más llamativo de todo en los ingresos tiene que ver con una nueva figura, los denominados "pendientes", en total 411 compañeros que han sido evaluados solamente por la comisión, pero ni la junta ni el directorio se han expedido sobre su situación. Esto sucede porque a partir de este año se aprobó una ley para eliminar los límites por edad para el ingreso. Tenemos una situación de más de 400 personas que no saben ciertamente cuál es su futuro y que además no se van a poder presentar, aparentemente, a la convocatoria de ingreso del año que viene, que vence en febrero, porque esta evaluación que no se ha resuelto. El Ministerio de Ciencia sólo se dignó a decir que las va a evaluar durante 2018 sin ninguna otra precisión.

Así que además del recorte brutal, de un promedio de 950 investigadores anuales, el año pasado entraron 500, este año entraron 600, se suman estos 400 nuevos casos de los cuales no se conoce ningún criterio de evaluación. Lo más probable es que entren muy pocos por orden de mérito, lo cual significa sumarle a los rechazados de este año los que están en estado de pendientes. Para resumirlo todo, de 2200 postulantes al ingreso a carrera de investigador científico de Conicet, entraron solamente 600 personas, prácticamente un cuarto.

Nacira, ¿nos podés contar cuál es la situación en INTA dentro del panorama de ajustes y recortes que está efectuando el gobierno nacional?

El INTA viene en un proceso de lucha, por los recortes sostenidos desde el año 2016. Este año un informe del Ministerio de Modernización, que se hizo de forma muy sesgada y sólo considerando algunas unidades de Buenos Aires, indicaba que sobraban 650 trabajadores. Ese informe no fue aceptado ni por el director nacional del INTA, que es un cargo concursado, ni por el presidente, que es un cargo político. Pero con el cambio de ministro en Agroindustria surgió de vuelta toda una incertidumbre porque ese cambio de conducción de ministerio vino asociada a un cambio del presidente del INTA.

Hace dos semanas hubo una reunión del presidente del INTA con el secretario de empleo del Ministerio de Modernización y de esa reunión trascendió que supuestamente no habrá despidos durante 2018, pero que el ajuste también debe llegar al INTA. Este ajuste vendría a través de una restructuración de toda la estructura programática, la cual está basada en el plan estratégico institucional 2015-2030. Básicamente afecta el funcionamiento de proyectos y de actividades que desarrolla el INTA a nivel nacional, en todo el territorio, porque es una de las instituciones que más presencia territorial tiene con más de 300 agencias de extensión rural, centros de investigación y centros regionales.

El achique es básicamente achique en la estructura, achicamiento de procesos y actividades que vienen en marcha y que sirven de sostén a las economías regionales, productivas, para todos los niveles. Esa es la situación que vivimos, se pide una re estructuración en tiempo récord, básicamente volver a organizar el INTA producto del achique.

Carlos, ¿nos podés contar cuál es la situación en la Secretaría de Agricultura Familiar’

Nosotros éramos secretaría y ahora nos bajaron de rango a subsecretaría. En 2016 sufrimos 260 despidos y a partir de este año, aparte de bajar de rango, se esta produciendo un vaciamiento donde no hay líneas de trabajo claras y concretas. Las tareas que hay consisten en revisar todo lo trabajado anteriormente, un proceso casi de supervisión y evaluación de lo actuado. La clara tendencia es excluir políticas públicas, por ejemplo el tema del monotributo social agropecuario. En los últimos días llegaron informes de que se van a cerrar oficinas que actualmente se alquilan, nos invitan a ir a oficinas públicas. Es decir nos vamos a quedar sin oficina.

El Ministerio de Modernización hizo un estudio con una empresa privada donde dice que hay que optimizar la planta, donde se habla de que más o menos un 30% de la planta tendría que caer.

¿De cuántas personas estamos hablando?

Estamos hablando de 1300 trabajadores en todo el país. Ayer hubo un despido en Salta, de una compañera. Hoy nos enteramos que en la subsecretaría de desarrollo territorial hubo dos despidos en Buenos Aires. Y puede ser que tengamos despidos próximamente. Por eso estuvimos hoy acompañando junto a la Asamblea de Ciencia y Técnica con otros organismos, frente a la noticia de hoy de 100 despidos en Senasa, 29 y 31 despidos en Fabricaciones Militares, en Río Tercero y Villa María. En este estado de situación y de alerta, hoy vinimos a manifestar públicamente con la asamblea, con Conicet, con el INTA, con Universidad, a hacer una manifestación que consistía en entregar un panfleto con un informe de la situación y el estado de cada organismo, entregando también una flor. Despues de esta acción se realizó una asamblea donde se decidió continuar con el estado de alerta y movilización y acompañar la movilización que van a realizar los trabajadores estatales el próximo 4 de enero.








Temas relacionados

INTA    /    Secretaría de Agricultura Familiar   /    Conicet   /    Universidad Nacional de Córdoba   /    Córdoba   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO