Economía

AJUSTE

Con Macri de vacaciones, el año arrancó con 1.200 despidos en el Estado nacional

En varios organismos públicos los trabajadores enfrentaron la mala noticia al llegar a su lugar de trabajo. En el ámbito privado, 2017 había cerrado con luchas contra cesantías en varias fábricas.

Pablo Anino

@PabloAnino

Martes 2 de enero | Edición del día

El Country Club Cumelen es el lugar ideal para el descanso. El paisaje imponente de la Cordillera de Los Andes, el bosque, el Lago Nahuel Huapi, resultan la combinación perfecta para dejar la mente en blanco. Allí vacaciona Mauricio Macri. En Casa Rosada dejaron una indicación clara: contactarlo sólo en caso de urgencia.

Lejos de ese paraíso, el centro porteño y otros puntos del país amanecieron hechos un infierno este martes, primer día hábil del año. Es que cientos de trabajadoras y trabajadores estatales supieron que se quedaban sin trabajo.

Si el sistema no te reconoce…

No hay forma de tener la mente en blanco, de tratar de enfrentar el trance con calma, la incertidumbre invade a cada empleado que acerca su credencial a los molinetes del control de accesos o que intenta fichar en los organismos públicos.

Es que los despidos siguen un mecanismo perverso: en la mayoría de los casos no son notificados por telegrama ni por los superiores jerárquicos. La Policía Federal cumple el rol de la oficina de Recursos Humanos, diciendo quién entra y quién no.

El objetivo es claro: que el empleado enfrente individualmente el despido para desalentar la lucha colectiva.

Es lo que sucedió en Radio Nacional donde, además de los despidos en la Ciudad de Buenos Aires, también se anunciaron en las provincias. ¿El número de despedidos? Durante la mañana no se conocía porque no había “lista oficial”.

Pablo Ciarlero, vicedirector de Radio Nacional, justificó los despidos porque los trabajadores tienen “fines políticos”. No sólo expuso la persecución gremial y política. También actuó como un provocador la semana pasada filmando la asamblea en la que los empleados definían cómo enfrentar el ataque.

Donde sí había un número aproximado de cesanteados es en el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa): “unos 130”, era la estimación que corría por los Whastapp de los estatales. Se sumaban a los 120 conocidos la semana previa. Los despidos recorren todas las geografías: los hay tanto en Caba como en las delegaciones regionales. Aquí se “cuidaron” algunos detalles y las cesantías fueron informadas por correo electrónico o por teléfono.

La Seccional Azul de ATE realizó “una denuncia en el fuero federal luego que la Intervención de Fabricaciones Militares dispusiera el no ingreso de ninguno de los trabajadores contratados a la planta fabril Fanazul”. Vanina Zurita, secretaria General de ATE Azul explicó que “el riesgo que hay es de explosión. La fábrica está desprovista de toda seguridad”.

Allí están afectados más de 200 contratados. Ayer martes, hubo una movilización muy grande que fue acompañada por la población de Azul que sostuvo por nueve horas un corte en la Ruta Nacional 3 con el cual se consiguió una reunión para el día de hoy con el interventor de Fabricaciones Militares en la Ciudad de Buenos Aires para discutir el conjunto de los despidos. Es que también hay conflicto en las fábricas de Río Tercero, Villa María y Fray Luis Beltrán

Marcos Peña está en la misma sintonía que Macri, pero su destino vacacional fue Guazuvirá, en Uruguay, un sitio distante del bullicio de Punta del Este. Previsor, el jefe de Gabinete dejó algunas tareas: el anuncio del tarifazo del transporte que tendría lugar entre hoy y mañana. Pobre Peña, descansa menos que Mauricio: a través de su móvil sigue los temas importantes. No sé sabe si la orden la dio él, pero hasta el mediodía de ayer las autoridades se negaban a recibir a los delegados de ATE que reclamaban por 11 despidos y rumores de otros 25 en la Jefatura de Gabinete.

Los despidos de este martes en la administración nacional se suman a los más de 700 despidos conocidos durante diciembre: 110 en el Enacom, 140 en el Ministerio de Energía, 180 en la TDA, 70 en el Ministerio de Defensa, 28 en Presidencia, 21 en Incaa, 8 en Anses, 24 en el Ministerio de Ambiente, 64 en el Ministerio de Cultura, 10 en Modernización y otros tantos en el CCK. Hasta el mediodía del martes, ATE estimó que el número de despedidos ascendía a 1.200 en el Estado nacional.

Te puede interesar: “Por que mi hijo, cuando nazca, tenga un papá con un laburo”

El plan de “dotación óptima” del Ministerio de Modernización recién atraviesa sus primeras etapas: busca dejar en la calle a 35.000 estatales nacionales en fases sucesivas.

En relación a los despidos de Radio Nacional, ayer la escritora Claudia Piñeiro indicó en Twitter que: "En Radio Nacional vas hoy y fichás, si el sistema no te reconoce tenés que pegar media vuelta e irte, fuiste despedido. Parece un capítulo de Black Mirror, de esos bien oscuros y crueles".

Vacacionismo permanente

El terreno para los despidos se viene preparando sistemáticamente con una campaña de estigmatización del trabajo estatal por parte de las empresas periodísticas oficialistas.

“Por las ausencias, sólo tres de cada diez empleados públicos cobraron el premio por presentismo”, tituló días atrás el diario Clarín. La intención era clara: graficar a los estatales como vagos que no quieren ir a trabajar.

Lo que no aclara el Gran Diario Argentino es que ese presentismo firmado por Andrés el “Centauro” Rodríguez de UPCN, oficialista de todos los gobiernos, ataca licencias consagradas en el Convenio Colectivo de Trabajo: aquellas vinculadas a enfermedad, estudio, fallecimiento de familiar, entre otras.

Este nuevo régimen, en un contexto de salarios bajos, constituye una verdadera extorsión para ir a trabajar enfermo, dejar a hijas e hijas enfermas en el hogar sin la compañía de la madre o el padre, o reducir el tiempo de estudio, para no perder el presentismo, lo cual afecta de manera particular a las mujeres que son madres.

Macri lleva 92 días de vacaciones desde que asumió la presidencia. Cuando era diputado nacional se ausentó en 277 ocasiones de 321 votaciones a las que tendría que haber asistido. Casi cero en presentismo. Pero el foco se pone en los empleados públicos donde una categoría testigo no cubre la canasta de pobreza.

Aquí y allá

En La Plata hay un gran ejemplo de lucha. Son los estatales de la Unidad Ejecutora Provincial (UEP) que desde la semana pasada, cuando se enteraron que el Gobierno que dirige María Eugenia Vidal quería disolver el organismo, iniciaron una toma pacífica en la cual los trabajadores permanecieron durante la noche de Año Nuevo. Esos empleados se ocupan de la construcción y reparación de escuelas, jardines y centros educativos.

El ajuste de Vidal también comprende despedir a miles de docentes suplentes y provisionales que accedieron a su cargo con título habilitante en trámite o a punto de conseguirlo.

Los despidos ordenados por Mariú fueron el puntapié inicial para los intendentes municipales amarillos. Este martes, Martiniano Molina uso en Quilmes el mismo mecanismo perverso (pero más violento) utilizado en Nación: 500 cesantías fueron garantizadas con el hostigamiento de la fuerza policial. Previamente, matones le pegaron brutalmente a la compañera Laura González de ATE. El motivo: movilizarse en defensa de los puestos de trabajo. En Morón este martes se sumaron 500 despidos y otros 400 en Tres de Febrero.

Te puede interesar: Artilugios para mostrar un empleo recuperado: comparar con la herencia K

Evidentemente, se trata de un plan de conjunto que baja desde el Estado nacional hasta los municipios siguiendo los criterios de ajuste del Consenso y la Responsabilidad Fiscal acordada con 23 gobernadores. En el camino, se busca preparar el terreno para una paritaria que siga la pauta miserable del 15 % que se desprende de la conferencia de prensa en la que el equipo económico "recalibró" las metas inflacionarias.

El año empezó con pocos (o ningún) motivo para festejar entre los estatales nacionales, provinciales y municipales. Tanto como había terminado el año 2017 con conflictos abiertos en varias fábricas industriales: en Jujuy luego de liberar a los detenidos continúa la lucha contra 338 despidos en el Ingenio La Esperanza; en la metalúrgica Stockl de Almirante Brown los trabajadores se encuentran resguardando su fuente de trabajo; en MAM Neuquén sigue la lucha por la reincorporación de 25 obreros suspendidos y despedidos. El sector industrial es el “eslabón débil” del empleo en la era cambiemita: destruyó 62 mil puestos de trabajo desde que asumió Macri.

Mientras sube la temperatura por los despidos, la CGT está totalmente destemplada. El último día del año, el triunviro dirigente rechazó "el achicamiento del Estado". Pero en las medidas de lucha se tomaron vacaciones. Por su parte, la CTA, aunque se manifieste contra los despidos y desde varios gremios los enfrenten , no tienen un plan serio para responder al ajuste y ataques del Gobierno de conjunto.







Temas relacionados

Martiniano Molina   /    María Eugenia Vidal   /    Mauricio Macri   /    ATE   /    Despidos   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO