Política

ACTO INTERNACIONALISTA EN FERRO

Bregman: "Mientras muchos hablan de diálogo, la derecha quema las wiphalas y provoca masacres"

Extractos de la intervención de Myriam Bregman en el acto internacionalista del PTS en el Frente de Izquierda en Ferro.

Sábado 16 de noviembre | 18:43

Myriam Bregman | Diputada PTS FIT - YouTube

Compañeros, compañeras, gracias por estar acá. Recién escuchamos a los compañeros y compañeras de Chile que vienen enfrentando al Macri chileno, al neoliberal Piñera. También a los compañeros y compañeras de Bolivia que enfrentan un golpe de Estado.

También nuestros compañeros y compañeras que militan en nuestra organización internacional en distintos lugares del mundo vienen participando en las manifestaciones de Catalunya, Francia y muchos otros lugares. Y ya que estoy nombrando a Francia, quiero contarles que este 5 de diciembre se prepara una gran huelga general, que en el sector de ferroviarios puede ser por tiempo indeterminado, así que vamos a estar siguiendo muy atentamente lo que pasa en el país que supo dar los chalecos amarillos.

Los poderosos, las burguesías y “los dueños de todas las cosas”, tienen muy claro que deben unirse. Saben que se tienen que coordinar en defensa de sus intereses y del saqueo de sus multinacionales. Así lo hicieron en los años ’70 cuando su poder era desafiado, cuando se discutía su dominio. Organizaron el plan cóndor para secuestrar, torturar, matar y hasta apropiarse de bebés. El plan cóndor fue realmente una internacional del terror.

Hoy nos dicen que “el mundo ha cambiado”. No es así compañeros y compañeras. Estados Unidos sigue estando detrás de los golpes e intentos de golpes en toda la región. Aunque ahora buscan legitimarlos, darle formas institucionales, lo tienen que disfrazar porque temen generar un repudio tal que se abran procesos revolucionarios. Temen que se una lo que ellos quieren desunir, que se unan la clase media, el pueblo trabajador y el pueblo pobre.

El departamento de estado sigue estando detrás de operaciones como Lava Jato, detrás del juez Moro. Ellos y el Comando Sur están detrás de los planes de instrucción de las policías y los ejércitos llamados "planes antiterroristas". ¿Se creen que a Patricia Bullrich se le ocurrió solita que había una conspiración mapuche que estaría asolando Chile y Argentina? No. Eso se planea en el norte, en Estados Unidos. Por eso decimos acá bien fuerte: Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, ¡Presentes!

Y también decimos Camilo Catrillanca, ¡Presente! Camilo fue un joven dirigente Mapuche, asesinado por el Comando Jungla de Carabineros preparado en prácticas "antiterroristas". Por eso hoy en este acto internacionalista lo queremos recordar.

Estados Unidos no solo somete a nuestros países con el Fondo Monetario, como en Argentina o en Ecuador donde hubo un importante levantamiento. También interviene con organismos como la Organización de Estados Americanos, que en Bolivia volvió a demostrar que, como la llamó el Che Guevara, la OEA es un “ministerio de colonias yanqui”.

La misma OEA que calló ante la Guerra de Malvinas para favorecer a Inglaterra, que de hecho avaló en los últimos años el golpe en Honduras, en Paraguay, en Brasil con la destitución de Dilma Rousseff, y el intento de golpe en Venezuela. Esa es la OEA con sus mecanismos, pero las potencias imperialistas y sus socios también tienen la ONU. Cuidado, Ojo, por eso también aquí decimos: ¡Fuera ingleses de Malvinas, fuera yanquis de América Latina!

Me quiero detener un minuto en algo que algunos marcaron como una contradicción. Incluso hicieron chistes por los carteles que con el Frente de Izquierda pusimos en las bancas en el Congreso Nacional y en las distintas legislaturas. Nos dicen "¿Pero cómo pueden decir ’No al golpe en Bolivia’ y decir ’Fuera Piñera’? En ambos casos se quiere interrumpir el orden constitucional". Es muy importante que discutamos en todos lados que nosotros no nos confundimos.

En Bolivia repudiamos el avance de la derecha racista, que viene a eliminar todas las conquistas del pueblo trabajador. En Chile, en cambio, defendemos el legítimo derecho del pueblo a rebelarse. Acompañamos ese poder constituyente que se manifiesta en las calles. Esa movilización que es la única garantía para que haya una Asamblea Constituyente Libre y Soberana que permita barrer con toda la herencia pinochetista. Cuidado con las trampas: eso que ahora llaman "convención constituyente" no tiene otro fin que utilizar la enorme movilización, no para un poder constituyente sino para mantener lo repodrido del régimen constituido.

Por eso decimos tan fervientemente que a la derecha y al imperialismo se lo enfrenta en las calles. Ellos no entienden de pactos, de acuerdos, de diálogos y llamados a la paz. Mientras muchos enarbolan este discurso, la derecha quema la whiphala, ataca a las mujeres de pollera o cometen una masacre horrorosa como la que hicieron ayer en Cochabamba. Ellos el único lenguaje que entienden es el de la lucha de clases.

Por eso es al revés de lo que nos dicen en otros lugares de América Latina pero acá también se escucha mucho. Nos dicen que si nos movilizamos, que si salimos a las calles le hacemos el juego a la derecha. Que si luchamos tendremos que soportar consecuencias terribles.

Pero pensemos un minuto en Argentina: cuando después de las enormes movilizaciones de diciembre del 2017 se decidió no enfrentar a Macri y que la única salida era electoral. El peronismo y la CGT dijeron "Hay 2019" y listo, se terminó.

si, saben porque hay que silbar, porque ese presidente domador de reposeras que tenemos, está de vacaciones impune. Pero todo lo que pasó de diciembre para acá es terrible, porque vino el acuerdo con el Fondo Monetario, que nos endeudó a nosotros, a nuestros hijos y a las futuras generaciones. ¿Quién habla de esos costos? ¿Quién habla de los millones que cayeron debajo de la línea de la pobreza desde diciembre del 2017 hasta acá? No basta con relatar las cifras de que la mayoría de los chicos son pobres en Argentina. Eso tiene responsables y se decidió no enfrentar a Macri.

Pero Macri como buen derechista siguió avanzando. Ellos no se quedan quietos, saben que pueden avanzar. Toda esa pelea no dada tuvo un enorme costo. Por eso nos preguntamos: ¿En Chile van a decir lo mismo? No son 30 pesos, son 30 años. ¿Hay que aguantar 30 años más de pinochetismo?

En Brasil, la pasividad, la quietud ante el golpe contra Dilma Roussef y el encarcelamiento de Lula, terminó con Bolsonaro en la casa de gobierno que hoy aplica ajustes brutales contra el pueblo trabajador.

¿En Bolivia van a decir que no hay que luchar? Que esos heroicos compañeros y compañeras que salen a la calle, que dan la vida para enfrentar a la derecha y al golpe están equivocados? No. Compañeros y compañeras, lo verdaderamente utópico es pensar que al FMI, a las patronales y a los enemigos se los va a parar sin la fuerza de la movilización. Eso es utópico.

Quiero dejarles una reflexión para terminar, un deseo final. Lo que vemos en América Latina es parte de luchas, levantamientos en numerosos países del planeta. En Irak, en el Líbano, en Sudán y en Hong Kong. A nosotros nos anima la idea de que alguna de esas revueltas pueda transformarse en revolución y que la clase obrera y las masas explotadas finalmente se hagan del poder.

¡Viva la lucha del pueblo chileno!
¡Abajo el golpe en Bolivia!
¡Gracias compañeros y compañeras por estar hoy acá!







Comentarios

DEJAR COMENTARIO