Política

¿SABÍAS ESTO?

Agrotóxicos, cáncer y muerte: el “modelo productivo” de un aliado de Alberto Fernández

Se trata de la provincia de Entre Ríos. Su gobernador, el peronista Gustavo Bordet, es un defensor de las fumigaciones cerca de las escuelas. Gestiona un esquema productivo que, para satisfacer los intereses de un puñado de capitalistas, se cobra la vida de adultos y niños año a año.

Miércoles 16 de octubre | 23:29

“Se abre una etapa nueva en la Argentina a partir del 27 de octubre y el 10 de diciembre cuando asuma Alberto la presidencia”. La frase la pronunció Gustavo Bordet, luego del debate presidencial del domingo pasado. El gobernador entrerriano se esperanza con un futuro gobierno de los Férnandez. Habla como si ni él, ni el resto de los gobernadores peronistas, hubieran tenido algo que ver con esa etapa de la Argentina que quiere dejar atrás. Un período que hundió a casi 16 millones de personas en la pobreza.

Pero la realidad es otra y hay que decirla claramente. Si Macri y sus planes de ajuste -coordinados con el FMI- pudieron llegar hasta acá, fue porque hubo quiénes lo permitieron. Muchos de ellos hoy forman parte del Frente de Todos. Ese es el caso de Bordet.

A fines de 2017, el mandatario entrerriano fue uno de los firmantes del Pacto Fiscal, que sirvió de base para votar la reforma jubilatoria. Días más tarde, vía sus legisladores Mayda Cresto y Juan José Bahillo, daba su aval para votar ese saqueo al bolsillo de los jubilados.

Te puede interesar: Crisis en el peronismo entrerriano tras la aprobación de la reforma previsional

Entre Ríos, tierra de agrotóxicos y cáncer

Entre Ríos es una provincia donde el agropower pisa fuerte. Cruzada por grandes extensiones de tierra, propiedad de empresarios que hacen lobby sobre los gobiernos de turno para maximizar sus ganancias. Todo a costa de la salud de la población.

Bordet asumió su cargo en 2015, desde un principio tomó partido. Entre el agropower y la salud de la población, eligió a los dueños de la tierra.

En los últimos años ha sido un militante activo de una de las actividades más dañinas para la salud del conjunto de la población. Por medio de diversos decretos y normas garantizó que los productores rurales pudieran fumigar cerca de las escuelas en las zonas rurales.

En diciembre de 2018 y en agosto de este año emitió dos decretos destinados a ese objetivo. Los mismos iban en contra de resoluciones judiciales que prohibían las fumigaciones cerca de todas las escuelas rurales de la provincia. Los fallos -uno de los cuáles había sido emitido por el Superior Tribunal de Justicia de la provincia, establecían una distancia mínima de 1.000 metros para las fumigaciones terrestres y de 3.000 para las aéreas.

Los decretos firmados por Bordet redujeron la distancia a un rango muchísimo menor: 100 metros para fumigaciones terrestres y 500 para las aéreas. Esta decisión gubernamental fue pedida a gritos por las patronales agrupadas en la Mesa de Enlace entrerriana. En ese reclamo tuvieron el apoyo de las fuerzas políticas tradicionales. No hubo “grieta” a la hora de avalar las fumigaciones cerca de las escuelas.

En abril de este año, el presidente Macri visitó la provincia y calificó a uno de los fallos judiciales que limitaban las fumigaciones como “irresponsable”.Es que él siempre estuvo a favor de las fumigaciones con agrotóxicos. Pocos meses después, a fines de julio, el que pasó por territorio entrerriano fue Alberto Fernández, ya convertido en candidato presidencial. Consultado por la decisión del Superior Tribunal, lo definió como "loable, pero desmedido”. Las patronales del campo festejaron.

Te pueda interesar: Maristella Svampa: "’Desmedido’ es el glifosato que se utiliza e incrementa año a año”

Lo cierto es que las resoluciones judiciales fueron producto de años de reclamos de organizaciones ambientalistas y vecinos de la zona. Son sectores que vienen denunciando las letales consecuencias de la fumigación con agrotóxicos como el glifosato. Hay que decir además, que activistas contra los agrotéxicos denunciaron amenazas recibidas por parte de un dirigente agropecuario.

El glifosato contamina el agua, el suelo y mata a adultos y niños. La Asociación Gremial del Magisterio (Agmer) denunció que el 80 % de las escuelas fueron fumigadas entre 4 y 8 veces por año. Las consecuencias dan escalofríos. Un relevamiento, que se conoció en febrero del 2018, indicaba que el 55% de los niños y adultos internados en el Hospital Garrahan y el Hospital Italiano por casos de cáncer o malformaciones, eran entrerrianos.

Según los datos publicados por el Instituto Nacional del Cáncer (INC), en 2017 Entre Ríos ocupó el segundo lugar en fallecimientos de hombres por cáncer, con 140 casos cada 100.000 habitantes. La media nacional fue, en ese mismo año, de menos de 120 casos.

Informe INC 2017

La denuncia por la enorme cantidad de casos de cáncer se hace manifiesta en muchas ciudades. Así, también en 2017, Gualeguaychú registraba una mortalidad por cáncer aproximadamente tres veces mayor que la nacional.

Podés leer también: Gualeguaychú: el pueblo de la alegría en una cruzada contra el cáncer

En San Salvador, conocida como la capital nacional del arroz, algunas denuncias indicaban que hasta el 50 % de la población padecía algún tipo de cáncer.

Una complicidad con historia

Antes de ser gobernador, Gustavo Bordet fue intendente de Concordia entre 2007 y 2015. Durante su gestión ocurrieron una serie de denuncias que indicaban que la central hidroeléctrica de Salto Grande volcaba PCB -un producto químico altamente contaminante- en el Río Uruguay. La represa está ubicada muy cerca de esa localidad.

Según diversas fuentes, la contaminación fue probada por un laboratorio de análisis industriales llamado Cromaquim. El relevamiento tuvo lugar luego de que surgieran sospechas por la alta cantidad de casos de cáncer registrados en Concordia. En esa ciudad se habían registrado 83 muertes por esa causa entre 2000 y 2011.

La denuncia, publicada por varios medios provinciales, fue desmentida por la gestión de la misma represa. Sin embargo, en 2015, una fuerte denuncia involucró a la gestión de la represa. Se conoció que, por lo menos, 21 personas habían perdido la vida trabajando en la misma, entre 2002 y 2008. ¿La causa? Muerte como resultado de la exposición a asbesto y PCB en el lugar de trabajo.

Las denuncias del vuelco de PCB en el Río Uruguay llegaron hasta Bordet. ¿Qué hizo el entonces intendente? Nada. O, mejor dicho, eligió estar del lado de las ganancias capitalistas y no defender el derecho a la vida de la población.

Para informarte más podés leer:Un recorrido por la historia de los agroquímicos en la Argentina

Amigos del agropower

La defensa de las ganancias de la patria sojera y el agropower ha sido una marca registrada de Cambiemos. Que su ministro de agricultura sea Luis Miguel Etchevehere, un ex presidente de la Sociedad Rural y terrateniente de Entre Ríos, lo demuestra.

Pero Bordet también ha demostrado ser un defensor a rajatabla de los mismos intereses. En la misma sintonía hay que ubicar a Alberto Fernández. Basta un solo dato, las patronales del campo estuvieron entre los sectores que más festejaron y ganaron con el dólar “razonable” a $ 60.

Aunque Bordet nos quiera hacer creer que con un futuro gobierno del Frente de Todos otra Argentina renacerá, eso no es así. Macri se va, es verdad, pero los problemas no desaparecerán con él. El hambre, el ajuste, el FMI y los agrotóxicos se quedan. Y enfrentarlos y resolverlos exige una política distinta a la que pregonan los Fernández y sus candidatos, que no se subordine a los planes de ajuste del FMI. Solo el Frente de Izquierda - Unidad tiene esa perspectiva, la única capaz de generar una Argentina a favor de los intereses de los trabajadores, las mujeres, la juventud y las grandes mayorías.

Te puede interesar: Debate presidencial: Del Caño se plantó contra Macri y las falsas promesas de Alberto







Temas relacionados

Agropower   /    Gustavo Bordet   /    Alberto Fernández   /    Cancer   /    Reforma previsional    /    Agrotóxicos   /    Entre Ríos   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO