Mundo Obrero

TUCUMÁN

ATSA y Reneé Ramírez de espaldas a los trabajadores de la salud ante la suspensión de la cláusula gatillo

En un comunicado recordaron que no adhieren a ninguna medida de fuerza y que no saldrán a las calles tras el ajuste de Manzur a los estatales.

Viernes 10 de enero | 10:15

Que en las puertas del gremio de ATEP, que nuclea a los docentes de la provincia, haya policías durante las movilizaciones es la clara muestra de qué lado se ponen los gremios tras el ajuste del gobernador Juan Manzur a los trabajadores estatales. Por su parte ATSA emitió un comunicado para remarcar, como si hiciera falta, que no se adhiere a ninguna medida de fuerza y que continuará las conversaciones con el gobierno para “no perder los logros obtenidos”. Pero Manzur ya dijo que no dará marcha atrás con la suspensión de la cláusula gatillo, entonces ¿no movilizar, no hacer un paro ni ninguna medida de lucha es la forma de no perder los logros obtenidos?

En simultáneo Reneé Ramírez, titular de ATSA, junto con los miembros de comisión directiva mantuvieron una reunión con la ministra de Salud Rossana Chahla. Tras el encuentro, Ramírez afirmó que solicitó nuevamente que se cumpla con el acuerdo de paritarias, como así también mantener la fuente laboral de cada trabajador de la sanidad. Pero no había circulado la información del peligro de las fuentes laborales, de hecho el detonante de este conflicto fue el congelamiento de la cláusula gatillo para los estatales, que en cuanto a este tema Ramírez solo se refirió unas breves palabras aisladas de “esta cláusula tiene un compás de espera y esperemos que se pagada lo más pronto posible”. ¿O sea que el principal tema del conflicto no tenía importancia? ¿Fue acaso todo unas actuaciones para la tribuna con la ministra?

Lo cierto es que como siempre estos dirigentes buscan consumar a puertas cerradas con el gobierno un nuevo acuerdo para no hacer un paro, no movilizar ni tomar ninguna medida de fuerza que históricamente usan los trabajadores para derrotar los ataques.

Podés leer: Docentes y trabajadores de la salud confluyeron frente a Casa de Gobierno contra el ajuste al salario

Esto muestra una canallada por parte del gremio y puntualmente por Reneé Ramírez, que llama a tener que conformarse y ajustarse a las medidas a los trabajadores desde la comodidad de su enorme sueldo como legislador, que están entre los más caros del país, y no actuando como si fuera un representante de los trabajadores de la sanidad.

Esto no es de extrañar, ya que el peronismo logra gobernar la provincia desde hace 20 años cooptando a los burócratas sindicales de la mayoría, si es que no son todos, de los gremios de la provincia. Por dar algunos ejemplos, Roque Brito, secretario general del gremio del comercio, fue en la lista de un acople con Manzur, Carlos Cisneros, secretario general de la Asociación Bancaria de Tucumán, fue electo diputado nacional con la lista del Frente de Todos o Roberto Palina, secretario general de la FOTIA, fue electo legislador también en un acople de Manzur.

Siguiendo la línea anterior, Reneé Ramírez ingresó a la Legislatura, tras encabezar un acople del Frente para la Victoria junto con Manzur, por lo que es difícil que le haga un paro a su “compañero”.

Reneé Ramírez solidario sólo con su campaña política

Ramírez es conocido por desplegar todo el aparato clientelar durante época de elecciones en las barriadas de la capital, sobre un sistema que cruza punteros y fondos discrecionales a legisladores. Incluso en 2016 llegó a decir que $150 mil pesos mensuales que reciben legisladores como “gastos sociales” no alcanzan. Sin embargo la pérdida de poder adquisitivo que recibirán los trabajadores de la sanidad tras el congelamiento de la cláusula gatillo para Ramírez parece ser solo leves “dificultades” que los trabajadores deberán hacer su esfuerzo.

Ramírez tiene varias denuncias por una serie de irregularidades en el manejo financiero del gremio de la salud. También denunciado por perseguir a sindicalistas dentro del gremio. En síntesis es un “monarca” más de los que se perpetúan dentro de las conducciones gremiales cooptadas por el peronismo en la provincia.

Para enfrentar esto los trabajadores necesitan organizarse democráticamente con asambleas desde las bases, buscando una alianza con los docentes que ya salieron a las calles y con el resto de los estatales para imponer un plan de lucha provincial. Es la manera para estar en mejores condiciones para enfrentar este ataque.







Temas relacionados

ATSA   /    Tucumán   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO